En 1945, la bomba atómica acabó con la ciudad de Hiroshima y con la vida de unas 80.000 personas. El ataque nuclear consiguió destruir todo a su paso, y la ciudad pasó de ser una de las más pobladas de Japón a convertirse en un fantasma. Un vídeo inédito rescatado por el Hiroshima Peace Memorial Museum muestra cómo era Hiroshima en 1935, diez años antes del desastre nuclear.

En el vídeo en blanco y negro se identifica una ciudad con mucha actividad, en la que las personas pasean por el centro de la ciudad, se suben al tranvía o compran en el mercado. Las características más famosas de Japón se reconocen también en el vídeo, como las mujeres vestidas con kimonos y los cerezos en flor.

El autor de la grabación la donó al museo en 1963, pero no ha sido hasta este mes de julio que han decidido digitalizar el vídeo. La restauración forma parte de la iniciativa del Hiroshima Peace Memorial Museum para mejorar el estado de los documentos archivos del ataque de 1945.

La grabación no es el primer archivo que muestra Hiroshima antes de la bomba nuclear. En el Archivo Nacional de Estados Unidos también se pueden encontrar fotografías de cómo era la ciudad antes de la Segunda Guerra Mundial y la ciudad se vuelve a reconocer como un lugar con mucha actividad.

US National Archives

US National Archives

Al igual que en el vídeo digitalizado por el museo de Hiroshima, las fotografías exhiben el lago de la ciudad y el puerto de Ujina, que acabó siendo uno de los principales depósitos de embarque para el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

US National Archives

En enero de 2017, el Hiroshima Peace Memorial Museum publicó unas fotografías inéditas tras el ataque de nuclear de agosto de 1945. Las imágenes fueron donadas al museo por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y por los museos de la Fuerza Aérea y de la Marina estadounidenses.

Hiroshima Peace Memorial Museum

El museo de Hiroshima recoge toda la información disponible sobre el accidente nuclear. Sin embargo, el contenido gráfico se ha ido deteriorando con los años y, por ello, la dirección el museo decidió poner en marcha un proyecto para la conservación de la colección. Además de mejorar las condiciones de exhibición y almacenamiento, el Hiroshima Peace Memorial Museum ha digitalizado los materiales fotográficos y de vídeo para que puedan preservarse. El vídeo de la ciudad de Hiroshima en 1935 ha sido la última publicación restaurada por la institución.