entrevistas

Miguel Arias (CartoDB): “Aún tenemos que demostrar las expectativas y hacerlas realidad”

- Jun 14, 2016 - 11:45 (CET)

Ficha del entrevistado

Miguel Arias

Miguel Arias

Empresario, emprendedor e inversor con más de 12 años de experiencia en empresas de base tecnológica. Actualmente ocupa el cargo de director de operaciones en CartoDB.
Con experiencia en el mundo docente, en el que está implicado como profesor de MBAs, también estuvo en la fundación de Chamberí Valley; una de las primeras iniciativas para emprendedores de España.

Miguel Arias, director de operaciones de CartoDB y uno de los fundadores de Chamberí Valley, tiene bagaje como empresario, empresario e inversor. Con 12 años de experiencia a sus espaldas en el sector de la innovación y las empresas de base tecnológica, nos habla de los progresos que ha tenido el mundo startup en los últimos años. Así como de los objetivos y retos de CartoDB, que pasan por demostrar al mundo lo que valen.

En una perspectiva general, ¿cómo ves el panorama emprendedor del momento?

Pues ha cambiado muchísimo en los últimos cinco años, ¿no? Hay gente muy destacada, negocios más grandes, hay ya exits, rondas mucho más grandes. Lo que se ve ya es que hay fase de escalado, que era algo que antes no teníamos. Por ejemplo, Chamberí Valley tenía antes como requisito de entrada 1 millón de inversión y 1 millón de facturación; de eso hace seis años, y era casi imposible para muchos llegar. Hoy ya se nos ha quedado muy corto con esas cifras, y aunque no las hemos cambiado es cierto que el ecosistema ha madurado para bien.

¿Qué es lo que aún no tenemos o se echa en falta?

Si pensamos de dónde veníamos hemos progresado muchísimo. Si pensamos dónde podríamos llegar a estar, aún queda muchísimo por hacer. Estamos muy lejos, no vamos a decir de Silicon Valley, sino de donde deberíamos estar nosotros. Comparándonos con Berlín o París -que Londres se nos queda también muy lejos- aún nos queda. Faltan todavía muchos más exits, aunque en lo que llevamos de año no nos podamos quejar. Falta que reviertan, porque como son tan recientes el ecosistema aún no se ha beneficiado de ellos. Que provoquen que sus fundadores o inversores funden una nueva compañía, compren o inviertan en otra ayudados de los fondos logrados. Que haya una segunda o tercera generación de emprendedores que retroalimenten el sistema. Está empezando a ocurrir, pero aún tiene que despuntar.

También falta profundizar en la búsqueda del talento de negocio, porque la parte técnica la tenemos lograda. Tenemos un buen talento para hacer las cosas de 0 a 50, pero de ahí en adelante no. En Silicon Valley o Nueva York hay tanta gente que ya ha pasado de ser el responsable de negocio de Facebook, y se pasa a ser el responsable de ventas de Twitter... Aquí nos falta este tipo de gente, que pueda coger el peso en la fase de escalada de las empresas.

A nivel técnico en España tenemos grandes profesionales. Ya hemos tenido grandes startups, como Tuenti, que han sido técnicamente muy puntera y que han permitido a la gente aplicarlo en otras empresas, como puede ser CartoDB. Ellos han creado emprendedores y gente con gran experiencia capaz de trabajar en otro sitio.

También nos haría falta gente que supiese hacer product management a lo bestia, con grandes equipos, pero porque aún no lo hemos tenido aquí.

Pensando a lo grande, ¿por qué nos cuesta salir?

Yo creo que es un tema de madurez del ecosistema. Ahora se ha ido mucha gente, sobre todo en los últimos cuatro años. De hecho, creo que es el momento de hacer que alguno de ellos vuelva a España. No podemos competir en sueldo con las grandes tecnológicas de fuera, pero sí podemos competir en proyectos. La calidad de vida es mucho mayor y la capacidad de impacto es inmensa, y eso lo saben. Puedes decir a alguno que esté en un puesto importante de Google que quieres que venga para tener un cargo de responsabilidad, sobre todo para que devuelva algo de lo que ha aprendido a nuestro ecosistema. Hay que hacer proyectos atractivos, porque lo que no puedes hacer es traerte a un tío de Google para que se venga a hacer un e-commerce; tiene que ser un proyecto suficientemente complejo como para que deje todo y se venga.

Hablando de e-commerce, ¿por qué en España tenemos tantos?

