El Titanic es popularmente conocido por la historia de su hundimiento, un trágico suceso que acabó con la vida de unas 1.514 personas. Además del elevado número de fallecidos, la noticia impactó por tratarse del barco que, en teoría, debía ser el mejor preparado hasta la fecha.

Con 270 metros de largo, el Titanic fue la flota más grande construida hasta el momento. Pero no solo era un barco pensado para impresionar por su exterior, también el interior estaba pensado para ofrecer toda clase de lujos y comodidades. Un ejemplo de ello puede ser la imagen superior, la cual se corresponde con el gimnasio que estaba a disposición de los pasajeros alojados en primera clase.

Créditos: History
Créditos: History

Créditos: History
Créditos: History

Créditos: Robert John Welch| Wikimedia commons
Créditos: Robert John Welch| Wikimedia commons

Créditos: Titanic Photographic Collection Wikimedia commons
Créditos: Titanic Photographic Collection Wikimedia commons

Así, el interior del Titanic estaba compuesto por cinco cubiertas además de la sala de calderas y de máquinas. Asimismo, también disponía de piscina, baños turcos, comedores o estancias dedicadas en exclusiva para la lectura y fumadores. Era un barco de lujo para cuya construcción no se tuvo reparo en utilizar madera de la mejor categoría. Sin embargo, tal ostentación apenas dejó espacio para incluir demasiados botes salvavidas. Aunque claro, quién lo iba a imaginar.

Créditos: Fr. Browne S.J. Collection