entrevistas

Luis von Ahn (Duolingo): “Podría dejar de trabajar, pero me motivan los problemas sociales”

- Nov 10, 2015 - 10:05 (CET)

Ficha del entrevistado

Luis von Ahn

Vrij Nederland_Luis von Ahn_01

Guatemala, 1979. Informático de formación, también es empresario y profesor de ciencias de la computación en Universidad Carnegie Mellon. En la última década ha fundado varias empresas, tales como Captcha, ReCaptcha y Duolingo. Se le considera uno de los pioneros del crowdsourcing.

Ha ganado varios premios internacionales: el McArthur en 2006, el de personaje del año de 2009 según el diario Siglo XXI de Guatemala, el de joven destacado en ciencia e ingeniería de manos de Barack Obama en 2012, así como el reconocimiento de Popular Science como uno de los científicos más brillantes de 2006.

Luis von Ahn es uno de los emprendedores más destacados a nivel internacional, pero llama la atención particularmente a nivel latinoamericano, y todavía más si reducimos a Guatemala, su país natal. Su fama trascendió al ecosistema emprendedor tras la viralización una TED Talk de 2010 en la que explicaba la idea tras sus creaciones, Captcha y ReCaptcha, y un primer boceto de su siguiente proyecto. Ese proyecto era Duolingo, que cinco años después se ha convertido en una de las aplicaciones más conocidas del mundo, entre otros motivos porque recibió el premio de aplicación del año 2013 por parte de Apple. Hemos charlado con Luis sobre Duolingo, pero también sobre emprendimiento, educación, Latinoamérica y sus planes de futuro.

En el mundo del emprendimiento, eres un rara avis. No es habitual que se apueste por el sector educativo. ¿Cómo ves el panorama de la educación en el mundo emprendedor?

Entiendo por qué el emprendedor no se suele introducir en el mundo de la educación. El principal motivo es que la educación es algo reglado por los sistemas educativos gubernamentales, y meterse con gobiernos es frustrante, la mayoría se mueven muy despacio.

¿Tema aparte de la dificultad?

Sí, otra razón es que es difícil, la mayoría de emprendimientos se hacen pensando en plataformas donde sean los usuarios quienes aporten el contenido. Por ejemplo, Instagram. Es una gran aplicación, pero su belleza viene de lo que aportan los usuarios. La educación es uno de los lugares en los que no se puede usar ese truco, no puedes dejar la educación como un servicio entre usuarios, sino que se requiere un buen contenido educativo, y eso es algo complicado.

Creo que esas son las dos principales razones por las que la educación no es precisamente protagonista en el emprendimiento. Por eso estamos con idiomas, es algo de lo poco que se puede aprender dentro y fuera de las escuelas. Nosotros antes no nos metíamos en las escuelas, pero ahora sí.

Hace mucho que no tenemos novedades en Duolingo, ¿qué es lo siguiente en llegar?

Bueno, lo último que vimos fue la certificación del Test Center, y ahora llegará la publicidad integrada para poder sostener la herramienta. La idea es que sea publicidad realmente integrada, no un simple banner. La integración debe darse dentro del propio servicio. La publicidad formará parte de las preguntas.

Por ejemplo, si un usuario tiene que traducir la frase “quiero ir a tomar un café”, perfectamente podríamos cambiarla por “quiero ir a tomar un café a Starbucks”, en el caso de que Starbucks patrocine una pregunta. El ejercicio en sí ha de enseñar algo, ser parte de la lección, con un sentido.

Duolingo se centra en idiomas, ¿llegará a otro campo próximamente?

Sí, queremos ampliarlo. Sin duda nos interesan otros campos más diferentes como la programación o las matemáticas, pero a lo que vamos a enfocarlo es a que enseñe a leer y escribir. Ese será el primer nuevo campo de Duolingo, seguro.

“Para mejorar la educación en Latinoamérica hay muy buena voluntad y personas capaces, pero faltan recursos económicos. Sin ellos, es muy difícil”

Has tenido varios proyectos que han ido evolucionando. Más allá de Duolingo, ¿en qué estás pensando ahora? ¿Qué es lo próximo?

