—¿Con que la ruina de la sociedad? —me preguntaba a mí mismo mientras escribía el título del artículo.
—Básicamente soy uno de ellos por invertir una considerable suma de dinero y tiempo en encontrar los perfectos lentes de pasta para ese aumento estúpidamente minúsculo, así que basta de preguntas e introducciones irónicas.

Los hipsters son la ruina de la sociedad y básicamente no tengo nada que ver con ellos. Claro que gasté cuatro horas de mi vida en un cierto estilo determinado para mis lentes correctores extremadamente necesarios, pero estando actualmente en un momento donde esa palabra empieza a sonar como la moda de hace algunas décadas se hace extraño considerar al grupo la cara de una nueva generación.

—¿Así que por eso hago este artículo?
—¿Estoy bromeando? Es obvio que ninguna otra persona estaría leyendo estas palabras —o ignorándolas mejor dicho— si no tuviera intenciones de compartir alguna de estas fotografías para sentirse un conocedor de arte irónico.

Buscar la palabra "hipsters" en Google es un infierno de artículos escritos por personas de mediana edad que llegaron tarde a la fiesta y chistes con fecha de caducidad de cinco minutos.

No me imagino que males habrán estado pasando por la cabeza del creador de esta imagen.

Si esa subcultura de jóvenes bohemios de clase media-alta ya empieza a parecernos algo oscuro y muy doloroso para los ojos, es momento de que algunas figuras del arte entren a escena para ayudarnos a identificar los bohemios restantes que le han dado click a este artículo.

El diseñador japonés Shusaku Takaoka se encarga de mezclar a grandes iconos de la pintura con esta subcultura por razones no especificadas, pero siendo sincero creo que hasta este punto está muy claro que sólo queremos divertirnos con un photoshop bien realizado.

—Creo que alguien comentará este artículo como una perdida de tiempo.
—Probablemente, pero no nos preocupemos, todos sabemos que nadie viene aquí a leernos sino sólo a pasar las fotografías.