Las pin-up fueron, en los años treinta y cuarenta, las modelos que posaban en actitud ligeramente sugerente o que, simplemente, se limitaban a ser retratadas (ya fuera en fotografía o en ilustraciones) sonriendo a cámara. Además, claro, todas compartían una estética similar. Lo sorprendente aquí es que ya en los inicios de esta corriente, allá por el año 1938, fueron fotografiadas bajo el agua.

Bruce Mozert fue uno de los fotógrafos pin-up (también se llamaba así al estilo de fotografía) más revolucionarios de su época y, entre otras hazañas, se encuentra la de realizar una serie de fotografías submarinas. En ellas, las distintas modelos recrean acciones cotidianas como leer, saltar, cocinar o beber champán. Para todo ello, creó una carcasa protectora para su cámara y, entre otras cosas, utilizó elementos como la leche condensada para similar efectos como el del humo bajo el agua. Las fotografías que siguen sirvieron para promocionar Silver Springs, una ciudad costera de Florida conocida por sus aguas cristalinas.