Para todos aquellos cansados de pasar sus días libres en casa leyendo estas palabras, tenemos una idea que puede convertirlos en la envidia de sus amigos y ser el próximo candidato para otro artículo de este tipo.

Ver Netflix, refrescar nuestro feed de Facebook, continuar la reproducción automática de YouTube, masturbarse y seguir refrescando.

Cada vez que vemos a nuestros amigos disfrutando o simplemente viajando, el peculiar síndrome de sentir envidia, un poco de alegría y después comentar con todos los emojis que estén a nuestra disposición, suele atacar nuestro sistema nervioso para después seguir de largo con una especie de decepción.

Es como si nos alegráramos por esa persona e inmediatamente sintiéramos un pequeño estado de decepción por tener muy pocas cosas por las que alegrarnos sobre nosotros mismos. Pero siendo racional al respecto y considerando el hecho de que este proceso se reproduce también en nuestras fotografías, lo más lógico sería alegrarse verídicamente y continuar planeando una venganza monumental.

Dentro de algunas horas, dentro de algunas horas...

Empezar a planear, buscar buenas aplicaciones —y sobretodo gratis— de fotografía y revisar entre los ornamentos de cocina por los elementos más apropiados.

Si bien el arte no puede ser tu fuerte, es momento de empezar a adquirir inspiración con un mundo de maquillaje, luz y "productos muy básicos" que nos ayudarán a empezar nuestra propia serie de fotografías en ¿París? debería ser posible con algunas cajas de cartón.

El artista Vatsal Kataria es un maestro de la venganza —y creo que también del arte— al mostrarnos diminutos paisajes que gracias a su talento fotográfico logran desplegar vistas monumentales de lugares que visitó sin siquiera abandonar su habitación. Y es la referencia perfecta para dejar el síndrome de lado y manifestarlo en todos nuestros amigos.

A todo el mundo le encanta tu Torre Eiffel construida de cubiertos, y mientras recibe risas y comentarios que alaban el proyecto artístico, estás seguro de que todo el mundo siente envidia por tu reciente viaje a París.