especiales

Las cifras de Netflix: larga vida al rey

Netflix ya roza los 100 millones de usuarios, cifra que con toda probabilidad habrá superado para cuando acabe 2017. El referente del vídeo en streaming ha sabido reinventarse hasta acabar convirtiéndose en una factoría de series de pleno derecho que también va haciendo su incursión en el cine y los documentales. ¿Cómo ha llegado hasta aquí?

Por 30/05/17

Un imperio mundial

Con el paso de los años y el asentamiento del vídeo en streaming, Netflix se ha convertido en el sinónimo colectivo de "vídeo bajo demanda". Aunque otras plataformas compiten con él en mayor o menor medida, su ADN le ha permitido convertirse, de cara a los usuarios en el rey de facto del streaming.

Puede resultar sorprendente descubrir que comenzó su andadura en 1997, cuando el Internet doméstico estaba más que en pañales y la realidad del vídeo en streaming era menos que nula. Las conexiones daban para lo que daban, ¿se acuerdan? Aquella andadura comenzó como una suerte de videoclub a domicilio. Con el paso del tiempo, combinó este servicio con su plataforma de streaming, y a día de hoy son una empresa prácticamente global dedicada a ello. Sólo Crimea, Corea del Norte y Siria le privan de la universalidad. China, su último gran escollo, fue relativamente superado gracias a una alianza con Baidu. La regulación china nunca ha puesto el trabajo fácil a los planes de internacionalización de Netflix.

Durante estos años, Netflix ha ido aumentando su base de suscriptores de forma más que notable. Hubo dos fases de crecimiento: la primera, hasta los años 2010-2011, en la que sólo se orientaba al mercado de Estados Unidos. La segunda, a partir de entonces, con el proceso de internacionalización. Este camino le ha llevado a superar los noventa millones de usuarios de todo el mundo.

A día de hoy, Estados Unidos ya "solo" supone el 53% de sus usuarios, el 47% restante se lo reparten el resto de países del mundo. Esto todavía se nota en la mayor profundidad del catálogo de Estados Unidos frente al del resto de países, lo cual también tiene su explicación: seguramente tenga más sentido invertir más dinero en el mercado que más retorno ofrece.

grnetflixsuscriptores.png

Esto último del reparto de contenido original vs de terceros tiene un matiz: con la creciente producción de contenidos propios, que comenzó en febrero de 2013 con House of Cards y se ha disparado en los últimos dos años, se va equilibrando la balanza de forma paulatina, ya que esas producciones originales están disponibles de forma global, mientras que el contenido de terceros se ha de negociar región por región para su emisión.

Las series

Una de las incógnitas que rodeaba al debut de Netflix en la producción de contenidos propios era cuánto le costaría, y si lograría, alcanzar en términos de calidad y crítica a estudios con décadas de experiencia en la creación de series, películas y documentales. La serie con la que arrancó, House of Cards, fue un excelente arranque. La crítica profesional agregada le otorgó un 76 sobre 100 a su primera temporada, nada mal para hablar de un primer producto.

La historia continuó con una tragedia, la serie de terror Hemlock Grove, uno de los peores productos de Netflix a lo largo de estos cuatro años de producciones que sin embargo fue renovado por una segunda y otra tercera temporada. A partir de ahí, un buen bagaje si atendemos a la crítica profesional, especialmente con otro de sus buques insignia, Orange is the New Black, que a través de Piper Chapman y sus compañeras de presidio se ha convertido en uno de los rostros propios de Netflix.

En todo este tiempo, Netflix se ha especializado en drama y comedia, con algunas pequeñas dosis de animación para acompañar, así como a las producciones fruto del acuerdo con Marvel. En ambos géneros, drama y comedia, ha obtenido resultados de todo tipo.

Ha habido series con críticas muy negativas, como la mencionada Hemlock Grove, Marseille o Fuller House, la secuela de Full House, una serie icónica de los noventa; y también ha habido éxitos como Master of None, Lady Dynamite, Orange is the New Black o The Crown, además de adaptar de forma exitosa las series de Marvel para las que obtuvo licencia... salvo por el caso de la decepcionante Iron Fist.

Veámoslo por géneros.

En estas gráficas, que ordenan las series de forma cronológica según su estreno pero no refleja el número de temporadas ni el orden agregado, se esconde un dato interesante: cada vez Netflix lo hace mejor.

Cada mes que pasa, con cada nueva temporada estrenada (al formato Netflix, toda de golpe un viernes para que el cliente decida cuándo y cómo quiere verlo, si en un maratón o de forma pausada), la tendencia es al alza en cuanto a crítica profesional.

The O.A.

También hay otro dato llamativo: en la primera mitad de sus producciones (que no coincide con la mitad temporal debido al creciente ritmo de creación) hubo algunas temporadas que directamente naufragaron, siendo el 35/100 obtenido por Fuller House el ejemplo más sangrante. De hecho, a partir de entonces ninguna temporada ha obtenido una puntuación inferior a 60/100 salvo por Iron Fist, y el paso del tiempo ha seguido aumentando el promedio obtenido.

Todas las temporadas de reciente estreno de Netflix han obtenido una puntuación muy alta, de hecho casi todas por encima del 75/100. Cabe destacar algunas como el 90/100 y el 89/100 de Bojack Horseman, el 91/100 por partida doble de Master of None, o el 81/100 de A Series of Unfortunate Events, una de sus producciones más recientes.

Las comedias son más cortas

Santa Clarita Diet

Si tomamos la duración mínima de un episodio de cada serie, y la máxima, y hacemos el promedio entre esta diferencia (que no equivale al promedio de toda la serie, sino a la media de los dos extremos), también se puede sacar un patrón llamativo: los dramas duran mucho más que las comedias, que a su vez duran algo más que las películas de animación. ¿Es que nadie va a pensar en las agotadas manos de los dibujantes?

