Cuando estamos enamorados, el corazón nos late tan fuerte que parece que pueda salirse de nuestro cuerpo. A un adolescente, su corazón persigue, literalmente, al hombre que le gusta en el corto In a Heartbeat.

Los directores Beth David y Esteban Bravo realizaron esta breve historia de amor homosexual y obviaron el diálogo para explicar cómo se siente el joven enamorado. Las imágenes muestran los sentimientos de una manera tan exacta que la conversación se convierte en algo innecesario durante el corto.

Cuando el protagonista observa a su compañero de clase, su corazón no puede evitar perseguirlo, mientras que la cabeza del joven prefiere quedarse donde está por el miedo al rechazo y a mostrar sus sentimientos.

La producción muestra una experiencia por la que todos hemos pasado y que va desde el amor en secreto hacia una persona hasta el miedo a no ser correspondido. En este caso, el corazón actúa como la figura con el valor suficiente para acercarse y besar a la persona amada, y que tiene además la capacidad de partirse en dos.

Además de la historia sobre el primer amor adolescente, el corto dirigido por David y Bravo presenta algunos problemas como la aceptación de la comunidad LGBT en las escuelas o entre los grupos de amigos.

El corto In a Heartbeat fue financiado por una campaña de Kickstarter y se ha presentado a festivales internado ales como el LGBTQ Shorts Film Festival, los Orios Film Awards y el CineFest en Los Ángeles (California).