La crítica social, la represión y la furia combativa: tres aspectos esenciales del arte callejero —también debería agregar los símbolos fálicos—.

Un mostacho imponente, miradas diabólicas y la furia implacable: tres aspectos esenciales de Josef Stalin —también debería agregar su etapa de genocida y asesino descontrolado—.

¿Pero qué une a uno con lo otro? Pues queridos compatriotas es momento de explorar el arte callejero de un monstruo, o mejor dicho su manía por sabotear buen arte ruso y plagarlo de chistes sexuales que todo adolescente se sentiría orgulloso de poseer en la parte de atrás de su cuaderno.

"Deberías evitar el onanismo propio versión joven mía. ¡Je Je! J. Stalin".

En el buen espíritu del arte de protesta, se hace un gran honor a los tres elementos esenciales del mismo —obviamente lo fálico es lo esencial— y claramente el artista puede representar sus puntos clave como consecuencia de una explosión de sentimientos meramente relacionados con ser un brutal dictador y un puberto que acaba de encontrar la mezcla perfecta de palabras para evidenciar su absurdo despertar sexual.

"Amo y señor Stalin, hemos dejado lo nuevo del arte ruso en su mesa" decía el camarada Ivanovich mientras depositaba las últimas obras sobre el escritorio. Después de algunas horas el trabajo estaba listo, y varias carcajadas ahogadas se escuchaban desde el despacho presidencial.

Lo nuevo del arte ruso significaba los más recientes dibujos de Vasily Surikov y Valentin Serov que siendo dos nombres famosos en la Rusia del siglo XIX fueron modificados por Stalin usando únicamente un bolígrafo y una mentalidad sucia para adquirir un nuevo significado.

Y como prueba del aislamiento y soledad que experimentaba en sus últimos días, nos quedamos con estas joyas de la comedia histórica y callejera:

Necesitas trabajar y no masturbarte. J. Stalin".

¿Por qué estás tan delgado, Mikhail Ivanovich? Haz algo de trabajo. La masturbación no es un trabajo. ¡Intenta el marxismo! ¡Jeje! J. Stalin".

¡Idiota! ¿Has olvidado por completo qué hacer?".

No te sientes con el culo desnudo sobre las piedras. Denle al chico unos pantalones".

Un loco que piensa es peor que 10 enemigos. J. Stalin".

Radek, bastardo pelirojo, si no te hubieras enojado con el viento, si no hubieras estado tan mal, aún estarías vivo".