A menos de veinticuatro horas de la investidura de Puigdemont, se mantiene el misterio sobre si el líder del PDECAT asistirá al Parlament de Catalunya. Tras el auto del Tribunal Constitucional, que no decidió sobre la admisibilidad del recurso del Gobierno pero sí estableció medidas cautelares, Carles Puigdemont no ha confirmado si aparecerá por sorpresa en el Palau del Parc de la Ciutadella en Barcelona. Por el momento su abogado ha descartado que el político vaya a pedir autorización al Tribunal Supremo, ya que se mantiene la orden de busca y captura en territorio nacional.

En los últimos días, partidarios del movimiento independentista han impulsado una campaña para que la gente se movilice con caretas de Puigdemont durante el debate de investidura. Una segunda iniciativa ha cristalizado en un juego para Android, llamado PuigdeKong, donde el jugador se convierte en el político independentista y debe superar una serie de obstáculos, incluidos personajes representando a guardias civiles, policías, jueces y hasta el propio Mariano Rajoy, para alcanzar la sede de la Generalitat. El juego comienza con una serie de mensajes donde se recuerda el referéndum del 1 de octubre y se habla de las formaciones que no apoyaron la votación como "fuerzas antidemocráticas", criticando además la actuación de la Unión Europea durante los últimos meses.

puigdekong

En el caso de perder una vida, aparece una avalancha de personas con apariencia de Puigdemont expresando diferentes mensajes. "Cap Tribunal anul·larà la voluntat del poble" (Ningún Tribunal anulará la voluntad del pueblo), "República o República!" o "Tots som Puigdemont" (Todos somos Puigdemont) son algunas de las frases elegidas por los diseñadores, de GBear Games, para lanzar su apoyo a los partidarios del secesionismo. El origen de PuigdeKong surgió a raíz de una conversación informal por Twitter.

Este juego para Android, disponible en Google Play, no es el único proyecto surgido a raíz de la tensa situación política y social en Cataluña de los últimos meses. Por ejemplo, Flappy Rajoy, que obtuvo apenas un centenar de descargas, era un juego en el que Mariano Rajoy aparecía sobre una bandera de España y debía ir por Cataluña esquivando a Carles Puigdemont y las diferentes esteladas que iban apareciendo.