De momento sigo con Duolingo, tenemos bastante que hacer ahí. El sistema educativo es bastante grande, seguimos pensando en la enseñanza de lectura y escritura, es un gran proyecto. Sigo con la educación en general.

En mi opinión, el sistema educativo en general no está funcionando muy bien, hay 1.000 millones de personas adultas que aún no saben leer y escribir. En países como el mío, Guatemala, sólo el 24% de las personas se gradúan en secundaria y tienen el nivel suficiente de lectura y escritura. Y de ellos, sólo el 7% tienen el nivel apropiado de matemáticas. Ahí, el sistema educativo está fallando.

En otros países, como Estados Unidos, los niños estudian matemáticas durante doce años de su vida, pero tras todo ese tiempo apenas siguen recordando las operaciones básicas, poco más. Que sólo se mantenga eso tras doce años es un fallo increíble, y creo que podemos hacer algo muy bueno con el sistema educativo. Ahora estamos empezando con idiomas, pero creo que podemos mejorar toda la manera en que la gente aprende cualquier cosa.

Por ahora no tengo planes a futuro ni más ideas, me centro en la de mejorar el sistema educativo.

Estamos viendo un desarrollo fuerte del lenguaje natural en la computación. Siri, Cortana, Google Now, son quizás los ejemplos más claros. ¿Cómo ves este desarrollo?

Es ahí donde pretendemos ir. Queremos que en unos años Duolingo sea como un tutor de idiomas individual, personalizado. Hoy Duolingo es tan bueno como un salón de clases, pero un tutor personal es aún mejor que un salón de clases. Y queremos que Duolingo alcance ese nivel de calidad. Nos va a llevar bastante tiempo, pero ahí es donde queremos llegar.

Hace unos años, en un TED Talk, contabas la idea de ReCaptcha hablando de que tu intención era lograr traducir toda la web, de forma gratuita, y colectiva. ¿En qué estado está ese proyecto?

Con eso empezamos como idea de financiar Duolingo, ya que la intención era que la gente pudiese aprender idiomas gratis. Por ahora hemos dejado casi de trabajar en eso, sigue en vivo y funcionando, pero nos estamos concentrando mucho en la educación. Por eso estamos yendo a otros modelos de negocio. Nos dimos cuenta de que si seguíamos haciendo eso, nos íbamos a convertir en una compañía principalmente de traducciones, y no queríamos eso, queríamos enfocarnos en la educación.

También recibiste un premio de manos de Obama, así como otros por méritos en la educación, en el emprendimiento, como guatemalteco… ¿Cómo te han ayudado esos premios para impulsarte?

Me da mucho orgullo haberlos recibido, ante todo como guatemalteco pero también como latino, haber recibido premios de este tipo. Es parte de lo que me mantiene motivado, pero sobre todo por mi país y por mi región, Latinoamérica.

¿Qué opinas de la educación en América Latina?

Su estado no es muy bueno. Creo que hay muy buena voluntad, y las personas de las que hablamos son bastante capaces, pero es un problema muy grande. En países como Guatemala, Colombia, Costa Rica, y prácticamente en todos los países con los que hablamos, ocurre algo similar: las personas que trabajan tienen muy buenas ideas e intenciones, pero faltan recursos económicos. Y sin recursos es muy difícil, no se puede hacer mucho.

En Guatemala ocurre mucho que a los 12 o 13 años, un niño tiene que irse de la escuela para trabajar, sobre todo en las familias más pobres. Para ellas, un niño de esas edad en la escuela es una pérdida de ganancias, y esa mentalidad es complicada de cambiar. Es algo que quisiéramos mejorar, creemos que los teléfonos inteligentes son una manera muy buena de llevar la educación a cualquiera, de forma mucho más barata.

¿Es una afirmación a futuro, o forma parte de lo que ya experimentáis con Duolingo?

En Estados Unidos hay más personas aprendiendo idiomas con Duolingo que en todo el sistema público de enseñanza de idiomas estadounidense. En Duolingo gastamos unos 4 millones de dólares al año en nuestros usuarios de “Antes, mi motivación era tecnológica. Ahora es social, quiero tener un efecto positivo en el mundo y resolver grandes problemas de la sociedad”Estados Unidos, mientras que el sistema público de enseñanza de idiomas gasta unos 10.000 millones de dólares al año. La educación a través de los teléfonos móviles es una forma mucho más eficiente que lo que se está haciendo hoy en día. Es algo en lo que creo que podemos ayudar mucho.

