entrevistas

Javier Megias, fundador de Startupxplore: «Somos creadores de startups muy poco ambiciosas»

- Oct 6, 2015 - 10:52 (CET)

Ficha del entrevistado

Javier Megias

javier_megias1

Javier Megias es cofundador de STARTUPXPLORE, una comunidad de startups e inversores de España, con presencia en Europa.

Trabaja, además, como consejero de varias startups y fondos de inversión, y ha trabajado asesorando a decenas de empresas y organismos, entre ellos la Comisión Europea.

Entrevistamos a Javier Megias, un empresario, inversor y emprendedor que ha fundado Startupxplore. Una startup creada precisamente para ayudar a otras startups y a los inversores a crear una comunidad transparente, donde el emprendimiento pueda tener lugar.

Toda una vida dedicada a la docencia, a trabajar para grandes empresas pero sobre todo a emprender y a invertir, ¿cómo es esa experiencia?

Bueno, simplificando un poco, yo soy originalmente ingeniero informático, y durante el año 1999 me encontraba trabajando para una pyme informática. Fue entonces la época del boom de las punto com, y surgió entonces un proyecto del sector e-commerce: Hyphop. com, que estaba dedicada a la gestión de un outlet online.

Para nosotros fue un proyecto muy interesante, pero sobre todo por la comparación a lo que tenemos ahora. Se nos presentaron muchísimos inversores, cosa que ahora no sucede, pero nosotros no teníamos ni idea de ejecutar la actividad de la empresa. Al final terminamos dejándolo, y volví al mundo corporativo. Mis padres querían que trabajase en una gran multinacional, con un puesto en el consejo de administración, y ganando mucho dinero. Pero yo no era feliz y no me gustaba por lo que comencé a operar como asesor de inversiones, para luego pasar a invertir yo. A partir de todo esto me propusieron ir a Israel, a hacer un estudio del ecosistema emprendedor de ese país. Y me quedé prendado de todo lo que allí pasaba. A partir de todo esto, cogí distancia de mi vida y fue donde me dí cuenta de la tremenda opacidad del mundo del emprendimiento que tenemos aquí, y lo difícil que es hacer las cosas.

Los emprendedores decía que no encontraban inversores, que era muy difícil buscar información al respecto. Y yo también conocía a la otra parte, que me decía que no encontraba buenos proyectos para invertir… Me di cuenta de que era una cuestión de transparencia, y falta de comunicación. Entonces, mi socio Nacho y yo lanzamos Spain Startup Map, con el objetivo de poner en manos del mercado una guía para saber quién es quién. Y tuvimos muchísimo éxito.

Yo a todo esto, seguía trabajando para una gran consultora y hablé con Said Amidi, uno de los inversores de PayPal, Dropbox… y que forma parte de Plug and Play. Nos dijo que le gustaría invertir en nuestro proyecto, pero solo si nos dedicábamos en cuerpo y alma. Lo hablamos y decidimos que sí, y así nació Startupxplore. La cual nosotros decimos que es una de las comunidades más grandes de startups de Europa que quiere transmitir eficiencia y transparencia a este sector, que lo necesita, y mucho.

javiermegias
"Yo creo que emprender es la cosa más maravillosa que se puede hacer"

Hace unos días se hacía pública la noticia de que Cabiedes & Partners, junto con otros inversores, cubría una ronda de financiación de 210.000 euros, ¿cómo es tener a un inversor como Cabiedes en el equipo?¿Y qué ha visto en vosotros?

Supongo que él puede resolver mejor esta pregunta [risas], pero supongo que ha visto buenos. Sintonizamos mucho cuando hablamos. Yo también he sido inversor y junto a ellos he visto, no voy a decir burbuja, pero si una cierta volatilidad anímica respecto a los inversores, a partir de la cual hay que crear un negocio rentable y sostenible, que es lo que ellos y nosotros queremos. Se han sentido identificados con nosotros, porque lo que hacemos es fundar operaciones de inversión, ayudando a gente a aprender a invertir bien de la mano de los grandes, para que acaben haciéndolo todos bien. Este modelo es muy atractivo por la cantidad de gente a la que atrae.

