El periodo de las doce de la noche hasta la cinco de la mañana es peligroso. Desde que todo el conocimiento humano se encuentra a nuestro alcance, las noches de ocio poseen una ingenuidad inherente. En ese momento, nuestro cerebro cansado se encuentra dispuesto a creer cualquier cosa. Desde teorías conspiratorias acerca del nueve once, "pizzagate", hasta avistamientos de extraterrestres penosamente falsos.

Sin embargo, el último ejemplo parece perdurar incluso cuando nuestro cerebro se encuentra libre de nuestra fatigas autoimpuestas. Estamos de acuerdo que sería genial que cualquier clase de raza alienígena visitara la tierra. Cuando algo así sucede en el cine, la humanidad se une como un todo preparándose para enfrentar cualquier dificultad que los desconocidos puedan significar. Además que no habría que trabajar por unos días y siempre tendrás un tema de conversación latente e interesante, sin importar con quien te encuentres.

A menos que seas lingüista y tengas que trabajar todos los días mientras tus amigos están de parranda.

La Llegada hizo referencia a este asunto, pero de una manera filosófica y novedosa. Muchos de nosotros no habíamos pensado en lo difícil que sería comunicarse con una especie animal ajena a nuestro planeta.

El director Denis Villeneuve hizo un gran trabajo en crear una atmósfera intensa y aterradoramente realista. Todo el concepto de alienígenas intentando comunicarse con seres humanos a través de código atemporal es bastante innovador. Un respiro de aire fresco distinto a las batallas interestelares a las que estamos acostumbrados.

En el siguiente video verán cómo el cineasta canadiense se las ideó para estructurar una película tan excelsa y compleja. Durante media hora verán entrevistas con miembros del equipo, clips de detrás de escena y explicaciones a fondo de la temática de la película.