La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha dado a conocer los resultados obtenidos por su satélite Sentinel 2, tras fotografiar la erupción de un volcán desde el espacio. El pasado 30 de enero, la misión logró retratar la actividad del icónico Mayon, uno de los volcanes más activos del mundo, en una serie de imágenes que muestran tanto la salida de lava de este monte situado al norte de la ciudad de Legazpi, en Filipinas, como la destrucción causada en sus alrededores.

Sentinel-2 ha tomado diversas fotografías en varias bandas del espectro con el objetivo de retratar el volcán Mayon al natural y en falso color. Como se puede ver en la animación, la primera imagen enseña la erupción de lava del monte, que ha obligado a evacuar a casi 80.000 personas al este de Filipinas, según los datos oficiales del Gobierno. La segunda foto muestra en rojo la vegetación alrededor del cono volcánico, y la destrucción producida por su intensa actividad durante los últimos días.

mayon

Según explica la propia Agencia Espacial Europea, Mayon es uno de los volcanes más importantes de la Tierra, al haber registrado una treintena de erupciones desde 1616. El monte, que cuenta con una altura de más de 2.400 metros sobre el nivel del mar, se sitúa en la isla de Luzon. Mayon ha sido bautizado en numerosas ocasiones como el volcán perfecto por la simetría perfecta de su cono. Durante la última década, ha entrado en erupción en tres ocasiones (2006, 2009 y 2013), provocando el desalojo de miles de personas y la muerte de cinco turistas.

La actividad registrada en 2018 comenzó el pasado 13 de enero, cuando se observó que el Mayon empezaba a expulsar vapores y cenizas. Al día siguiente, la peligrosidad del volcán aumentó al detectarse flujos de lava y desprendimientos de rocas, una situación que se fue agravando días después. Las zonas de peligro alrededor del Mayon se han situado en los diez kilómetros aproximadamente alrededor del volcán, para evitar las consecuencias catastróficas que podría tener su actividad, tal y como reflejan las imágenes tomadas por el satélite Sentinel 2 difundidas por la Agencia Espacial Europea.

Las fotografías son el resultado de una misión multisatélite de la ESA, que permite monitorizar y realizar la vigilancia terrestre, oceánica y atmosférica de la Tierra gracias al programa Copérnico. En particular, Sentinel 2 —compuesto del satélite 2A, lanzado en junio de 2015, y 2B, que despegó en marzo de 2017 a bordo del vehículo Vega— se encarga de realizar imágenes de alta resolución para estudiar la vegetación, las zonas costeras, la cobertura de suelo y agua o las vías navegables de nuestro planeta.