Por otro lado, ellos suelen decir que solo son inversores financieros y que no se meten, pero aunque ellos digan lo contrario sí que están ahí pendientes de nosotros para ayudarnos y aportando muchas ideas.

Para Cabiedes el emprendimiento es una forma de negocio a través de la cual obtener beneficios, y para ti según alguna declaración que has hecho, supone no ser un emprendedor florero, sino alguien con implicación. ¿Qué de cierto hay en todo esto?

Yo creo que nos venden demasiado la idea de emprender, pero es algo durísimo. Hay que hacer muchísimas concesiones y sacrificios. La gente se suele quedar con las imágenes de Silicon Valley de gente muy féliz que quiere emprender, trabajando en oficinas muy bonitas o en garajes jugando al ping-pong. Pero eso no es así. Para mí, trabajar en esto es un sueño, en vez de estar trabajando para otros, pero no está al alcance de todo el mundo por el nivel de implicación emocional.

Entonces, ¿cómo es para ti emprender y enseñar a emprender?

Yo creo que es la cosa más maravillosa que se puede hacer. La primera es hacerlo tú mismo, y luego si puedes ayudar es increíble.

Desgraciadamente en este mundo del consejo, pasa como con los que decían que se buscase oro en el lejano oeste. En donde los que se forraron fueron los que vendían palas. Todo esto es muy complicado, porque hay mucha gente que ha montado una startup y va de oído, y su experiencia puede ser muy valiosa, nadie dice que no, pero no todos pueden o saben ayudar, y para dar consejos hay que tener en cuenta muchas variables.

Después de toda tu experiencia, ¿cuáles son las mayores carencias de los emprendedores?

Para un emprendedor es difícil salir de su idea original, supongo, de su adoración hacia ella. Se suelen escudar en que los clientes no entienden su proyecto, que no saben aceptarlo… Pero tu trabajo no es llevar a cabo la idea de lo que tú crees que necesitan los clientes, si no lo que quieren esos clientes. Esto es complicado, porque tienes que ponerte delante de gente que te va a decir que lo tuyo no es bueno.

Luego está el problema de la dicotomía entre inversor y emprendedor, que cada uno tiene un concepto diferente de lo que vale una startup.

Luego, los inversores nuevos están poniendo mucho dinero sobre la mesa, pero nunca han invertido en un activo como este. Solo lo hacen porque piensan que es una buena inversión, pero no sAben seleccionar buenas compañías, ni como entrar en ellas o como gestionarlas.

Solemos decir que en España lo hacemos todo mal, que vamos por detrás del progreso, ¿qué de cierto es esto cuando nos referimos al mundo de las startups?

Yo creo que tenemos a gente muy buena y grandes ingenieros, con un panorama de startups muy competitivas. Pero tenemos dos problemas. El idioma, porque hay que saber que las startups son globales y el segundo tiene que ver con la ambición. Somos creadores de startups muy poco ambiciosas. Si sales a Finlandia, Dinamarca o Israel, todos quieren crear una empresa muy grande de éxito mundial, pero aquí no. Es muy bueno montar un negocio pequeño, pero el camino de la startups tiene que ir a lo grande, y por esta razón hay pocas compañías fuera de España que tengan éxito.

Finalmente, la semana pasada BlaBlaCar se enfrentó al juicio tras la demanda de Confebus, ¿qué opinas de esta situación?

Voy a ser muy poco políticamente correcto en esto. Creo que todo esto es absurdo. Si los señores que iban en coches de caballos hubiesen estado mejor organizados aun iríamos así. Es una tontería. Además, la mayor parte de la gente lo hace para conocer a otras personas, y vivir la experiencia más que por motivos económicos. El caso de Uber ha sido por una cuestión de forma, es una empresa increíble con un servicio increíble, pero que se pierde en las formas de hacerlo.