Elon Musk quizá sea una de las figuras más aclamadas del panorama tecnológico actual por sus contribuciones a hacer del mundo un lugar mejor con sus misiones espaciales, sus coches eléctricos o la energía renovable aplicada en el hogar. Sin embargo, no parece librarse de las excentricidades propias de Silicon Valley, que esta vez –lanzallamas mediante– han terminado por alejar a Musk de la figura redentora que para muchos representan.

Primero fueron las gorras con el logo de The Boring Company, una edición limitada de tan solo 50.000 unidades que se vendieron en tiempo récord al precio de 20 dólares. Ahora, tras venirse rumoreando durante un tiempo, llega el lanzallamas personalizado por 500 dólares. Un producto promocionado de manera directa por le propio Musk tanto en Instagram como en Twitter y que anima a comprarlo si te gusta "pasártelo bien" o para "animar cualquier fiesta". ¿En serio?

https://www.instagram.com/p/BeeYW0NA1HU/?utm_source=ig_embed

No hagas esto. Quiero dejar claro que un lanzallamas es una idea súper terrible. Definitivamente no compres uno. A menos que te guste pasártelo bien.

Y van 7.000

Actualización 10 de enero, 11:51: Elon Musk ha informado a través de su cuenta de Twitter que se han venido más de 10.000 lanzallamas.

Según ha publicado en su cuenta de Twitter, ya se han vendido 7.000 unidades de este lanzallamas, cuyo stock estaría limitado a un total de 20.000. Por supuesto, las críticas no han tardado en hacerse eco en las redes sociales, preguntándose por las razones para aplaudir a Musk en esta ocasión. Si el mundo puede ser un lugar mejor gracias a su trabajo en otros campos, resulta evidente que poner a la venta un arma y promocionarlo ante millones de personas gracias a su influencia como figura pública no casa demasiado dentro de los ideales que intenta expresar.

Es cierto que no es un lanzallamas convencional con un alto poder destructor, puesto que la llama no es de grandes dimensiones, pero sigue siendo un artefacto que expulsa fuego, con todo lo que eso conlleva. Más preocupante aún es la manera de presentarlo, encendiéndolo frente a enorme póster del planeta Tierra y corriendo con él hacia la persona que le está grabando. Más tarde, bromeaba en su cuenta de Twitter asegurando que no estaba creando un apocalipsis zombie para así aumentar las ventas del lanzallamas. Ja, ja, Elon.

Pero lo verdaderamente preocupante no es que un "juguete" se venda a través de su página web. Porque quizá el lanzallamas de Musk no sea el desencadenante de un apocalipsis a nivel mundial, pero el peso de esta acción recae en la trivilización de las armas a través de una compañía que se dedica a hacer túneles, dirigida por una persona que, supuestamente, busca el avance y el progreso a escala mundial.

https://www.instagram.com/p/BeeUSFwgLrM/?taken-by=elonmusk

Al menos, y por si sirve de consuelo, puedes comprar también un extintor (con sus correspondientes pegatinas de The Boring Company, claro).