Hace diez años hablábamos de la computación y los ordenadores como pieza clave para el aprendizaje y la educación, se hablaba mucho del ordenador en las aulas, etc. Ahora tenemos un dispositivo mucho más barato, más personal, individual… el smartphone. ¿Cómo crees que evolucionará ese salto tecnológico dentro de otros diez años?

Creo que ese es un cambio increíble que va a haber. En primer lugar, la cantidad de personas a la que podemos llegar con un teléfono móvil es increíble. Hay más personas en el mundo con acceso a uno que con acceso a un inodoro. Es algo barato, y cada uno tiene el suyo propio. Eso nos puede ayudar mucho a llegar a la educación personalizada. La idea es esa, que cada quien tenga un tutor personalizado para ello. Si alguien tiene problemas con cierto concepto, el tutor lo sabrá y actuará sobre ello.

¿Cómo se pasa de ser un estudiante guatemalteco a acabar fundando dos empresas, vendiéndolas a Google, y recibiendo un premio de Apple, otro de Obama, etc.? ¿Qué ha cambiado en ti?

Ante todo, con mucho trabajo y sacrificio, paso todo el día trabajando. Eso es lo que más ha contribuido. También hay algo que ha cambiado con el tiempo: cuando creé el Captcha original, lo hacía ante todo porque me interesaba la tecnología en sí. Y de hecho, todo lo que hacía era porque quería ir creando cosas tecnológicas más difíciles, más interesante, etc.

Con el tiempo he cambiado, ya no me importa la tecnología en sí, sino que pueda tener un efecto positivo en el mundo y resolver problemas grandes de la sociedad. Al principio no me interesaba mucho ayudar a nadie, pero con el tiempo esto ha cambiado, supongo que es lo que ocurre cuando uno se vuelve más viejo, comienza a pensar en otras personas, eso es lo que me ha pasado.

¿Podrías haberte retirado ya y pasar a vivir de forma personal con las ganancias de las ventas a Google?

Sí, hace bastante tiempo.

Entonces, ¿la motivación es la de crear algo para otras personas?

Sí, eso es lo que motiva, forma parte de ese cambio. En algún punto ya no tuve que preocuparme del dinero, de hacer cosas interesantes a nivel tecnológico, etc. Ya no tenía que preocuparme de nada. Ahí fue cuando empecé a preocuparme por otra gente.

Educación, aprendizaje… ¿En qué otros sectores crees que se necesitan más ideas al estilo de ReCaptcha o Duolingo, “pensando en otras personas”, como dices, sin preocuparse por la innovación tecnológica per se?

Hay muchos, pero dos de ellos me interesan particularmente. Uno es la seguridad, la policía, que en la mayoría de países latinoamericanos no funciona muy bien. Hay demasiado crimen, corrupción, etc. ¿Existe alguna manera en la que podamos hacer algo utilizando la tecnología para tener un sistema policial que funcione? No tiene por qué ser necesariamente con la policía, basta con algo que contribuya a mantener segura a la población.

Por ejemplo, Guatemala es un país muy peligroso por cuestiones de drogas, crímenes, secuestros… De los 15 millones de habitantes de Guatemala, quizá unos 50.000 son maleantes. Es una pequeña minoría, debería haber alguna forma a través de la cual las 14.950.000 personas restantes no lo consientan. Es ridículo que un porcentaje tan pequeño de la población tenga aterrorizada y controlada al resto. Es ridículo. No sé cómo hacerlo, pero si hubiese alguna idea, me gustaría poder utilizarla para cambiar eso.

El otro sector es la salud, creo que es algo que también tiene mucho margen de mejora, incluyendo el sistema de Estados Unidos, que es malísimo. Creo que hay mucho por hacer. Parte del problema y parte de la razón por la que es así es porque los sistemas de salud están controlados por los gobiernos, y la innovación en sistemas gubernamentales es lenta. Va a darse, pero es lento.