En 2015, tres estudiantes y un técnico de comunicación del CERN decidieron grabar una versión ligeramente distinta de Collide, la canción de Howie Day que vendió más de 1,5 millones de copias. Su objetivo no era otro que adaptar la letra para que tuviera una "perspectiva de protón". En el videoclip que grabaron incluyeron imágenes tanto del laboratorio de física de partículas más grande del mundo como fotografías de la NASA. Lo que no imaginaban es que su vídeo se haría inmensamente popular.

El propio Howie Day tuvo noticias de la versión de Collide a través de Twitter, y decidió pedirle al CERN que le dejara visitar las instalaciones. Los científicos, que pensaban que el cantante bromeaba, aceptaron enseñarle el laboratorio a cambio de que el norteamericano grabase su versión de Collide mientras visitaba el acelerador de partículas. Para su sorpresa, Howie Day aceptó cantar la parodia mientras recorría el CERN. El laboratorio ha publicado ahora el resultado de la 'versión protónica' de Collide, interpretada por el mismísimo Howie Day, que cuenta con diferencias significativas con respecto a la canción original.

Tras la publicación del vídeo por parte del CERN, muchos usuarios han aplaudido en redes sociales la iniciativa de Howie Day por atreverse a versionar Collide desde un punto de vista más físico. Algunos incluso han sugerido al laboratorio de física de partículas que lleve a cabo nuevas parodias científicas de canciones y que invite a grupos de éxito como Radiohead a sus instalaciones.