En el pico superior tenemos a la octava temporada de Gilmore Girls: A Year in the Life, producida por Netflix para poner punto y final a la mítica serie, que prácticamente no bajó de la hora y media por episodio (88 minutos) llegando a un pico de una hora y cuarenta y dos minutos (102 minutos).

Orange is the New Black o Stranger Things también han tenido episodios concretos de muy alta duración, en el entorno de la hora y media, pero de una forma más puntual que crónica.

Sin embargo, las comedias son mucho más breves, de entre veinte minutos y media hora en promedio. Apenas la mexicana Club de Cuervos supera por poco esta horquilla, pese a ser un género ampliamente desarrollado por Netflix.

En el otro extremo, One Day at a Time, la sitcom familiar estadounidense que pese a sus personajes estereotipados se ha alzado con una buena crítica, y en cuanto a duración es la que encabeza la cola. En animación, pese a que sus episodios son los más breves y la prioridad que le da Netflix en desarrollo y promoción es la mejor, los resultados de Bojack Horseman y la gamberra F is for Family han obtenido muy buenos resultados.

Volviendo al parné, una de las series que ha salido extremadamente rentable para Netflix es Orange is the New Black. Si miramos las diez series de mayor presupuesto, la serie de las entrañables presidiarias y sus relaciones dentro de la cárcel es la que más despunta en la crítica pese a estar lejos de las producciones de mayor presupuesto.

The Crown, la más cara de las hechas por Netflix, apenas le alcanza en valoración pese a haber costado casi el triple de producir. Jessica Jones, Luke Cage o House of Cards también figuran en la mejor zona del mejor cuadrante (menos presupuesto necesario, mayor valoración), mientras que Hemlock Grove y sobre todo Marco Polo quedan como los fiascos de la factoría.

En lo que respecta a los gastos, Lauren Graham y Alexis Bledel (las chicas Gilmore) son de lejos las mejor pagadas de la cadena, con 750.000 dólares por episodio grabado. Les sigue Kevin Spacey (House of Cards) con medio millón por capítulo para completar el podio.

Las películas

Si 2013 fue el año del pistoletazo de salida para las series de Netflix, 2015 fue el de las películas. La durísima y excelente Beasts of no Nation abrió la veda para asaltar poco a poco el cine. Desde entonces, otras treinta y ocho películas han salido de la factoría Netflix.

Primera curiosidad: se te hacen cortas, ¿verdad? No es una sensación sin más, es algo real: las películas de Netflix son en promedio sensiblemente más cortas de lo que podemos estar acostumbrados. Esta es la duración de sus treinta y nueve producciones hasta la fecha.

Únicamente la mencionada Beasts of Nation soprepasa las dos horas de duración, y de hecho fue la primera en producirse. Las demás, sin ser excesivamente cortas, se quedan por debajo; la mayoría gira en torno a la hora y media. El pico inferior lo ocupa precisamente Girlfriend's Day, la de más reciente estreno, que apenas sobrepasa la hora de duración en cinco minutos.

Si comparamos la duración de las películas de Netflix con las del resto de la industria, se aprecia claramente que Netflix suele apostar por films de duración moderada. La línea roja indica la duración de todas las películas de la factoria Netflix, mientras que la línea azul agrupa a las cincuenta películas más populares de 2015 y las cincuenta de 2016 según IMDB, para coincidir en el tiempo con lo que lleva la compañía norteamericana en la producción de películas, y en un número superior para que la muestra sea más amplia (cien frente a veintiocho).

Podemos rizar un poco más el rizo: ¿cómo ha evolucionado la duración de las películas durante los últimos... ochenta años? Hemos tomado las principales películas de cada año desde 1931 hasta la actualidad, y las hemos comparado con las producciones que ha realizado Netflix hasta la fecha. El patrón es claro: las películas en la industria se han hecho cada vez más largas hasta llegar a un punto de estabilización, mientras que en Netflix apuestan por duraciones efectivamente menores.

Como curiosidades, la película más larga de todas las que forman la lista es Novecento, de 1976, con una duración de 245 minutos, algo más de cuatro horas. Por contra, la más corta es Partie de Campaigne, de 1936, cuya duración es de solo 40 minutos.

Trivia

  • 42.500 millones de horas de vídeo fueron vistas en Netflix durante 2015.
  • El 70% de los usuarios de Netflix consumen series en modo maratón.
  • El 30% de los usuarios comparten la contraseña de su cuenta.
  • 2,5 personas de media utilizan cada cuenta de Netflix.
  • El 57% de los usuarios se han dado de alta por el contenido original de Netflix.
  • 0,20 dólares es el promedio de lo que paga cada usuario de Netflix por hora de vídeo consumida.
  • 160 horas anuales se ahorran los usuarios en ver publicidad gracias al uso de Netflix.
  • 6.000 millones de dólares invertirá Netflix en ese contenido original de 2017.
  • 60.000 millones de dólares es el valor estimado de Netflix.
  • El 76% de los usuarios creen que Netflix y su modelo acabarán reemplazando a la televisión.
  • Una hora y cuarenta y ocho minutos es el tiempo promedio diario que pasan usando Netflix sus usuarios.
  • 45 GB de datos consume un usuario de Netflix a lo largo del mes, en promedio.
  • El 36% de los hogares estadounidenses tienen una cuenta en Netflix.
  • El 90% de los usuarios han consumido contenido original de Netflix.
  • 450 horas de vídeo fueron creadas por Netflix en 2015.
  • 700 horas de vídeo fueron creadas por Netflix en 2016.
  • 1.000 horas de vídeo es la estimación de contenido original de Netflix para cuando acabe 2017.