La censura es una acción que ha afectado a todas las artes a través de la historia. Puede decirse que es tan antigua como la primera vez que alguien creó algo. Es conocido, por ejemplo, el Index librorum prohibitorum, un índice de libros prohibidos por la Iglesia Católica que se usó hasta bien entrado el siglo XX. También debemos recordar los actos de censura que arrasaron libros completos durante distintas épocas.

Así pues, la censura es un acto que no deja de estar presente y puede afectar a las más distintas expresiones del arte. En cuanto al cine, no son pocos los casos en los que diversos grupos se han sentido afectados u ofendidos ya sea por el contenido explicito (de violencia, verbal o sexual), como por temas sensibles que abordan las películas. Eso sí, algunas de las veces las razones que se expresan para prohibir alguna película pisan el terreno de lo absurdo o simplemente cuesta trabajo comprender los motivos que se dan para tal desaprobación.

No debemos ir muy lejos para encontrar un caso de censura por parte de un grupo: la película Wonder Woman fue prohibida en el Líbano por la sencilla razón de que Gal Gadot, protagonista que encarna a la heroína de DC, es de origen israelí. El responsable de Seguridad General libanesa declaró que el ministerio del interior había "decidido prohibir la proyección de esta película en base a una recomendación de la oficina de boicot a Israel dentro de la Liga Árabe", de la cual forma parte ese país.

Conozcamos o recordemos algunas de las películas prohibidas por razones bastante difíciles de comprender que los grupos o países expusieron al censurar o retirarlas de las salas de cine.

Zoolander

La comedia dirigida y protagonizada por Ben Stiller fue prohibida en Irán por ser declarada "muy gay". Fue estrenada en 2001 y 2002 en diversos países, sin embargo, el gobierno de Irán se opuso a su estreno porque los protagonistas no actúan de acuerdo al código islámico; incluso se le acusó de "promover los derechos de los homosexuales" (!).

Avatar

James Cameron puede estar orgulloso de hacer "temblar" al gobierno chino. Su película de 2009 "Avatar" fue retirada de las salas de cine de China luego de dos semanas de ser estrenada, por un lado porque la revuelta de los Na'avi podía encender la imaginación de los chinos, y por otro porque se temía que el éxito en taquillas de esta cinta "asfixiara" la industria cinematográfica local. China sólo proyecta veinte películas extranjeras al año y cuida con celo su propia industria, una medida que no suena descabellada aunque para países occidentales esto raya en el bloqueo o censura pura.

The Simpsons Movie

Hasta la fecha se discute la causa de que en Myanmar (Birmania) se haya prohibido la película de los Simpsons: los colores amarillo y rojo. En algunos sitios se dice que porque estos son colores de mala suerte en ese país y en otros que están prohibidos porque los censores los consideran inapropiados para las películas. Sea como fuere la cinta de la familia favorita de Springfield está entre las obras que nadie sabe muy bien por qué fueron censuradas.

Monkey Business

Esta cinta de dirigida por Norman Z. McLeod y protagonizada por los hermanos Marx de 1931 fue prohibida por el gobierno irlandés porque, según expresaron, los legisladores de ese país temían que las burlas de los Marx alentaran las tendencias anárquicas (temidas, claro, por los gobiernos opresores o frágiles). La prohibición se levantó oficialmente hasta a inicios de este siglo en curso. Parece que la censura no tiene descanso ni antes ni ahora.

King Kong

Erróneamente se puede pensar la censura sólo se da en gobiernos opresores o por grupos poderosos que están detrás de la industria. Un claro ejemplo es la prohibición de la película de 1933 cuando el gigante de la Isla Calavera llegó (o intentaba llegar) a las salas de cine de Finlandia. Las escenas en las que Kong ataca (mejor dicho: se defiende) de los humanos resultaron demasiado gráficas para ese tiempo. No sólo en Finlandia sino en varios sectores de Estados Unidos. Más sorprendente es que el gobierno finlandés diera luz verde a la proyección de la cinta en 1939; tal vez por que el horror alcanzó a la realidad, pues, recordemos, en ese año dio inicio la Segunda Guerra Mundial.

Back to the Future

Bien, volvemos a China y su peculiar forma de "proteger" a la industria como a su pueblo. La razón del gobierno chino para prohibir esta película (y toda aquella que contenga viajes en el tiempo) es debido a que "Los productores y los escritores están tratando la historia seria de una manera frívola, de ninguna manera se debe fomentar esto." Así pues, los viajes en el tiempo no están permitidos para el público de China.