"Los políticos captan los titulares de lo que decimos y cuando cambian una ley o una política, el titular está bien pero la letra pequeña está mal"Yo creo que hemos empezado con los copycat. Mucha gente de MBAs ha montado sus empresas y empezaron con la idea de "qué funciona dónde", copiando el modelo de negocio de otros lugares. Que es muy legítimo, pero cuánto se puede innovar en tecnología en ese ámbito. Antes era algo que funcionaba fuera me lo traigo a España, pero cada vez más es que algo innovador de verdad lo hago en todo el mundo.

¿Qué le decimos a nuestros futuros políticos?

Los políticos ahora han cambiado y sí escuchan lo que decimos, pero no lo oyen. Captan los titulares de lo que decimos y cuando cambian una ley o una política, el titular está bien pero la letra pequeña está mal. Porque no saben ejecutar, no han sufrido el dolor de lo que quieren resolver por lo que cuando quieren arreglarlo lo estropean. En Estados Unidos, que tampoco es la meca de todo, lo que hacen es poner a emprendedores en la función pública. Y funciona. Ellos entienden lo que es, por lo que la política que ellos hagan será mejor.

En resumen, veo actitud, pero no veo ejecución.

Hablando ya de CartoDB, ¿en qué momento se encuentra?

Estamos en el momento de ejecutar, de agachar la cabeza, demostrar las expectativas y hacerlas realidad. Se ha generado mucha expectativa y se ha hablado mucho de cartoDB, pero hay que estar a la altura y eso no es fácil. Por lo que ahora estaremos centrados en ejecución.

Vuestra última ronda fue de 23 millones en septiembre de 2015, ¿alguna más en el horizonte?

¡Pues es increíble lo rápido que se ha quedado pequeña nuestra ronda de financiación comparadas con otras que han venido después de otras startups! La cuestión es que aún no hemos demostrado nada, y esto es una montaña rusa emocional. Cada día lo es.

Por lo menos, esto nos permite jugar en Champions, que es muy bonito. No somos el Real Madrid, pero jugamos. Y eso es muy enriquecedor. Poder estar con los grandes de Estados Unidos y tenerles cara a cara, que te use Twitter o Google… Pero aún tenemos todo por delante y mucho por hacer. A ver hasta dónde podemos llevar el juego, pero de momento el reto no es levantar más y más rondas, el reto es que nuestro producto tenga un impacto global.

¿Cuál es el techo de CartoDB?

"A veces se crea una dicotomía entre la intensidad del trabajo diario y los retos, que son muy grandes, y el hecho de que la gente crea que ya lo hemos conseguido todo"Pues aún no lo hemos encontrado. Nuestro reto es que toda persona que necesite usar datos pueda hacerlo. La cuestión es cómo hacemos a CartoDB más accesible a más gente, para tener más negocio. Que podamos ofrecer análisis, no solo información. Cómo exponemos toda la capacidad de la tecnología. Hay muchos retos y pronto habrá novedades. Pero de momento, más rondas no, porque la última fue hace menos de un año y es suficiente. Nuestro foco no es financiarnos, es ejecutar y tener más clientes.

¿CartoDB sigue siendo una startup?

Sí claro. Y en fase inicial además. Sólo somos 95 personas, por lo que aún tenemos mucho que hacer. Somos más grandes que los que acaban de empezar, pero no mucho más. Quizá tenemos más responsabilidad: con los inversores que te han apoyado, con el equipo que confía en ti, que se esfuerza y que trabaja muchas horas. Responsabilidad incluso con el ecosistema, que ya sabe de CartoDB. La única respuesta es que hay que intentarlo, ser frugales y humildes.

Sería bonito ser el Real Madrid y cotizar en el Nasdaq, que sería como levantar la copa de la Champions. Pero no sabemos si ese es el fin. Nuestros objetivo son esos, y si en ese proceso nos encontramos con el Nasdaq pues sería muy bonito. Hoy, lo cierto es que está lejos.

No descartamos comprar otras startups si tiene sentido, como la compra que hicimos en Estonia. Pero de momento, al igual que las rondas, no es un objetivo a corto plazo. Y tampoco hay que volverse locos, 100 personas pueden hacer muchas cosas y hay que ser eficientes.

¿La fama cuesta?

No se lleva tan bien como se piensa. Al final la realidad es muy diferente a la imagen que se tiene del exterior. A veces se crea una dicotomía entre la intensidad del trabajo diario y los retos, que son muy grandes, y el hecho de que la gente crea que Carto DB ya lo ha conseguido todo. CartoDB aún no ha conseguido nada, por eso a mí me gusta rebajar la intensidad de la fama porque nosotros todavía no hemos demostrado nada. Seguimos luchando, igual que los demás, aunque con algo más de recursos. Pero la lucha es feroz.