Uno de los momentos más emocionantes de la 90ª edición de los Oscar fue el reconocimiento a Frances McDormand. La actriz ganó la categoría de Mejor Actriz por su papel de Milred Hayes en Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, cumpliendo con todas las encuestas y opiniones que valoraron la actuación de la actriz como la más sobresaliente.

Sin embargo, McDormand estuvo a punto de quedarse sin su merecido Oscar. En la fiesta posterior a los premios de la Academia, The Governors Ball, un hombre robó la estatuilla de la mesa de la actriz mientras ella se encontraba hablando con otros invitados. Antes de que fuera detenido, el sujeto identificado como Terry Bryant subió un vídeo a Facebook con el trofeo.

En la transmisión en vivo, Bryant besa el Oscar mientras que la gente a su alrededor lo felicita. Todo iba bien hasta que el fotógrafo del empresario y chef de la fiesta, Wolfgang Puck, logró tomar una instantánea del ladrón del premio de la Academia.

"La seguridad de Governors Ball está buscando a este tipo, que agarró el Oscar de Frances McDormand y se fue corriendo con él", escribió la periodista Cara Buckley, quien se encontraba cubriendo el evento en el momento del incidente. "El fotógrafo de Wolfgang Puck lo detuvo, recuperó el Oscar y el chico volvió a desaparecer. Aparentemente, Frances [McDormand] ha dicho que lo deje ir", explicó en su cuenta de Twitter.

Un día después de la ceremonia de los Oscar, Terry Bryant ha sido detenido por las autoridades en Los Ángeles. El sujeto está acusado de robo mayor y su fianza se ha establecido en 20.000 dólares, informaron fuentes policiales a Variety.

A pesar del susto, McDormand pudo recuperar su Oscar. Al parecer, la actriz no se ha tomado muy en serio el incidente y ha pedido que se deje marchar al hombre que le arrebató su premio durante un tiempo. McDormand podría haber entendido que ver un Oscar encima de la mesa no es algo que suceda todos los días, y que Bryant pudo haber sucumbido a la tentación de convertirse en uno de los galardonados, aunque sea por un breve período de tiempo.

El representante de McDormand, Simon Halls, afirmó poco después del robo que el Oscar ya había sido recuperado y que la actriz de Three Billboards Outside Ebbing, Missouri se había reencontrado con su merecido premio. "Después de un breve intervalo de tiempo, Frances y su Oscar se reunieron felizmente anoche", señaló Halls, "celebraron su reunión con una doble hamburguesa con queso de In-N-Out", en referencia a la cadena de restaurantes de comida rápida.

El reencuentro entre Frances McDormand y el Oscar fue grabado en directo: "Este es mi bebé", dijo la actriz mientras recuperaba su premio.

Antes del incidente en la fiesta posterior a la gala, Frances McDormand dio uno de los discursos más aplaudidos de la noche. El movimiento #MeToo estuvo presente durante la ceremonia y la actriz aprovechó la ocasión para reivindicar una mayor presencia femenina en la industria. La ganadora del Oscar pidió a todas las mujeres presentes en el teatro que se pusieran de pie.

"Miren alrededor, damas y caballeros, porque todas tenemos historias que contar, proyectos que financiar", dijo la actriz e instó a los presentes a no hablar durante la fiesta de la gala sino a invitar a estas mujeres a sus oficinas "o pueden venir a las nuestras, lo que les funcione mejor, y y les hablaremos de ellas".

Frances McDormand se llevó en la 90ª edición de los Oscar su segundo premio de la Academia, después de Fargo, dirigida por los hermanos Coen. En la categoría, la actriz competía con otras profesionales de renombre como Meryl Streep, por The Post y Sally Hawkins por The Shape of Water, que ganó el premio a Mejor Película y Mejor Director gracias al trabajo del mexicano Guillermo del Toro.