En los rodajes cinematográficos se intenta tener todo bajo control. La fotografía, la ambientación, la música y, por supuesto, el guion. Los actores tienen páginas y páginas que deben aprenderse de memoria aunque, en varias ocasiones, consiguen darle su propia forma y hasta improvisar muchos de los diálogos. Los espectadores no solemos darnos cuenta de este tipo de detalles cuando estamos sentados en la butaca e ignoramos qué escena puede tener un encanto especial por no haber sido contemplada por el director de la película. En Wonder Woman, una de las escenas más míticas del filme de Patty Jenkins fue completamente improvisada por Gal Gadot y Chris Pine, que interpretan los papeles de la Mujer Maravilla y Steve Trevor, respectivamente.

La química entre los dos personajes es más que notable durante la película, sobre todo en la escena en la que viajan desde la casa de Diana Prince hasta Londres. Durante la travesía, tienen na conversación más íntima que las anteriores y Trevor le pregunta a Wonder Woman sobre su padre. "No tenía padre. Mi madre me esculpió en la arcilla y Zeus me trajo a la vida". Steve Trevor: "Eso está bien".

Esta frase un tanto irónica se suma a una reflexión sobre el sexo, que se inicia después de que Steve Trevor dice que no dormirá con la superheroína y ella no logra entender el por qué. La Mujer Maravilla, además de tener poderes sobrenaturales, también leyó los 12 volúmenes de los tratados de Cleo sobre el cuerpo y el placer. La cara de Steve es memorable cuando el personaje interpretado por Gal Gadot le explica que la figura del hombre es clave para la procreación, pero no para dar placer.

La conversación entre los dos se vuelve todavía más interesante después de saber que estas escenas fueron improvisadas sobre la marcha por los actores.

En una entrevista, el actor Chris Pine explicó que reaccionar fue bastante fácil para él, ya que únicamente tenía que mostrar el asombro de un humano al que se le dicen frases como: "Mi madre me esculpió en la arcilla y Zeus me trajo a la vida". Sin embargo, para la actriz Gal Gadot fue mucho más difícil, ya que ella tenía que actuar como si realmente esa fuera la historia de su vida, y enseñar toda la convicción posible durante la improvisación.

Escenas como estas podrían ser solamente el principio. Warner Bros. confirmó que tendremos secuela de La Mujer Maravilla, y que volverá a ser dirigida por Patty Jenkins. Todavía queda poco menos de dos años para que la superheroína vuelva a las pantallas pero, por el momento, podemos seguir disfrutando de los detalles inéditos de la producción recién estrenada,