¿Salsa de tomate Heinz verde? ¿Patatas Pringles sin grasa? ¿Una versión del Monopoly con la imagen de Trump? No es necesario ser un experto para saber que ninguno de estos productos tuvo éxito porque no los conoce nadie.

Museum of Failure, o Museo del fracaso en español, es una colección de los más grandes fracasos en innovación.

La mayoría de los proyectos de innovación fallan, los estudios demuestran que los nuevos productos fracasan con una tasa de entre el 40% y el 90%, dependiendo de la categoría, y que el 47% de las empresas pioneras ha fracasado. Además, estas probabilidades se han mantenido razonablemente constantes en los últimos 25 años. Y este museo toma todos estos fracasos escondidos bajo la alfombra de sus respectivas compañías y los muestra para proporcionar a los visitantes una fascinante experiencia de aprendizaje: el fracaso es normal.

El perfume de Harley-Davidson

La bicicleta hecha de plástico

El Museo del fracaso acaba de abrir este junio en Helsingborg, Suecia. Concentra todo en una sola habitación pero, por dentro, sobra espacio para que el curador, Samuel West, reúna algunos de los desastres comerciales más grandes del mundo, y también algunas cosas que no funcionaron de la manera que se planificó. La mayor parte de la colección ha sido adquirida por él a través de Internet, pero otras veces ha sido donada.

Algunas de las rarezas que concentra son: una bicicleta hecha 100% de plástico, el perfume de Harley Davidson, la lasaña de Colgate, el lápiz para las mujeres o la primera cámara digital —producida por Kodak, en realidad, este último fue un producto de éxito, pero entró en escena en circunstancias desafortunadas. Poco después de que llegara al mercado, Kodak anunció la quiebra—.

La lasaña de Colgate

Bolígrafos de Bic para mujeres

También el hogar de algunos de los dispositivos de alta tecnología, como las sobradamente conocidas por su fracaso Google Glass; o el Apple Newton, uno de los primeros PDA con capacidad de reconocimiento de escritura, considerado un fracaso de Apple en su momento, tras el cual abandonó ese sector, pero que también abrió el camino para los iPhones y iPads que utilizan millones de personas hoy.

Como decía Robert F. Kennedy: “Solo aquellos que se atreven a fracasar a lo grande pueden conseguir grandes cosas”. Aprendamos de ellos en lugar de negarlos.

También hay disponible en Youtube una entrevista en vídeo donde se muestran más de los inventos: