Hetain Patel, un escultor nacido en Inglaterra aunque con ascendencia india, quiso realizar una obra algo diferente, peculiar. Cogió el coche que tuvo con 17 años, un Ford Fiesta de 1988, y lo convirtió en una de las referencias de la cultura pop norteamericana: un Transformer.

La figura está en una posición baja, concretamente de cuclillas, y tiene la altura de un ser humano. De hecho, la postura, es una de las características que Pastel ha querido dejar muy clara: se trata de una imagen recurrente en su trabajo y de las clases más bajas de la India.

Trabajos como éste, convertir un Ford Fiesta en un Transformer, no se ven todos los días, y desde luego no lo hacen con una carga sentimental cómo la que emana de este proyecto.