Es muy normal que cuando escuchamos sobre la guillotina nos imaginemos que se trata de una máquina que fue utilizada en una época lejana, allá por la Revolución Francesa y poco más. Lo sorprendente es encontrarnos con que el uso de la guillotina se extendió por casi dos siglos y que la última vez que se ejecutó a una persona por este medio fue en el año 1977. Sí, en pleno siglo XX.

Fue Hamida Djandoubi el último ajusticiado por guillotina. El 10 de septiembre de 1977 se llevó a cabo la ejecución de este hombre, un inmigrante tunecino, que había asesinado a su exnovia. Pocos años después, en 1981, la pena de muerte se abolió en Francia, hecho que cerraría un capítulo siniestro en la historia de ese país y en el mundo, pues la guillotina fue un método de ejecución que cobró miles de vidas, no sólo en ese país sino a lo largo de varios países europeos. Su uso, por ejemplo, sólo en Francia se estima en 16.594 personas ejecutas por este método.

Un cirujano, compasión y sentido democrático

Joseph Ignace Guillotin fue un cirujano francés que también hizo las veces de diputado de la Asamblea Nacional. Ambas vocaciones le sirvieron para proponer el dispositivo que hoy conocemos como guillotina, derivado de su nombre, claro, para realizar las ejecuciones de los condenados a muerte.

En este punto se puede pensar que su idea era más bien sangrienta, aunque no debemos olvidar el contexto en el que se da la propuesta del doctor Guillotin, quien, incluso, estaba en contra de la pena de muerte; sin embargo, creía que era un método menos doloroso, pues hasta entonces se utilizaban sistemas como el desmembramiento en rueda, el ahorcamiento o incluso la quema en la hoguera. Guillotin pensaba que era el primer paso para en una época posterior abolir la condena a muerte. El doctor Guillotin creía que al utilizar un método que no supusiera tortura del condenado se otorgaba un castigo mucho "más humano". También propuso que las familias y niños no asistieran a las ejecuciones, algo muy común en la época.

Ejecución en 1905

A pesar de que se utilizó su nombre para éste método de decapitación, el doctor Guillotin no fue el inventor de dicho mecanismo. Éste ya se utilizaba en distintas versiones desde hacía tiempo en otros países de Europa. Eso sí, es de él la propuesta para utilizar este mecanismo como el sistema único para las ejecuciones y, sobre todo, sugerir que se utilizara para los condenados de todas las clases sociales. Y es que las ejecuciones, rápidas, ya sea por decapitación con hacha o espada, sólo estaban contempladas para los nobles, mientras que los condenados de clases bajas eran sujetos a torturas públicas.

Así, el 25 de abril de 1792 fue ejecutado Nicolas Jacques Pelletier. Un bandolero conocido por ser parte de un grupo que atracaba a viajeros. Durante la noche del 14 de octubre del 1791 asaltó a un transeúnte de la calle Bourbon-Villenueve en París. Algunas versiones de su historia indican que también mató al hombre, aunque esto no está confirmado. En lo que coincide la historia es en que fue aprehendido y acusado esa misma noche. Se le dictó sentencia de muerte a cumplirse el 31 de diciembre de 1791, sin embargo su ejecución se pospuso porque la Asamblea Nacional promulgó a la decapitación como único método legal para la pena de muerte. El condenado esperó tres meses a que el mecanismo para ello estuviera listo.

Ejecución de Luis XVI

Finalmente el 25 de abril de 1792 tuvo lugar la ejecución, a las 3:30 de la tarde. A Pelletier se le presentó con una camisa roja, color que las guillotinas también tenían. Esto ocurrió en un andamio que fue colocado fuera del Hotel de Ville en la plaza de Grève, un lugar famoso por las ejecuciones públicas durante el reinado de Luis XV. En unos segundos la ejecución de Pelletier fue llevada a cabo. Se dice que la multitud que se dio lugar para ver en acción el famoso instrumento se fue decepcionada pues consideraron que el acto fue demasiado rápido; se asegura, incluso, que pidieron a gritos los anteriores métodos pues daban mayor "espectáculo".

Fue así como la época de la guillotina dio inicio en Francia. Método por demás utilizado en esos tiempos postrevolucionarios. Durante el conocido Reino del Terror fueron miles los ejecutados con esta máquina. El mismísimo, entonces ex rey, Luis XVI y María Antonieta murieron de esta forma, así mismo otros personajes de la época, como Robespierre. Estas ejecuciones se hicieron en la Place de la Revolución. Paradójicamente la guillotina representó un ideal revolucionario pues tanto el depuesto rey como el bandolero más rapaz fueron ejecutados de la misma forma, demoliendo así los privilegios de la nobleza.