Cómo mejorar el SEO con una CDN moderna

Estas son las claves para que puedas potenciar tu SEO de forma segura a través de una CDN.

Presentado por

No es una novedad mencionar que los buscadores como Google analizan palabras clave y frases mediante algoritmos dentro de un sitio web para entregar los resultados más relevantes a una solicitud de búsqueda de un usuario. Cuanto más optimizadas se encuentren estas palabras, mejor será el posicionamiento de un site en los resultados de búsqueda.

Pero, ¿es este el único método que utilizan estos buscadores para posicionar un resultado en una búsqueda? No, mejorar el posicionamiento en Google, u otro buscador, requiere no solo de la ya conocida estrategia de palabras clave. El rendimiento del site y su seguridad son igualmente importantes a la hora de obtener un buen resultado en el ranking.

La pandemia ha tenido efectos muy diversos en toda la sociedad y uno de ellos ha sido una transición acelerada hacia el ecommerce. Con un 43% del tráfico procedente de búsquedas orgánicas, la Search Engine Optimisation (SEO) nunca había sido tan importante.

La buena noticia es que en mayo de 2020 Google anunció que recompensaría a los sites seguros y de alto rendimiento basándose en unas métricas que llamaron Core Web Vitals, potenciando su posicionamiento en los rankings de búsqueda. Y una manera de mejorar este rendimiento y seguridad es empleando una Content Delivery Network (CDN) moderna.

¿Qué es una CDN? En pocas palabras, es una red de servidores que optimizan la manera en que el contenido llega al usuario final, acortando la distancia y la latencia entre los clientes y el contenido que necesitan –por ejemplo, imágenes de un producto. Las CDN, por lo general, se construyen cerca de núcleos de población y están diseñadas para gestionar grandes volúmenes de tráfico.

Archivos más pequeños = tiempos de carga más rápidos

Cuando se trata de tiempos de carga, los archivos grandes como imágenes y vídeos pueden ocasionar grandes retrasos. Y estos retrasos no solo afectan al SEO, también tienen efectos negativos en las tasas de conversión. El usuario es cada vez menos paciente en sus experiencias de compra online y no dudará en abandonar un site si este tarda demasiado en cargar.

Una CDN puede reducir el tamaño de estos archivos comprimiéndolos y optimizándolos para ser visionados en el dispositivo que esté empleando el usuario. Por ejemplo, un comprador que acceda a tu tienda desde su teléfono móvil seguramente no necesite una imagen gigante y de alta resolución, algo que otro usuario que accediese desde una pantalla de 27 pulgadas sí agradecería.

Con una CDN se puede identificar el tipo de dispositivo que está solicitando el contenido y, de manera dinámica, optimizarlo para cargar de forma más rápida, ajustada a la pantalla del dispositivo de forma adecuada y sin que esta imagen pierda calidad.

Menor distancia = respuesta más rápida

Si no empleas una CDN, cuando alguien visita una página de tu tienda online, la información requerida se envía desde el servidor de origen al dispositivo del usuario. Esta información puede haber viajado una larga distancia cada vez que se solicita, ocasionando que todo se ralentice.

Cuando el contenido se entrega a través de una CDN, la distancia que la información tiene que viajar es habitualmente más pequeña. Esto se debe no solo a que los servidores de la CDN están más cerca de los usuarios, también tiene que ver con el concepto caching.

El caching permite a la CDN reutilizar de forma eficiente información previamente entregada o computada y servirla de forma directa al cliente, en lugar de solicitarla de nuevo al servidor de origen. Esto significa que una CDN proporciona una ruta más rápida y corta entre los compradores y el contenido que solicitan con mayor frecuencia.

Conexiones seguras = compra protegida

Una CDN moderna ayuda al SEO haciendo más fácil potenciar la seguridad –tanto para tu propia web como para tus clientes. En los últimos seis años, Google ha empleado la seguridad de un site como uno de los puntos clave para el ranking de búsqueda, favoreciendo a los que emplean HTTPS para asegurar que la conexión entre tus servicios y el navegador del usuario es segura.

Con una CDN puedes proporcionar los certificados de seguridad adecuados (por lo general llamados certificados TLS) para asegurar que toda la información que se mueve entre los usuarios y las aplicaciones transcurre de forma segura.

Para ti, esto significa que el visitante de tu tienda no tendrá que ver el temido tag de “No seguro” en su navegador. Para los clientes significa que su información sensible permanecerá privada y segura. Esto no solo beneficia tu posicionamiento SEO al ofrecer una experiencia de compra segura, también contribuyes a que Internet sea un espacio más fiable para todos.

En definitiva, una CDN puede mejorar el rendimiento de tu site reduciendo el tamaño y llevando más cerca del usuario el contenido que solicitan. Cuando a esto le sumamos los beneficios de seguridad que se construyen en estas redes, una CDN se convierte se convierte en una apuesta clara para cualquier ecommerce. Con una demanda de compras online nunca antes vista, mejorar los Core Web Vitals –y, por tanto, tu SEO– es ahora más importante que nunca.

Si quieres más información sobre Fastly visita https://www.fastly.com/es