Mañana es el ansiado día, aquel que muchos de nosotros llevábamos esperando desde que el año pasado se anunciara Star Wars VII: El despertar de la fuerza. Cada tráiler era una pequeña píldora que la inevitable expectación nos llevaba a consumir aun temiendo algún tipo de filtración en ellos. Era casi imposible no caer en la tentación.

Pero si algo identifica a Star Wars, es su larga trayectoria. El fenómeno de merchandising y hype que hoy vivimos fue igualmente experimentado por distintas generaciones. Todo comenzó en 1977 con Star Wars IV: Una nueva esperanza, la primera película de la franquicia y también la que más sorprendió debido a sus innovadores efectos especiales. La película se proyectó en 32 salas estadounidenses, mientras en otros países tuvieron que esperar varios meses o incluso años para su llegada.

AP Photo
AP Photo

Como afirman en Time, el estreno de Star Wars recaudó 100 millones de dólares solo ese año, lo cual provocó que se doblara el precio de las acciones de 20th Century-Fox. Pero la saga Star Wars no solo obtiene rentabilidad de las taquillas, también existe una gran promoción de figuras, trajes, accesorios y muchas más cosas que reportan grandes sumas de dinero, algo de lo que ahora Disney será la principal beneficiada.

Créditos de la imagen principal: AP Photo | Marty Lederhandler