Eres la joven promesa de la industria, todos te aman, pero tu trabajo es mucho más útil y se encuentra alejado de los reflectores. Parece que muchas estrellas te admiran, después de todo les conseguiste contratos millonarios, y los productores, ni hablar de ellos. Apuesto a que han erigido un altar en tu honor.

Continua ejerciendo tu labor, porque estás a punto de ser expuesto. Y sabes qué, es probable que este artículo sea una carta de elogios dedicada a tu arte. No el de entretener, tampoco el de vender, simplemente consiste en esconder. Alza el papeleo y dirígete a la batalla, porque estas a punto de establecer otro fracaso financiero.

Siempre preferiste esas gráficas decrecientes en el instituto

Volvamos un segundo, a la persona leyendo, que quizás tenga muy poco que ver con el negocio de ganar dinero —una profesión en la que nunca me destaqué—. Desde aquí puedo oler tus ansías de más producto Hollywoodense, la adicción sin marca física.

A todos nos encanta, y mucho más a sus realizadores, pero existe un lado del que nadie habla. Es un hecho que más del 80% de todas las películas de Hollywood no producen ganancia.

La extraña conspiración

Sabes que está pasando algo extraño cuando alguien usa un sombrero así

Recibo estas cartas ocasionales de Lucasfilm diciendo que lamentamos informarle que como El Retorno del Jedi nunca ha obtenido ganancias, no tenemos nada que enviarle. Aquí estamos hablando de uno de los lanzamientos más grandes de todos los tiempos

Darth Vader —o por lo menos el actor que lo interpretó (David Prowse) comentó estas palabras en cierta entrevista donde mencionaba las famosas cartas que le llegaban después de que Star Wars fuera lanzada nuevamente a los cines en 1997.

Estamos hablando de una película que recaudó un estimado de $572 millones, y claramente "nunca ha obtenido ganancias". Las quejas de David fueron suficientes para que George Lucas iniciara una venganza personal para hundir el personaje de Vader en una trilogía cuyo objetivo principal —por lo menos en mi opinión— era arruinar a uno de los mejores villanos de todos los tiempos.

—Ahora trata de actuar de la manera más ridícula posible, los fans lo amarán. Lucasfilm

Existen cientos de ejemplos, y aunque no todos hayan perpetrado "La Venganza del Sith", muchos sí llegaron a la corte. La disputa de Art Buchwald contra Paramount estuvo a punto de revelar los libros de contabilidad pero se llegó a un acuerdo. Hasta Stan Lee tuvo que demandar a Marvel para conseguir su porción de pastel consiguiendo $10 millones —y cameos por toda la eternidad—.

¿Cómo todo esto es posible?

Aquí es donde entras tu y ese papeleo

Volvamos al principio, cuando eras admirado y orgulloso. La gente no te ama sólo por tu hermosa sonrisa, el trabajo que ejecutas es vital para la operación.

Si todavía no has entendido, eres un contador. El mejor en lo que haces, porque cuando los cineastas se hayan haciendo lo suyo, comienza verdaderamente el proceso creativo de Hollywood, la "contabilidad creativa" o "contabilidad de Hollywood". Un término tan variado que existe una página de Wikipedia dedicada a ello.

Como explica el "Economista de Hollywood" Edward Epstein en un podcast para Planet Money, si por ejemplo, un estudio quisiera estrenar Los Vengadores 15 lo haría creando una empresa llamada Los Vengadores 15 CA. De este modo lo que haría sería sobrecargar a la empresa los costos de mercadeo, producción y distribución. Así podrá inflar los costos para reflejar los ingresos de la película como pérdida y filtrar en el papeleo casi toda la ganancia neta.

Se establece como su propia corporación, con el punto de perder dinero

En resumen, el estudio se queda con el dinero mientras Darth Vader recibe un contrato sin porcentaje de ganancia neta.

Tan fácil que hasta Margot Robbie te lo explicaría en una bañera. Plan B Entertainment

¿Por qué nadie hace nada al respecto?

—Quizás sólo haga falta un buen par y un abogado

La falta de transparencia es uno de los problemas principales, ya que el contador realiza tan bien su trabajo que cualquier actividad aliada al proyecto puede reflejarse como un costo. Digamos que George Lucas desea continuar con su venganza y desea visitar una función aleatoria de Star Wars, compra un disfraz de Darth Vader y toma fotos vergonzosas para profanar al personajes. Algo tan absurdo puede costar $70000 dólares.

Algunos consiguen acuerdos y llevan los asuntos a la corte. Pero no sólo los estudios se benefician de esta práctica, otro grupo recibe beneficios en no recibir su paga completa.

Las celebridades y sus extrañas contradicciones

Digamos que los actores son parte del secreto, porque si los contadores lo inventaron las celebridades son los que están más informados. Existe la posibilidad de conseguir un contrato por ganancia bruta —dinero generado en la venta de entradas— pero esto sería la olla de oro al final del arcoíris.

Lo útil de conseguir acuerdos por ganancia neta es que el valor de tu contrato aumenta artificialmente, costando mucho más dinero en el mercado y subiendo de estatus como celebridad.

Les permite mentir ... así que puedes decir que tu contrato vale $ 10 millones cuando sólo te pagan $800.000 dólares

Eres esa joven promesa, que si bien debes ocasionar un Darth Vader triste cada cierto tiempo, debes ejercer la práctica nada nueva y sumamente creativa de perder las ganancias de un filme. Quizás Hollywood si es la industria de los sueños después de todo.