Las imágenes fueron capturadas por la agencia espacial japonesa JAXA, quienes el pasado nueve de diciembre consiguieron insertar la sonda Akatsuki en la órbita de Venus. Tras una primera sonda fallida, este segundo intento ya empieza a cosechar resultados de una misión cuyo principal propósito es el analizar la superficie del planeta rocoso.

En este caso, las instantáneas fueron tomadas utilizando sistemas de luz infrarroja y ultravioleta, algo sin lo que sería imposible distinguir las tormentas de Venus provocadas por su nubosa atmósfera. Así, los nipones intentarán usar la sonda Akatsuki para mapear la superficie del planeta con la posibilidad de hallar algún tipo de actividad volcánica.

Sin embargo, aunque las tres cámaras del dispositivo ya están activas, no será hasta abril del año que viene cuando se pondrá en marcha los sistemas necesarios para recabar datos del planeta. Además de las tormentas de Venus y las nubes de ácido sulfúrico, los científicos también pretenderán dar respuesta a los fuertes vientos que sufre el cuerpo celeste.

Créditos: Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA)