Este 14 de julio se celebra la Fiesta Nacional en Francia por La Toma de la Bastilla. Además del presidente francés, Emmanuel Macron y su esposa Brigitte, acudieron otros políticos como Donald Trump y la primera dama de Estados Unidos, Melania.

Durante el desfile, la banda quiso marcar la diferencia este año y, además de las tradicionales marchas, los músicos interpretaron su versión de algunos clásicos de los Djs franceses Daft Punk. Entre las canciones no podía faltar One More Time y Get Lucky, dos de los éxitos más conocidos del grupo.

En concreto, la banda escogió el remix de Pentatonix, un grupo de cinco músicos que versionan a capela temas de músicos como Queen o Beyoncé.

En la representación, los asistentes se sorprendieron por la originalidad de la banda de guerra y muchos aplaudieron al ritmo de la música. Macron no pudo parar de sonreír durante toda la representación y, sin duda, demostró que le gustó un cambio en los tradicionales desfiles de la Fiesta Nacional.

En cambio, Donald Trump pareció no inmutarse y, a pesar de que les dedicó un gran aplauso a los músicos después de tocar, durante el remix de Daft Punk no mostró ninguna expresión. La diferencia entre el comportamiento del presiente de Estados Unidos y su homólogo francés ha causado varias reacciones en las redes sociales, donde los usuarios han destacado la emoción de Macron y la indiferencia de Trump.

No hay evidencias de que la sorpresa se haya con motivo de la visita de Trump o si ha sido simplemente un esfuerzo por hacer del desfile del Día Nacional un evento más original. Ver a los oficiales uniformados tocando las palmas y al presidente riendo no es algo común en los acontecimientos oficiales pero en esta ocasión esta anécdota ha hecho del Día de la Bastilla de 2017 una de las fiestas nacionales más memorables.