Eloy Fustero Qualcomm
entrevistas

Eloy Fustero (Qualcomm): «Dentro de diez años vamos a reconocer que necesitábamos 5G y que lo necesitábamos ya»

- Mar 17, 2020 - 9:01 (CET)

Ficha del entrevistado

Eloy Fustero

Eloy Fustero es Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid. Ha cursado un MBA por el Instituto Universitario de Postgrado (IUP) y las Universidades Carlos III de Madrid, Autónoma de Barcelona y Autónoma de Alicante en 2005. Actualmente es Director de desarrollo de negocio de Qualcomm España.

El 5G es una de las tendencias clave del 2020, y en ese mercado, Qualcomm juega un papel fundamental. Si los móviles de alta gama son compatibles con esta tecnología de red, es en gran parte gracias a esta empresa norteamericana. Sobre este tema hablamos con Eloy Fustero, máximo responsable de Qualcomm en España.

Este año, vuestro buque insignia es el Snapdragon 865. Se presentó en Hawaii y ahora está empezando a llegar al mercado junto a los primeros smartphones. Este, curiosamente, no tiene el módem integrado en el interior del SoC, a diferencia de los modelos anteriores de la serie 800. ¿Por qué? ¿Hay problemas de sobrecalentamiento, es una cuestión de consumo energético, es un problema de miniaturización…?

Para nosotros, el tema de la integración es fundamental. Si te das cuenta, el otro chip 5G que hemos anunciado, el Snapdragon 765, lo lleva todo integrado. Así que nosotros seguimos apostando por esta tendencia e integrando el módem dentro de la misma plataforma.

Respecto al Snapdragon 865, hay una razón práctica: el mercado 5G nos ha demandado sacar tecnología apropiada para CPEs, que están teniendo un éxito singular respecto al que tenían en 4G. Tal vez en España no lo veamos con tanto énfasis como en otros países, pero en regiones en las que no tienen tanta fibra óptica (como Estados Unidos o China), el 5G se concibe como una opción para dar servicios de fijo –a lo que llaman fixed wireless–. Y para ello hemos tenido que sacar un modem X55 externo que tuviera autonomía y autosuficiencia para alimentar a un CPE.

Hemos optado, por lo tanto, por una solución más pragmática en ese sentido: disponer de una solución premium para el smartphone, que era el combo del Snapdragon 865 y el X55; una solución para el CPE, que es el propio módem X55; y una solución integrada, más eficiente en costes, para la gama media, que es el Snapdragon 765. La razón, por lo tanto, es simplemente pragmatismo. No hay motivos más allá de este que te comento.

Fabricantes como iQOO han anunciado teléfonos con el Snapdragon 865 y el módem X55 en su interior, pero, debido a otros factores, han decidido caparlo vía software. Esta decisión parece sensata teniendo en cuenta que en India, su principal mercado, no se espera un despliegue de 5G en el corto plazo, a diferencia de Europa y Estados Unidos. Dicho esto, ¿por qué Qualcomm no ofrece a los fabricantes la posibilidad de que el Snapdragon 865 funcione con un modem 4G y, de esta forma, se reduzcan los costes de producción?

El fabricante de terminales puede hacer y deshacer lo que desee con el chip. Nuestros módems soportan muchísimas bandas de frecuencia, pero eso no significa que un fabricante de terminales deba ponerlas todas a la vez. Ocurre lo mismo con las cámaras, con el procesamiento de imagen y otras series de funcionalidades que no todos los teléfonos que llevan el Snapdragon 865 incorporan. Por lo tanto, si un fabricante decide utilizar 5G o no, es una decisión de ellos.

Desde el punto de vista de desarrollo, fabricación, comercialización y optimización del chip, no es más económico sacar dos variantes. Cuando tienes claro que esta es la tecnología que van a incorporar todos los de la gama premium, es más óptimo apostar por una única versión 5G. Y lo mismo te digo en la gama siguiente, en la del Snapdragon 765: de aquí en adelante, me atrevería a decir que, si no cambian las tendencias, toda la gama 700 va a llevar 5G.

