La Segunda Guerra Mundial es uno de los sucesos más trágicos de nuestra humanidad. Como consecuencia de ello, también se crearon algunas de las armas más mortíferas de la historia, como puede ser la bomba que devastó Hiroshima o el que vemos en la imagen, el cañón Schwerer Gustav, también conocido como cañón Dora.

Este cañón de largo alcance creado por los alemanes en 1941 se encontraba pensado para derribar grandes fortificaciones. Sus proyectiles tenían un calibre de 800mm, los cuales estaban preparados para alcanzar una distancia de 25.000 metros. Asimismo, pesaba unas 1.350 toneladas y tenía una longitud que superaba los 47 metros.

Sin embargo, el problema era que se necesitaba una gran cantidad de personal para poner en funcionamiento el cañón Dora. Esa fue una de las razones por la que fue utilizado para conseguir la base naval de Sebastopol en Crimea. Así, el arma únicamente disparó 48 proyectiles en toda su vida, malgastando así todo el esfuerzo y dinero invertido en su creación.

Imagen vía: imgur