Imagínense la alegría de nuestros padres —cosa difícil para muchos de nosotros—, el proceso urgido de la maternidad donde existen miles de contratiempos y cuando la gente simplemente deja de entender.

Un difícil ejercicio de imaginación que ya de por sí nos asustaría, pero ahora lleguemos al nacimiento. Llantos, pataletas y muchas esperanzas, algunos son queridos mientras otros simplemente son vistos máquinas malignas que sólo funcionan con dinero y tiempo. La crianza nos lo hará difícil, y para aumentar un poco de grado, agreguemos la dicha de tener un hijo con problemas de salud.

Específicamente el autismo, y tendremos un reto verdadero. Aunque quién sabe mi desinformación inicial me hizo pensar en algunos ejemplos, 44,6 billones para ser exactos.

Sólo miren como el Asperger te transforma en una de las personas más cool (millonarias) de nuestros tiemos. Foto de VentureBeat.

Poco sabía sobre este trastorno hasta que me dediqué a investigar un poco, encontrando un caso me conmovió sin aviso, haciendo que llamara a mi madre mientras leía las palabras:

Amo a mi hijo incondicionalmente, como la persona hermosa, hilarante, desafiante y encantadora que es. Sin embargo, me preocupo interminablemente por su futuro, y hay días en los que es difícil para nosotros que nos queramos (aunque el amor nunca desaparece).

La fotógrafa y dedicada madre Kate Miller-Wilson nos enseñó en su página de Flickr lo que es tener dedicación y amor por una criatura. "Dolor, ira, aceptación y arte" nos demuestran el maravilloso oficio de ser buenos padres junto al sorprendentemente viaje de un hijo con autismo, una dificultad que vista con ojos cariñosos puede convertirse en una hermosa obra de arte. A continuación algunas fotografías de inseguridades, pensamientos y mundos que habitan en la cabeza de esta conmovedora familia: