entrevistas

Johanna Sinisalo: «Mi obra es una utopía para algunos hombres y una distopía para todas las mujeres»

- Jul 26, 2019 - 10:00 (CET)

Ficha del entrevistado

Johanna Sinisalo

Johanna Sinisalo es una autora finlandesa cuya obra traspasa los límites de la ficción especulativa y el humor y ella clasifica dentro del "Finnish Weird". Siete veces ganadora del premio Atorox, el galardón más antiguo de Finlandia sobre ciencia ficción, sus estilo ha sido comparado con el de Margaret Atwood y Kurt Vonnegut. A España acaba de llegar su novela El núcleo del Sol.

Hablamos con la autora finlandesa Johanna Sinisalo sobre su primera novela traducida al español, El núcleo del Sol, una ficción especulativa sobre feminismo, Estados totalitarios y crítica social.

Johanna Sinisalo es una autora finlandesa que combina el humor y la ciencia ficción para abrirnos los ojos ante la desigualdad y las injusticias sociales. En su única novela publicada en España, El núcleo del Sol, explora una sociedad en el Gobierno ha manipulado genéticamente a las mujeres para convertirlas en criaturas dóciles y sumisas. Rubias, menudas y calladas, las Eloi están programadas para servir a los hombres de un Estado totalitario en el que toda pasión o adicción ha sido prohibida. La más llamativa de todas: la prohibición de los pimientos picantes, que, en grandes dosis, pueden actuar como una potente droga. Sin vías de escape para la mente y con un sistema patriarcal que esteriliza a las mujeres más independientes y fuertes, la protagonista de esta historia se lanza a la búsqueda de su hermana desaparecida.

La pluma de esta autora ha sido definida como una mezcla entre Margaret Atwood y Kurt Vonnegut, pero nada tiene que ver la distopía social de Sinisalo con el oscuro mundo de El cuento de la criada. Mientras que en esa sociedad las mujeres fueron reprimidas por un Estado basado en fundamentos misóginos y religiosos, en el mundo de El núcleo del Sol “el feminismo no llegó a existir”. Hemos hablado con Johanna Sinisalo y esto es lo que nos ha desvelado sobre su novela y el papel de nuestra sociedad para evitar que lleguemos al extremo que en ella se representa.

¿Es tu historia una respuesta al movimiento incel que comenzó en Estados Unidos?

Desde luego. En Finlandia, existe un pequeño, pero ruidoso grupo de hombres que buscan el “empoderamiento masculino” y piensan que, por culpa del feminismo, las mujeres se han vuelto demasiado exigentes y esa es la razón de que ellos sufran de privación sexual. Por ejemplo, sostienen que el Gobierno debería legislar para que las mujeres jóvenes fueran obligadas a ofrecer servicios sexuales a los hombres como una especie de deber cívico comparado con el servicio militar masculino. Lo que en realidad significa esta iniciativa es que el derecho de autodeterminación sexual de las mujeres jóvenes debe ser eliminado en favor de los hombres. Escuchar esto fue la gota que colmó el vaso y que me hizo escribir El núcleo del Sol.

Festival Celsius 232

La novela se sitúa en una Finlandia distópica en la que las mujeres son programadas para ser sumisas y dóciles, ¿por qué crees que tantas obras de ficción actuales están abordando este tema?

En mi opinión, la igualdad de género es un fenómeno cultural relativamente joven. Las mujeres han podido votar, por ejemplo, o han sido consideradas ciudadanas de pleno derecho desde hace poco más de cien años, y en algunos países aún no tienen ningún derecho de autodeterminación. Mientras que el movimiento feminista ha empezado a ganar terreno —y también el movimiento #MeToo, una campaña que ha demostrado cómo el acoso sexual de hombres a mujeres ha ocurrido de forma habitual y sin restricciones—, parece que algunos hombres lo toman como si hubieran perdido su “derecho” de tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda y como presas sexuales. Algunos hombres, normalmente de ideas conservadoras y populistas de derechas, han declarado que “el feminismo ha ido demasiado lejos” y que “hay que poner a las mujeres en su sitio”, haciendo que se callen, sean dóciles y siempre estén dispuestas a servir a los hombres.