Luego, insisto, cada fabricante decidirá si lo activa o no lo activa, porque el 5G conlleva otros costes adicionales que le puede interesar o no acometer. Pero a veces no te sale más rentable comprar dos cosas diferentes, sino agregar volumen y negociar por el volumen total. No creo que se hubiesen reducido costes por sacar dos Snapdragon 865 versión 4G y versión 5G. Para nada. Sobre todo cuando sabemos que todos los premium están yendo con 5G.

Qualcomm Snapdragon 865 5G
Qualcomm Snapdragon 865.

El 5G va a ir llegando poco a poco a las gamas inferiores, y esto permitirá que la tecnología se expanda masivamente. ¿Cuándo podemos esperar procesadores de Qualcomm en estos segmentos?

Como te puedes imaginar, no puedo responderte a esta pregunta. No obstante, si miras hacia atrás, verás que el 4G –que por cierto tardó mucho más tiempo en ir adoptándose– empezó en la gama premium y acabó en la de entrada. Hoy en día todo nuestro portfolio de chips incorporan 4G, desde la más baja a la más alta.

No sé cuándo será el caso del 5G, pero sí estoy sorprendido de la rapidez con la que se están desplegando y adoptando tanto los terminales como las redes.

¿Están las operadoras desplegando el 5G tan rápido como vosotros esperábais o queríais?

El 5G no es un invento de Qualcomm. Es un estándar desarrollado en conjunto con muchos agentes. Pero cuando inviertes en tecnología, te satisface ver cómo el mercado la adopta.

Nosotros creímos en su momento en el 5G, ya no solo como una evolución del 4G, sino como una disrupción, pues ofrece una serie de funcionalidades y prestaciones que permiten habilitar diversos casos de uso. Desde hace años trabajamos codo con codo en los estándares, invertimos en hacer simulaciones, pruebas, demos… Llevamos anunciando prototipos o demostradores de 5G desde antes de que saliera el estándar, hace ya más de dos años en el MWC. Y nuestro primer chip 5G estaba listo desde hace más de un año.

Hemos invertido tiempo y recursos junto con el resto del ecosistema y el mercado, con toda humildad, nos ha dado la razón a nosotros y a todos aquellos que creímos que el 5G era el camino que teníamos que seguir y que había que hacerlo lo antes posible porque corríamos el riesgo de que el 4G se quedara corto.

Así pues, creemos que está evolucionando con la rapidez que ya esperábamos en su momento. Y los datos lo demuestran.

En el desarrollo de 5G son varios los factores que influyen, y uno de ellos es el Gobierno de España. ¿Cómo valoras el papel del Gobierno en la licitación de frecuencias? ¿Crees que están siendo eficaces y contribuyendo a la aceleración del 5G o, por el contrario, el proceso está yendo un poco lento respecto a otros países?

En España se sacó a concurso el espectro de 3,5 GHz hace casi un año. No tengo el dato exacto, pero creo que España estuvo en el top 5 de los países europeos en licitar el espectro radioeléctrico de 3,5. De hecho, salió a licitación antes que en Alemania y mucho antes que en Francia.

En ese sentido, el regulador español se movió bastante dignamente comparativamente con nuestro entorno. Y máxime teniendo en cuenta todos los cambios de Gobierno que hemos tenido en los últimos años, que no creo que eso ayudara mucho a acelerar procesos. Sin embargo, incluso con esa dificultad, yo me sentí satisfecho porque esto se siguió viendo como una prioridad por los dos gobiernos.

Respecto a la banda de 700 MHz, es cierto que aún no ha salido a concurso, pero creo que estamos a la par. Hay países que ya la tienen, otros que no, pero lo veo un poco a la par. Imagino que la historia del dividendo digital influye. Pero yo creo que, si siguen los planes que han determinado, estaremos por encima de la media europea. Es mi percepción.

Respecto a la banda de 26 GHz, ahí solo Italia la ha sacado a licitación en Europa –y me consta que otros países la están analizando–. No sé cuándo lo harán en España, pero confío en que también lo hagan a la par. Cuanto antes, mejor.

Mi sentimiento, por lo tanto, es que el regulador lo ha hecho bastante bien en este sentido.

¿Por qué crees que solo un operador ha decidido encender su red 5G en España? ¿Están esperando el resto de operadores al 5G SA, a la licitación de nuevas frecuencias…? ¿Cuál es tu percepción?

