Ya estamos más allá de toda discusión. La La Land es una excelente película. Muchos estarán pensando: "pero el arte es subjetiva, todas las opiniones valen lo mismo, wuujuuu". Pues no es así. El filósofo escocés David Hume asentó las bases de cómo determinar si una obra de arte es objetivamente buena. En resumen: la opinión de los verdaderos expertos es la que más vale. Y si seguimos el concepto de verdad kantiano de que lo real se determina por consenso, queda claro que existe un consenso casi total entre los críticos y el público en general.

Si esto no fuera así, pues sería imposible saber si una obra de arte es verdaderamente buena. Películas como Ciudadano Kane o El Padrino son consideradas obras maestras, una realidad objetiva que no se puede negar sin caer en contradicción.

La realización de una película tan excelsa estuvo plagada de hechos sorprendentes y dificultades que por momentos parecieron insalvables. Recopilamos las más interesantes a continuación.

15. Mucho antes de filmar Whiplash, el director de La La Land ya había comenzado a trabajar en el musical

Damien Chazelle inició a escribir el guion de La La Land en el dos mil diez. Junto con su amigo Justin Hurwitz, responsable por la música del filme, iniciaron a planificar la película con el objetivo de filmarla en el corto plazo.

Dado que no tenía mucha experiencia, el director no pudo conseguir el financiamiento que necesitaba ni el control creativo esencial para hacerla funcionar. Se concentró en Whiplash y demostró que podía liderar un proyecto profesional de calidad.

14. Ryan Gosling ya sabía tocar el piano pero tuvo que practicar compulsivamente para alcanzar el nivel de habilidad necesario

El actor tuvo que ver clases dos horas al día, seis días a la semana, durante tres meses, sumadas a las horas en que practicaba por su cuenta. El resultado fue maravilloso. Es refrescante observar un número musical en un filme sin un abrupto corte a las manos de otro artista remedando la falta de habilidad del intérprete.

13. La La Land contó con un presupuesto de treinta millones de dólares

Es increíble lo que pudieron hacer con un presupuesto que representa una mera fracción del dinero con el que cuenta cualquier "blockbuster". Sets fascinantes de todo tipo, dos estrellas en los papeles principales, una estética única y un desarrollo fantástico.

12. Originalmente, Miles Teller iba a interpretar el papel de "Seb" y Emma Watson el de "Mia"

Es difícil imaginarse a este dúo intercambiando papeles con Ryan Gosling y Emma Stone. La química de estos es insuperable y la película no hubiera sido igual con otros actores, sin importar lo talentosos que fueran.

11. La La Land se convirtió en la película que más Globos de Oro ha ganado en la historia

Alberto E. Rodriguez/Getty Images

De siete nominaciones lograron llevarse los siete galardones. En los premios de la academia cuenta con catorce nominaciones (empatando el record histórico de Titanic), y parece que correrá con la misma suerte.

10. El director Damien Chazelle se inspiró en varios musicales clásicos para estructurar La La Land

Entre sus influencias figuran: Singin' in the Rain (1952), Top Hat (1935), An American in Paris (1951), The Umbrellas of Cherbourg (1964), Swing Time (1936), The Band Wagon (1953) y The Young Girls of Rochefort (1967).

9. La película se filmó en apenas ocho semanas

Considerando la complejidad de las secuencias (números musicales, diálogos extensos, planos secuencia, etc) que aparecen en La La Land, es impresionante la celeridad con la que lograron producir el filme.

8. Emma Stone comparte varias similaridades con "Mia", el personaje que interpreta

A los quince años abandonó la escuela. Convenció a sus padres de que la actuación era su pasión. La familia se mudó a Los Angeles y Emma participó en todas las audiciones que pudo. Mientras conseguía su primer trabajo en el mundo de la actuación tuvo que desempeñarse en varios empleos para conseguir dinero, hasta que por fin pudo comenzar su carrera con papeles pequeños en series de televisión; para luego convertirse en la estrella internacional que es hoy.

7. La secuencia musical de "A Lovely Night" fue extremadamente difícil de grabar

El director y el cinematógrafo querían filmarla durante la llamada "Magic Hour", es decir, justo antes del fin del atardecer. Aprovechaban las horas anteriores para practicar la escena, la cual se grabó en una toma para capturar el realismo de los musicales clásicos. Realizaban cinco tomas al día por seguridad.

6. Es la tercera película en la que coinciden Ryan Gosling y Emma Stone

Esta puede ser la causa de su notable química en pantalla. Aparecieron juntos en Crazy Stupid Love y luego en Gangster Squad. El destino nos indica que ambos deben permanecer juntos, al igual que se preguntan sus personajes en La La Land luego de encontrarse varias veces en distintas locaciones.

5. Justin Hurwitz, el autor de la banda sonora, realizó mil novecientos demos de piano durante el largo proceso de realización de las canciones del filme

Mientras ambos trabajaban juntos, Hurwitz le enviaba nuevas propuestas musicales a Damien Chazelle. Este las aprobaba o descartaba dependiendo del efecto emocional que le causaran. Después de varios intentos, ambos lograron perfeccionar la música que luego veríamos en La La Land.

4. La secuencia de baile introductoria fue grabada bajo temperaturas afixiantes de hasta cuarenta y tres grados centígrados

Los bailarines tenían trajes de repuesto para poder grabar múltiples tomas sin verse excesivamente sudados o sucios. A pesar de ser una de las tomas más aclamadas de la cinta, Chazelle afirma que estuvo a punto de eliminarla del filme porque sentía que los personajes principales deberían ser introducidos antes. Sin embargo, al final decidió mantenerla para presentar desde el principio la musicalidad y el estilo de La La Land.

3. Actualmente se encuentra en el puesto treinta y uno del ranking de mejores películas de la historia en IMDB

Lo que convierte a La La Land en el musical mejor reseñado de la página.

2. Emma Stone interpretó en vivo la canción que canta en su audición en el último cuarto de la película

Los demás números musicales fueron pregrabados, el director decidió que la escena climática de la audición debía ser interpretada en vivo. Stone era libre de decidir la manera en que iba a cantar y expresar la intensa emoción de la pieza. El resultado fue genial, constituyendo un excelente punto de no retorno en la vida de la protagonista.

1. El final de La La Land es bastante similar al de Whiplash

Ambas películas terminan con los dos protagonistas mirándose a los ojos intensamente, hasta que ambos sonríen en señal de reconocimiento mutuo. Varios cinéfilos han notado este pequeño guiño en el trabajo de Chazelle.

👇 Más en Hipertextual