La ONU ha llamado a estos departamentos como "un insulto a la dignidad humana", sin embargo existen al menos 200,000 personas que viven en ellos y, lo que es peor, es la única alternativa que pueden pagarse.

Hablamos de los llamados "coffin homes" (casas ataúdes) que proliferan como alternativa en Hong Kong debido a ser una de las ciudades con el suelo residencial más caro del mundo. Estos microdepartamentos alcanzan apenas de 5 a 6 metros cuadrados por todo espacio para vivir.

El fotógrafo Benny Lam documentó cómo es vivir en estos "coffin homes". Cómo estos pequeños espacios están destinados para cocinar dormir y guardar toda pertenencia. Él ha declarado que tras hacer las fotografías y volver a casa lloró por esa situación en la que viven miles de personas.

Una cifra desalentadora es que estas viviendas son demandadas por los pobladores por se la alternativa que pueden pagar. Así que se están construyendo más espacios diminutos como estos y subdividiendo pisos enteros para poder pagar el alquiler.

Otras alternativas son las "camas cápsulas" con apenas dos metros de largo por uno de alto. Estas cápsulas están inspiradas en los hoteles de Japón. La renta de estas camas va entre los 340 y los 460 euros, cuentan (algunas) con aire acondicionado, luz e internet; además de un espacio común en donde está la cocina y baño. Por otro lado, también se analiza otra opción en donde contenedores de mercancías se convertirían en viviendas temporales. Podemos percibir que las opciones para los habitantes de Hong Kong no parecen ir, tristemente, en la línea de la dignidad humana.

[Fuente: The Guardian]