Ha llegado el momento de hablar de dinero con tus hijos

Los expertos nos recuerdan la importancia de abordar las finanzas personales con los más pequeños.

Presentado por

A veces nos cuesta hablar de dinero. Nos dominan los prejuicios y el temor a las apariencias hace que eludamos temas que son de vital importancia. Y si nos cuesta hacerlo entre adultos, decidir cómo tratar este tema con los más pequeños también supone algún que otro quebradero de cabeza.

Para resolver estas y otras dudas acerca de las finanzas personales, CaixaBank ha puesto en marcha la campaña #DeTúaTú y ha llevado a cabo, de la mano de la red de blogs Madresfera, un evento para debatir sobre las finanzas y los niños.

Nos puede gustar más o menos, pero las finanzas personales condicionan nuestro día a día. Familiarizarnos con algunos conceptos básicos desde temprana edad puede ser de gran ayuda, sin embargo, en la mayoría de ocasiones este tema se aborda de forma tardía o equivocada. Por su parte, los expertos recomiendan afrontar la materia sin dilación, alrededor de los siete años de edad, y con algunas pautas muy claras.

Jordi Martínez, Director de Educación Financiera del IEF (Instituto de Estudios Financieros), afirma que desde la educación primaria debe aumentarse el tiempo dedicado a explicar conceptos básicos a los niños. Es importante que los más pequeños entiendan que las cosas a las que acceden tienen un valor, y que son fruto del trabajo de sus padres. Y el hecho de que los alumnos deben concluir su ciclo de educación más temprano con nociones sobre la importancia de una buena administración del dinero es un tema que cada vez genera más consenso.

Otro de los temas centrales que se trataron en el evento es la paga semanal. Para Martínez, debe “transferirse responsabilidad” a los hijos, para que aprendan a hacerse cargo de sus pequeños gastos, aunque no recomienda que esta se asocie a los trabajos en el hogar. Este experto sugiere comenzar con un euro a la semana a los siete años, y aprovechar el inicio del proceso para abordar cuestiones como el ahorro. Motivaciones como el premio final del ahorro y la constante del tiempo incentivarán una cultura financiera en los niños que arraigará de cara a su futuro.

Con este fin, Jordi Martínez entregó a las madres y padres algunas herramientas para acompañar a los niños en este proceso de forma sencilla. Los progenitores podrían, por ejemplo, acordar que por cada cinco euros ahorrados añadirán uno más, o crear una hucha familiar en la que todos contribuyan para lograr un objetivo común. Aunque, sin duda, lo más importante para este experto es predicar con el ejemplo, quien afirma que “si no les damos ejemplo, no serán responsables financieramente”. De nada servirán las lecciones si en casa no nos comportamos de manera consecuente con lo que les estamos tratando de enseñar a los más pequeños.

Algunos padres y madres mostraron su preocupación acerca de que la ausencia del sentimiento de propiedad en los niños les puede conducir a un gasto inapropiado a la hora de abrir una hucha que lleva tiempo engordando. A este respecto, el experto recomienda fijar previamente un objetivo pactado para el gasto de esa hucha e incluso volver a ahorrar una parte de ese mismo dinero con un objetivo diferente.

Existen aún muchas otras dudas en este ámbito, por lo que CaixaBank multiplica sus esfuerzos para llegar a personas mayores y jóvenes, personas con discapacidad, accionistas... y contribuir a su formación. Precisamente con ese objetivo este plan de Cultura Financiera se completa con vídeos, una página web, campañas en redes sociales, conferencias y puesta a disposición de materiales didácticos que serán de ayuda en diferentes situaciones, o simplemente para ampliar conocimientos financieros básicos.