El último viernes del mes de julio se celebra el System Administrator Appreciation Day, es decir, el día del Administrador de Sistemas. Ya son 14 ediciones en los que recordamos a los pacientes administradores de sistemas que tienen que lidiar con usuarios que entregan parches con más bugs que los que resuelven, hacen peticiones a última hora o son capaces de tumbar un sistema haciendo cosas a lo loco. Una buena forma de homenajear a los que hacen posible que nuestros servicios favoritos funcionen es echar la vista atrás y recordar cómo eran esos primeros computadores que abrieron camino hasta lo que hoy en día tenemos a nuestro alcance.

El 15 de febrero de 1946, la Universidad de Pensilvania y el Ejército de Estados Unidos finalizaron la construcción del ENIAC, una gran computadora que se diseñó para el Cuerpo de Artillería del Ejército con el objetivo de ayudarles a realizar cálculos de tiro. El ENIAC estaba formado por 17.468 válvulas de vacío, 7.200 diodos de cristal, 1.500 relés, 70.000 resistencias y 10.000 condensadores unidos por más de 5 millones de puntos de soldadura; un sistema de 27 toneladas que consumía 160 KW de electricidad y que se programaba mediante conexiones y puentes hechos con cables.

Las primeras programadoras del ENIAC fueron mujeres que, en cierta medida, también ejercieron de administradoras de sistemas puesto que eran las encargadas de "subir el código" al servidor y ejecutar los programas que diseñaban los ingenieros.