Un equipo de científicos de la Universidad de Granada y de la Universidad de Extremadura publicaron un estudio en la revista Measurement, en el que proponían una nueva estrategia para identificar dispositivos conectados a redes inalámbricas. La investigación, difundida hace ahora tres años, se ha viralizado en las redes sociales por un detalle que se incluía al final del artículo o paper científico.

"Este trabajo se ha realizado a pesar de las dificultades económicas del país de los autores. Los autores también desean destacar la clara contribución del Gobierno español a la destrucción del horizonte de la I+D y el futuro de una generación completa", afirmaban los investigadores en los agradecimientos del artículo. Esta sección normalmente se utiliza para reconocer el apoyo económico recibido por parte de las instituciones en forma de becas y ayudas o para dar las gracias a otros científicos que hayan contribuido de alguna manera a la realización del estudio.

El 'recado' que le dejaron los investigadores al Gobierno ha sido difundido en Twitter por Eduardo López Collazo, a la sazón director científico del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz (IdiPAZ), que ha compartido la imagen en su cuenta personal. El tuit ha recibido más de 2.500 RT's y 2.000 'me gusta' en el momento de la publicación de este artículo, y muchos de los usuarios han aplaudido la iniciativa que critica la situación de la ciencia en España.

Durante la última década, España ha perdido más de 21.000 empleos en investigación. Según datos del último informe de la Fundación Cotec, la Unión Europea invierte un 25% más en I+D desde que empezó la crisis, mientras que España gasta un 10% menos en ciencia. Hipertextual se ha puesto en contacto con los autores del artículo para conocer los motivos del mensaje que apareció en la sección de agradecimientos de su estudio, sin recibir respuesta por ahora.

Tres años después, sin embargo, algunos de los investigadores participantes parecen haberse arrepentido de la iniciativa. Juan Manuel Górriz, catedrático de la Universidad de Granada, y Javier Ramírez, del Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (CITIC) de Granada, publicaron el pasado mes de junio una errata en la misma revista donde lamentaban no haber añadido una nota adicional en el estudio. "No compartimos la posición de utilizar los resultados de investigación como protesta en contra de cualquier Gobierno democrático", señalaban en el comentario difundido en la propia revista Measurement.

Otros agradecimientos sorprendentes

No es la primera vez que se utiliza la sección de agradecimientos de un paper para difundir mensajes que no están directamente relacionados con el trabajo publicado. El año pasado, un científico vasco pidió matrimonio a su novia en un artículo sobre mejillones publicado en la revista Marine Biology. Su pareja, que también es investigadora, dijo que sí y ambos se casaron el pasado mes de junio, según explicó la hermana del científico en su cuenta de Twitter.

En 2013, el físico australiano Brendan McMonigal publicó otro trabajo científico titulado Estudio longitudinal sobre la interacción de dos cuerpos. El artículo, que se viralizó a través de Reddit, resumía la relación sentimental de ambos investigadores a través del estudio ficticio, donde McMonigal terminaba pidiéndole matrimonio a su pareja, la también física Christie Nelan. La sección de agradecimientos también ha sido utilizada para difundir mensajes más críticos, como ocurrió con un tercer artículo publicado en la revista IEEE Transactions on Magnetics, en el que el primer autor del trabajo agradecía al INEM su apoyo económico.

Hace años, un científico canadiense utilizaba la sección de agradecimientos de su estudio, publicado en la revista Genome, para reconocer a los individuos que le habían donado muestras de sangre. El propio científico aclaraba tiempo después que Moe Gregory no era ninguna persona, sino su gato. Otra investigación sobre Microbiología, difundida en la revista PLoS Genetics, agradecía al actor porno Rocco Siffredi por su "apoyo constante"; mientras que un último estudio en Trends in Cognitive Sciences denunciaba los problemas migratorios de uno de los autores del paper.