Chad Barber sobrevivió para contar lo que probablemente sea la peor pesadilla de cualquier piloto: que el motor de tu avión tenga un fallo repentino en pleno vuelo.

El piloto se encontraba practicando una maniobra aérea acrobática de rutina por los aires de Coral Springs, Florida (Estados Unidos), cuando el motor de su avión biplano se apagó de forma repentina. De estar estar realizando una inclinación pronunciada, de pronto estaba cayendo en picado.

Sin embargo, el hábil piloto de 26 de años de edad consiguió ejecutar una hazaña con la que pudo evitar el aterrizaje de emergencia para el cual ya se preparaba y que estaba a punto de realizar. En plena caída y con la hélice del biplano totalmente inmóvil, logró nivelar la aeronave y aeroplanearla.

En los instantes finales del vídeo publicado el 21 de marzo, y quizá los de mayor adrenalina, Barber intenta encender el motor un par de veces mientras cada vez está más próximo al punto de tener que realizar el aterrizaje. No obstante, contra todo pronóstico, consigue volver a prender el motor de su Pitts Special en el último momento y volver a alzarse en el aire.

Después de lograr lo que ha de haber sido una gran sorpresa incluso para sí mismo, finalmente se escucha en el vídeo al piloto expresar una reacción de alivio y conmoción a la vez. Ambas con justa razón.