La gran lucha social que Mahatma Gandhi ejerció para defender los derechos de los indios también tuvo diversas consecuencias negativas para el político hindú. Por ello, el pacifista fue encarcelado numerosas veces, algo derivado de sus muchas resistencias frente al gobierno británico que dominaba la India.

Uno de esos encarcelamientos tuvo lugar en 1942, tras una nueva jornada de desobediencia civil liderada por Mahatma. Así, Gandhi era liberado un 5 de mayo tras permanecer durante 21 meses encarcelado, aunque los motivos de su libertad se encontraban relacionados con su negativo estado de salud.

No fue hasta 1947 cuando Gandhi encontró parcialmente cumplido su sueño, el de la independencia de la India. Sin embargo, el pacto con el gobierno británico obligó a separar hindúes y musulmanes, dando lugar al país de Pakistán.

El 30 de enero de 1948 Gandhi fue asesinado por Nathuram Godse, un extremista hindú contrario a las formas de gobierno propuestas por Mahatma. No obstante, el político hindú logró establecer una forma de lucha, la de resistencia no violenta, la cual incluso llegó a ser más efectiva que aquella basada en disparar balas.

“La violencia es el miedo a los ideales de los demás.”

Créditos: Margaret Bourke White