Esto me hizo preguntarme en qué clase de sociedad querían vivir esos hombres. Mi historia trata sobre un mundo que es una utopía para esos hombres y una distopía para todas las mujeres. Tengo que admitir que no he leído o visto muchas obras de ficción sobre este tema, pero creo que, en general, es importante tener en cuenta lo frágil que puede llegar a ser la igualdad de género en el futuro y lo mucho que algunas personas pretenden acabar con ella.

¿Cuál es el rol de las personas LGTBI+ en esta sociedad ficticia?

Son casi invisibles, y el lector puede entrever que una parte de la casta denominada “hombres inferiores” pueden ser hombres gay. Pero uno de los puntos que quería explorar en la novela era describir la experiencia de un personaje principal que siente que ha nacido en el cuerpo equivocado, de forma que pudiera explorar cómo puede ser la experiencia de las personas trans en relación con su género.

¿Por qué es el humor tan importante en esta novela?

En el musical Mary Poppins hay una canción que dice “con un poco de azúcar, la píldora [medicina] que os dan bajará mejor”. El humor negro es el azúcar en este caso, porque es difícil enfadarte cuando te estás riendo. Y no hay ningún tema en el mundo, por muy serio que sea, con el que uno no pueda reírse, aunque sea un poco.

¿Por qué se titula El núcleo del Sol?

Por supuesto, es el nombre que reciben los pimientos más picantes en la novela, pero también es una forma de decir que “no se debe juzgar nada ni a nadie por su exterior”. El Sol es una bonita y brillante esfera caliente en el cielo, pero su interior es un oscuro y poderoso reactor nuclear. Igual que la protagonista.

En el libro, la relación más importante es la que tienen dos hermanas, ¿por qué quisiste resaltar esto?

Se dice que la relación entre hermanos es la más larga que se puede tener y crecer juntos implica tener recuerdos y experiencias compartidas. Además, quería explorar una relación en la que las personas implicadas no fueran igualmente inteligentes o empáticas; en la que se vieran como rivales, pero sintieran aún así el fuerte lazo de amor que las une.

Cuando parece que lo sabes todo sobre la novela, empiezas a leerla y el primer capítulo te golpea con fuerza por su impredictibilidad, ¿por qué es tan impactante el comienzo?

Siempre me ha gustado sorprender a los lectores y he descubierto que algunas veces lo más eficiente es hacerlo justo al principio.

Aunque a España nos ha llegado este año, El núcleo del Sol se publicó en Finlandia en 2013. ¿Estamos más lejos o más cerca de este futuro distópico?

Estamos mucho más cerca. En 2013 no teníamos a un presidente de los Estados Unidos que es un presunto depredador sexual, pero que se las arregla para evadir las acusaciones con argumentos como “no pudo pasar porque ella no es mi tipo”. Y, por otro lado, hoy en día muchas mujeres parecen elegir voluntariamente representar el estereotipo de muñecas de cabeza hueca, tetas operadas y cara de pato simplemente para atraer a los hombres.

¿Cuál crees que es nuestro papel como sociedad para prevenir que este futuro llegue a ocurrir?

Deberíamos criar a nuestros hijos e hijas sin esperar que su conducta sea “masculina” o “femenina”. Los niños deberían poder elegir por sí mismo qué clase de ropa, colores y longitud de cabello quieren llevar, con qué clase de juguetes prefieren divertirse y qué deportes y juegos quieren practicar. Los padres no deberían premiar ni criticar a los niños por un comportamiento o un futuro profesional que se asigne a un género concreto. Si un niño quiere aprender ballet o convertirse en enfermero, o si el sueño de una niña es ser astronauta o jugadora de fútbol profesional, los padres no deberían decir que es inapropiado por razones de género. Ese sería un buen comienzo.

Esta novela ha sido comparada con otras como El cuento de la criada. Ahora que la historia de Margaret Atwood es también una exitosa serie de televisión, ¿te gustaría que El núcleo del Sol tuviera un futuro similar?

La verdad es que no me importaría verlo como una serie de HBO o Netflix. Como guionista, podría incluso escribir el guion. En comparación con el clásico de Atwood, sería interesante hacer una serie sobre un mundo en el que las mujeres no hayan sido devueltas a su papel inicial, como en El cuento de la criada, sino en el que el feminismo nunca llegó a existir.