Todos tenemos alguna película mala en nuestra gaveta de favoritos; ese gusto culposo al cual nos entregamos felices. Puede que nos guste por alguna razón inexplicable o porque tiene un significado especial para nosotros o porque, vamos, cabe la posibilidad de que tengamos mal gusto de vez en cuando.

Por otro lado, la producción de películas es muy extensa, es casi imposible ver cada obra que se confecciona, es por esto que las reseñas, opiniones y calificaciones de expertos nos pueden servir de guía. En este caso echaremos mano de las peores películas según la calificación de Rotten Tomatoes (con 1 o 0% en el tomatógrafo). Esto nos dará pistas de cuáles filmes han sido catalogadas como las peores de la industria, también nos ayudará a evitarlas a toda costa (o bien correr hacia ellas).

The master of disguise

Perry Adelin Blake es el director de esta película del 2002. Una cinta familiar de comedia (¿a caso el género que más fácilmente puede ser un placer culposo?). Con apenas 1% en el tomatómetro se le considera "irritante, sin sentido, llena de humor inmaduro" (¡gulp!)

Disaster Movie

Aaron Seltzer y Jason Friedberg escribieron y dirigieron esta película de parodia en donde vemos a un sin fin de personajes del cine y la televisión en las situaciones más absurdas. Con humor de pastelazo, escatológico y de mal gusto es probable que, esta autodenominada "comedia del año", en lo único que no falló fue en el nombre.

Daddy day camp

Esta es la secuela de Daddy Day Care del 2003. En la primera apareció Eddie Murphy como el papá protagonista y en la segunda entrega fue Cuba Gooding Jr. el encargado de las aventuras de la historia. Su director, Fred Savage (sí, el que fuera protagonista de la entrañable serie "Los años maravillosos") fue nominado como el peor director en los Razzie Award (conocidos también como los Premios Golden Raspberry o anti-Oscares, que otorgan reconocimientos a lo peor de la industria cinematográfica) y la película fue ganadora de la categoría de la peor secuela o precuela.

Jaws: the revenge

Jaws es una de las películas más emblemáticas y famosas del cine. Una cinta que cambió para siempre la forma de hacer películas (y nadar en las playas). No así esta, la tercera secuela de la película de Spielberg. De hecho ninguna de las películas posteriores a la primera cinta de 1975 obtuvo buena crítica, aunque en taquilla no les fue tan mal. Después de todo, Steven Spielberg tuvo razón cuando declaró que «Hacer una secuela es solo un truco barato de feria», podríamos agregar: cierto, pero un truco muy redituable.

Death Wish V: the face of death

Esta cinta es la última que hiciera el mítico Charles Bronson para la franquicia. En 1994 que fue estrenada, la fórmula y el personaje ya estaban bastante desgastados. Recordemos que la primera entrega (Death Wish, 1974) fue todo un fenómeno en el cine de acción y es, sin duda, una película de culto del género.

The ridiculous 6

Adam Sandler parece hacer lo imposible: conseguir las peores críticas de sus películas, 0% en el tomatógrafo, y un éxito en taquilla (en este caso en visualizaciones pues se trata de una producción original de Netflix).

Cabin Fever

Este filme de 2016 se desprende de la franquicia iniciada por Eli Roth con el filme del mismo nombre de 2002. Claro que la reciente entrega no se acerca en nada a la película original o siquiera a las secuelas. Curiosamente las películas de horror son un género de lo demás redituable. Por más que una película de este género sea mala eso parece darle un cierto encanto que las vuelve irresistibles para una tarde de desenfado y palomitas de maíz.

Bucky Larson: born to be a star

Un título más en el que Adam Sandler está involucrado, es productor y guionista en esta comedia que lleva el absurdo a un nivel insospechado. Este filme es todo un hito en cuanto a las peores películas realizadas: 0% en los Rotten Tomatoes, nominada a seis premios Raspberry y un fracaso en taquilla. Su premisa: un tontuelo que busca convertirse en estrella porno como sus padres lo fueran en los setentas y que, además, tiene un pene pequeñísimo.

Staying Alive

Esta secuela de la mítica "Saturday Night Fever" es muestra de que las peores películas pueden estar en esta categoría por muchas razones y no sólo por su mala confección. El punto con "Staying Alive" es que se trata de una entrega innecesaria y con todos los clichés posibles en su historia. También tiene 0% en el tomatógrafo y tres nominaciones en los Razzie, por su parte, la música consiguió una nominación al Grammy y una a los Globos de Oro. Una de las cosas más sorprendentes de esta película de 1984 es que su director fue el mismísimo Silvester Stallone, ¿quién lo diría?