El Banco de Noruega ha anunciado que el verano de este año el país estrenará cinco nuevos billetes. A primera vista, son completamente normales, pero en el reverso los billetes estarán pixelados.

El tema central elegido por el Banco de Noruega ha sido el mar debido a la importancia económica y cultural que este tiene para Noruega. Los billetes por el frente tendrán motivos realistas de elementos del océano y por detrás contarán con un diseño abstracto y pixelado que remite al mar y al viento.

El diseño pixelado no se trata de un accidente, los diseñadores se han inspirado en la escala de Beaufort, la cual mide la intensidad del viento.

La escala fue creada en el siglo XIX por un navegante inglés, ya que en ese entonces no podían medir la velocidad del viento. La escala de Beaufort utiliza las cualidades visibles del mar para calcular los efectos del viento y así ayudar a los marineros a maniobrar las embarcaciones.

El billete de 50 coronas retrata la importancia de los faros bajo el concepto “el mar que nos unió”.

El billete de 100 coronas representa las embarcaciones vikingas drakkars y snekars. Simboliza el mar “que nos permitió salir al mundo”.

El de 200 coronas simboliza el famoso pesacado bacalo que no sólo es parte esencial de la alimentación de los noruegos, también es un elemento recurrente en el arte popular. Este billete conceptualiza “el mar que nos alimenta”.

Las 500 coronas son un homenaje a la fuerza destructora del mar y simboliza un famoso rescate ocurrido en 1901. "Las tormentas y los naufragios son un hecho de la vida para los que buscan cosechar las riquezas del mar". El concepto es el mar que “nos da prosperidad”.

Finalmente, el billete de 1.000 coronas representa al mar que “nos impulsa más lejos”. De acuerdo con el Banco Noruego la ola en mar abierto "sugiere al mar como una contrapoder que nos afianza, y una fuerza impulsora que nos lleva adelante".

👇 Más en Hipertextual