Las protestas en Venezuela alcanzaron su punto más crítico este 12 de febrero, con el violento enfrentamiento entre los multitudinarios grupos de manifestantes y las fuerzas del "orden público", quienes han perpetrado uno de los capítulos más violentos, sangrientos y arbitrarios de los últimos años en América Latina. Al menos tres muertos, un policía vestido de civil (¡!) y dos estudiantes, 23 heridos y un número sin confirmar de desaparecidos, es el saldo que de manera relativamente oficial ha dejado esta protesta estudiantil, detonada principalmente por la inseguridad, el ritmo de la inflación y la falta de productos básicos en el país bajo el mando de Nicolás Maduro. Sin embargo uno de los factores más perturbadores que se ha generado a raíz de esta desdicha es la ruptura de discursos, donde parecen existir dos realidades distintas: la de los medios oficiales del gobierno venezolano y la de internet.

He dado instrucciones muy claras a los cuerpos de seguridad del Estado. He dado la orden de asegurar las principales ciudades de Venezuela y quien marche sin permiso será detenido.

Fueron esas las palabras del mensaje oficial de Nicolás Maduro a través de canales de televisión nacionales, en donde atribuye los hechos violentos de estos incidentes a la acción coordinada y militarizada de un grupo de oposición, a quienes responsabiliza por el saldo rojo del miércoles. Sin embargo, basta dar un breve vistazo en la red para encontrar videos como el de arriba, donde se observa claramente a las fuerzas policiales locales disparando directamente contra los civiles manifestantes. Algunos usuarios de Twitter incluso dan cuenta de los casquillos tirados por las calles luego de las detonaciones. Ahí la ruptura de los discursos, donde el medio oficial muestra una postura, con un discurso ya recurrente, mientras que los medios alternativos muestran otra cara de la moneda. ¿Quién tiene la razón?

La censura

"Promoción de la violencia", la justificación de la censura. "Mamá, voy a defender la libertad de Venezuela si no regreso me fui con ella". Esas fueron las supuestas últimas palabras de Bassil Alejandro Dacosta Frías, uno de los fallecidos durante las manifestaciones, que sirve también como muestra de los matices encontrados en las redes sociales. Las cifras en los medios informativos hablan de cerca de 30 heridos, sin embargo en Twitter se habla de más de 100, únicamente en la ciudad de Caracas, a la par que es posible encontrar fotografías de más supuestos fallecidos. Mientras que los medios masivos han sido víctimas de movimientos de censura, como es el caso del canal colombiano de noticias NTN24, transmitido en Venezuela para suscriptores de cable, y que fue arbitrariamente sacado del aire al momento en el que informaba sobre. DirecTV y Movistar fueron los servicios que bloquearon la señal del canal, de acuerdo con reportes de la propia televisora. El movimiento se relaciona con un anuncio previo del Consejo Nacional de Telecomunicaciones en Venezuela, quienes advirtieron, días previos a las anunciadas manifestaciones, que habría sanciones para aquellos que hiciesen "promoción de la violencia".

Venezuela ha vivido un episodio cruento cuyas consecuencias aún están por conocerse. Existen varias versiones de la realidad y la tendencia por alterar las proporciones tanto en medios oficiales como alternativos es ya conocidos, sin embargo están las imágenes, en esta caso recolectadas por Yahoo! News, como testigos silentes de esta fecha que no debería ser olvidada.