Fui a ver Interstellar unas tres veces en el cine, por lo que no me considero en lo absoluto un juez cinematográfico objetivo de las virtudes de la película.

Hay que admitir que el final es una basura y no tiene sentido; pero el punto de la trama que más enfureció a los cinéfilos alrededor del mundo fue el asunto de la paradoja: ¿Cómo podrían los humanos del futuro crear el dichoso agujero de gusano por el que viaja Cooper junto con su tripulación si la condición para que estos existieran recaía en la existencia de esa anomalía física? Es decir, si la existencia de los humanos del futuro dependía del viaje de Cooper por el agujero de gusano ¿cómo podrían haberlo creado ellos mismos?

La única explicación es que alguien haya dañado la línea de tiempo original.

El usuario de Reddit WadeWilsonforPope ha compartido con el mundo su respuesta a esta difícil interrogante.

Para cualquiera que haya visto la película es obvio que no tiene nada de sentido que los humanos hayan "puesto" el agujero de gusano para que otros humanos lo usaran. Se supone que Murph resolvió el problema de la gravedad, haciendo posible que nuestra especie pueda viajar en masa.

Esto indica que los humanos del pasado no tenían necesidad de crear ningún agujero porque dicha anomalía los había ayudado a salvarse de su extinción. En resumen, para todos los casos, sería imposible que los seres humanos hayan creado el agujero de gusano del que depende la trama. Entonces ¿quién o quiénes son los responsables?

Maldito viejo quisquilloso haciendo la vida más difícil para todos.

Según el autor de esta teoría, los responsables de crear el agujero de gusano fueron los robots, dotados con inteligencia artificial, con los que los personajes interactúan a lo largo de la película.

Esta es una solución genial a la difícil paradoja que Interstellar presenta. En la línea de tiempo original, WadeWilsonforPope sugiere que los humanos se enfocaron en progresar en el ámbito de la inteligencia artificial. Sin agujero de gusano, la humanidad estaría condenada, nuestro legado fueron robots ingeniosos como TARS.

Años más tarde, los descendientes de TARS, luego de un largo periodo de auto-mejoramiento, sintiéndose agradecidos con sus creadores, generan esta anomalía física para permitirle a los humanos salvar su especie. Un último acto de agradecimiento para los seres que les dieron vida.

Ahora denle un merecido descanso a su cerebro.

Ahora pueden mandarle este artículo a cualquiera que critique la perfección (exceptuando el horrendo final) de Interstellar.