Desconozco los motivos comerciales, económicos o de coyuntura de cada uno de ellos. Desde Qualcomm trabajamos con todos los operadores para ayudarles en todos los aspectos tecnológicos –como la puesta a punto de la red desde el punto de vista del terminal– para que cuando un equipo con procesador Qualcomm se ponga a la venta, funcione correctamente en Vodafone, en Telefónica, en Orange, en MásMóvil… Pero el anuncio de 5G tiene mucho más que ver con el posicionamiento, con la estrategia comercial y con el marketing que con el estado tecnológico.

Nosotros trabajamos por igual con todos ellos y nuestro objetivo es que, cuando cada uno de ellos decida lanzarlo o anunciarlo, los terminales con Qualcomm funcionen igual de bien en la red de Vodafone que en la de Telefónica, Orange o MásMóvil.

Casi ocho meses después, la red 5G de Vodafone un rendimiento deficiente, sobre todo en lo que a cobertura se refiere. ¿Crees que fue un poco prematuro el lanzar una red 5G sobre una banda de 3,5 GHz en lugar de esperar a la licitación de los 700 MHz o a la llegada de nuevas tecnologías?

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Es decir: hay que andar, hay que dar pasos. Si no, no puedes saber dónde optimizar. Insisto en que la decisión de anunciar antes o después depende del contexto de cada uno, pero yo creo que fue muy acertado.

Lo que sí es cierto –independientemente del operador– es que el principal problema que tenemos con el 5G es la cobertura. Sobre todo en un país como España, donde estamos acostumbrados a tener cobertura en todos los sitios, incluso cuando vamos al Pirineo.

Tecnologías como el Dynamic Spectrum Sharing, que ya soportan chips como el Snapdragon 865, van a permitir mejorar la cobertura 5G. No con la velocidad de las bandas de 3,5 GHz y mucho menos con la velocidad de las bandas milimétricas, pero van a ayudar a que se acelere la expansión de cobertura.

Yo entiendo que ese es un factor que a algún que otro operador le habrá hecho esperar un poquito, porque la gente de lo que más se queja es de la cobertura. Pero no por ello creo que haya que esperar a la banda de 700 MHz. La banda de 700 MHz no nos va a permitir saborear el 5G en las zonas masificadas, más intensas o donde hay más tráfico. La banda de 700 nos va a permitir disfrutar del 5G en los lugares más recónditos, pero no en las ciudades, en los estadios de fútbol, en los sitios donde haya grandes congregaciones de personas o en los sectores industriales, que son exigentes en latencia y descarga. Por lo tanto, no creo que haya que esperar a la banda de 700 MHz para empezar con el 5G, porque su uso es diferente.

Creo que es acertado desplegar 3,5 GHz inmediatamente; evolucionar las redes LTE actuales (con el espectro radioeléctrico actual que se utiliza para LTE) y aprovecharlas para el 5G, lo que va a permitir aumentar la cobertura; y por supuesto es muy acertada la banda de 700 Mhz para llegar aún más lejos. Además, pondría sobre la mesa el acierto que sería poder sacar a concurso la banda milimétrica para esas zonas más reducidas en tamaño o distancia pero más intensivas en demanda.

Respecto al DSS, tecnología que permite que el 5G funcione sobre bandas 4G y que vosotros ya soportáis en el Snapdragon 865, ¿qué tendrían que hacer los operadores para dar soporte a esta tecnología? ¿Requiere mucho esfuerzo?

En teoría no es excesivamente complejo, pero depende de cada uno de ellos. En un proceso de actualización de la red, todos los operadores primero lo prueban en los laboratorios y luego comienzan a extenderlo. Los operadores no han comenzado a probar el DSS ahora, llevan ya un tiempo. Por lo tanto, no sé cuándo decidirán dar el anuncio o comunicar el tema, pero estamos en el momento en el que uno u otro dará el paso.

Estados Unidos está llevando un camino diferente al de Europa dando priodidad a las bandas mmWave. ¿Por qué está haciendo esto en lugar del sub-6, que parece un camino más lógico en el corto plazo? ¿Qué beneficios crees que aporta esta banda más allá de las industrias?

