Si pensabas que ya lo habías visto todo, desecha esa idea de inmediato porque ninguno estábamos preparados para esto: un mural al que solo las personas más exclusivas de internet tienen acceso. Y con ello no nos referimos a que se encuentra ubicado en un club privado para el que hace falta invitación ni a que bajo la palabra "mural" realmente se esconde otro significado distinto al de una pintura plasmada en una pared. Nada de eso. Se trata de una creación que se acopla al más estricto sentido del concepto pero que cuenta con la particularidad de estar vetado para los "pocosfollowers".

El mural en cuestión no es otra cosa que un grafiti que se encuentra en la ciudad de Los Ángeles y que se suma a los muchos que hay diseminados por la popular urbe, teniendo como rasgo característico que no todo aquel que se acerca a él puede hacerse una foto para compartirla en las redes sociales. Pero ¿qué es lo que impide que alguien se haga una foto con una pared de fondo? Nada más y nada menos que tus cuentas en redes sociales. Más concretamente, el número de seguidores que tengas en ellas.

¿Menos de 20.000 seguidores? No eres suficientemente interesante

La pintura se encuentra protegida por una carpa que impide la visibilidad de la misma y está velada por un guardia de seguridad que, suponemos, es el responsable de comprobar que las personas que se acercan al mural para hacer una foto junto al grafiti superan los 20.000 seguidores y son "influencers verificados", las únicas personas que pueden acceder al mismo. Así lo especifica un cartel junto a este, que se disculpa con aquellos que no cumplan los requisitos.

Por suerte, para aquellos que ya comenzaban a perder la fe en el futuro de la raza humana, es probable que todo esto no sea más que una broma o una campaña publicitaria, aunque aún no es posible determinarlo. Las cuentas de Twitter e Instagram que aparecen en el cartel junto al mural son de reciente creación y es incierto cuáles son sus objetivos, aunque prometen desvelarlo pronto. Lo único que sí está claro es que si los dueños de dichas cuentas fuesen a hacerse una foto con su propio mural, no podrían hacerlo, puesto que no cumplen sus propios requisitos de seguidores.

👇 Más en Hipertextual