Bella está retenida contra su voluntad en el castillo de la aterradora Bestia. Al principio, la relación entre ellos es muy tensa, y en ciertos momentos de la película de Disney hasta llegan a odiarse. Sin embargo, a medida que se van conociendo más, Bella y Bestia se enamoran.

Para muchos, la historia de amor entre los personajes del cuento está marcada por el Síndrome de Estocolmo que sufre Bella. Este síndrome es una reacción psicológica que pueden sufrir las personas secuestradas, las cuales pueden llegar a enamorarse de su raptor y ven como un acto de humanidad que no utilice la violencia contra ellos.

Emma Watson, la actriz que hará de Bella en la esperada película, ha negado que su personaje sufra este trastorno y defendió la historia de amor de Disney en el programa de televisión Entertainment Weekly.

Bella está de acuerdo y en desacuerdo con la Bestia constantemente. Ella no tiene las características de alguien con Síndrome de Estocolmo porque mantiene su independencia. Ella mantiene su libertad de pensamiento.

La moraleja del clásico de Disney es la importancia de la belleza interior, que hace que Bella se enamore de una aterradora Bestia por fuera, pero una buena persona por dentro. No obstante, muchos blogs especializados en relaciones han denominado a la relación entre los personajes del cuento como el complejo de la Bella y la Bestia.

Lejos de parecerse a una romántica historia de amor, la relación puede ser hasta cierto punto tóxica y explica los comportamientos de algunas parejas complicadas.

En lugar de buscar el lado buena de una persona, en el complejo de la Bella y la Bestia la mujer intenta cambiar al hombre a pesar de que este tenga problemas emocionales y no sea "capaz de establecer una relación sentimental funcional", explica Diario Femenino.

Emma Watson no parece estar de acuerdo con estas teorías y la actriz ha mostrado el lado más tierno del romance entre la Bella y la Bestia.

Bestia y Bella empiezan su historia de amor irritándose el uno al otro, y no se gustan. Ellos construyen una amistad, muy muy despacio, y muy despacio se enamoran. No tienen ilusiones acerca quien es la otra persona. Han visto lo peor de cada uno y dan lo mejor de ellos.

El 17 de marzo podremos ver en cines cómo el director Bill Condon muestra la polémica historia de amor entre una de las parejas más famosas de Disney, la Bella y la Bestia.