Respecto a por qué los americanos han sacado a concurso una banda de frecuencia y no otra, no lo sé. No sé exactamente qué uso están haciendo de la banda de 3,5 o de 3,6 GHz. No sé si está asignada o es de libre uso. La ocupación de las bandas de frecuencia de Estados Unidos es muy diferente a la europea.

Desde el punto de vista más técnico, hay un motivo pragmático. En Estados Unidos no tienen tanta fibra, por lo que los operadores empezaron a valorar el 5G como una forma de dar acceso fijo a los hogares y suplir a la fibra óptica en los últimos metros.

Una vez despliegas para este caso de uso, lo que se ha demostrado en Estados Unidos es que la banda milimétrica ofrece un valor añadido en cuanto a la absorción de grandes volúmenes de tráfico no solo en empresas, sino en estaciones de tren, en intercambiadores, en centros de convenciones, en estadios de fútbol… Lugares donde hay una gran demanda de datos puntual pero ni el Wi-Fi ni el LTE pueden ofrecer una experiencia satisfactoria.

Entonces, creo que ha sido un poco la coyuntura de todas estas cosas.

En el corto plazo, ¿qué camino crees que tiene más sentido? ¿Empezar con la banda milimétrica o recurrir a la sub-6? Porque intuyo que es más fácil que el usuario perciba el 5G con estas últimas bandas.

Si quiero mantener una experiencia 5G homogénea, necesito banda milimétrica en las zonas donde hay gran demanda, banda sub6 donde hay menor demanda (o incluso LTE) y la banda de 700 MHz en las zonas rurales. Necesito todo para mantener una experiencia de usuario homogénea.

¿Por cuál empiezo? Pues depende un poco del regulador y del espectro que tengas disponible. En España, la respuesta ha sido la banda de 3,5 o 3,6 GHz. Obviamente es más fácil dar mejor cobertura en esa banda que en la milimétrica, que requiere un esfuerzo adicional en cuanto a despliegue de small cells. Me parece acertado que en España, que tenemos fibra hasta el hogar, hayamos seguido estos pasos, y no cuestiono lo que han hecho en Estados Unidos, donde han ido primero a la milimétrica por otras razones.

En España, los operadores hicieron un trabajo bastante bueno con el 4G. De hecho la red es tan buena que hay muchos usuarios que argumentan que el cambio al 5G no lo notan mucho. Si hacen el Speedtest, obtienen 600 Mbps en la palma de su mano, pero, en el día a día, no encuentran casos de uso que permitan exprimir esta nueva conectividad. ¿Se está promoviendo el 5G demasiado pronto?

El 4G nació para aumentar la demanda y la velocidad de descarga del 3G. Sin ello, no hubiéramos podido enviar un vídeo, transmitir fotografías o almacenar cosas en la nube.

Casi diez años después, ahora vemos el 4G y decimos “esta conectividad me permitió hacer esto”. Pero en aquel momento probablemente hubiese mucha gente que tampoco comprendía por qué necesitábamos 4G. De hecho se seguían vendiendo muchísimos teléfonos con 3G.

Así que yo te diría que me hagas esta misma pregunta dentro de diez años. O incluso dentro de 5. Porque entonces creo que sí vamos a reconocer que necesitábamos 5G y que lo necesitábamos ya.

Muchos operadores han decidido retirar o alterar la participación de Huawei en sus redes tras las directrices de la Unión Europea. Este proceso, evidentemente, conlleva unas inversiones extra que los operadores inicialmente no tenían previstas. ¿Crees que ese desembolso adicional y la ausencia de un proveedor tan importante como Huawei puede ralentizar el despliegue del 5G en Europa o podrán los operadores sobreponerse a ello?

Al final hay una demanda y va a ser el usuario el que tire y el que fuerce a desplegar más deprisa, a sacar nuevos terminales o a invertir en nuevas tecnologías. Es la demanda del mercado la que va a hacer eficiente o no cualquier inversión que hagas. Entonces, si el mercado tira o demanda, a los operadores no les va a importar cambiar de tecnología o hacer lo que tengan que hacer.

Si el mercado no tira, pues a lo mejor cuestionan cualquier inversión. Pero es el mercado el que tira y es el usuario el que demanda nuevos servicios y demás.