entrevistas

Eduardo Sáenz de Cabezón, Órbita Laika: “presentarlo es una gozada, siento que me ha tocado la lotería”

- Mar 13, 2019 - 10:00 (CET)

Ficha del entrevistado

Eduardo Sáenz de Cabezón

  • Doctor en matemáticas: Ejerce como profesor en el Departamento de Matemáticas y Computación de la Universidad de La Rioja, donde desarrolla su investigación en el área del álgebra computacional.

  • Divulgador científico: Se ha labrado una intensa carrera como divulgador científico, tanto a través de conferencias, espectáculos y charlas como en la realización de talleres. También habla sobre matemáticas en su canal de YouTube, Derivando. Destaca su labor como monologuista científico, que le llevó a ganar el concurso FameLab, en 2013, y a convertirse en miembro fundador del grupo Big Van, Científicos sobre Ruedas.

A partir del próximo 18 de marzo los lunes serán un poco menos lunes gracias a la vuelta a la televisión del science show Órbita Laika, que se emitirá los lunes, a las 22:00, en la 2. Regresa con una imagen renovada y varios cambios en su planteamiento. Desaparecen las entrevistas a famosos y la ciencia toma un papel aún más relevante, tanto por parte de colaboradores e invitados como del propio presentador, que será el matemático Eduardo Sáenz de Cabezón.

En Hipertextual hemos tenido la oportunidad de hablar con él y hacerle algunas preguntas antes del esperado estreno.

Sucedes como presentador del programa a Ángel Martín y a Goyo Jiménez, caras muy conocidas de la televisión. ¿Cómo se siente un matemático como tú en un sitio como este?

Me da un respeto tremendo, la verdad. Tanto Televisión Española como la productora, querían apostar por poner de cara más visible de un programa de ciencia a un científico en activo, que se dedica a las clases y la investigación. Por ese motivo contactaron conmigo. Eso por un lado me halaga mucho y por otro me da una cierta responsabilidad, pero no vista como carga, sino al revés. Me parece bien y hay que responder a este reto de parte de los científicos que comunicamos ciencia. Es una apuesta que, vista desde fuera, me parecería genial que alguien la hiciera. ¿Me han elegido a mí? Pues adelante. Lo hago con toda la precaución, pues no soy presentador ni nada de eso, pero espero que esté a la altura de lo que el programa quiere ser.

Ya se han rodado varios episodios. ¿Qué tal ha sido la experiencia?

Hasta el momento se han rodado siete y van a ser trece. Al principio iba con mucho vértigo, pero luego me he sentido muy a gusto y he ido cogiendo el código de la televisión. Yo estoy acostumbrado al espectáculo en vivo, en escenarios. Durante muchos años he sido cuentacuentos y lo sigo siendo. También he hecho colaboraciones en medios, además de en YouTube, pero el código de la televisión, sobre todo siendo tú el presentador, es diferente con respecto a ritmos, tono y otros factores, en los que tienes que estar pendiente de muchas cosas a la vez. Eso me asustaba un poco, pero estoy haciendo un aprendizaje brutal, tanto de ciencia, con todos los colaboradores, como de televisión.

A mí como comunicador me interesa mucho conocer todos los códigos que hay para divulgar y el de la televisión no lo conocía a este nivel, pero ahora he descubierto que me gusta. Lo que más me apasiona en la vida es aprender cosas, por lo que estoy como un niño jugando a algo nuevo. Además, estoy aprendiendo mucho sobre mí mismo y eso es algo que no me esperaba, porque me coloco en un lugar dentro de la dinámica del programa en el que no había estado. Eso me exige unas habilidades diferentes, unos modos de atención peculiares, etc. Aprender eso y verme a mí mismo metido en ese papel me hace aprender un poco sobre quién soy yo, así que es un aprendizaje muy completo. Es una gozada esto, me ha tocado la lotería.

Durante las temporadas anteriores hubo muchos cambios de horario, tanto de día como de hora. Esta temporada se ha programado los lunes a las 22:00. ¿Crees que es un buen horario para este formato de programa?

A mí me parece que es un buen horario, no sé qué efecto va a tener sobre él Juego de Tronos, pero me parece que es bueno. La 2 se ha propuesto tener un programa de ciencia en un lugar visible de la parrilla, el prime time. Además lo hacen con los científicos dando la cara y sin invitados del mundo del espectáculo. Es muy interesante que den un tipo diferente de programa en una hora en la que se va a ver. A ver qué tal resulta, yo espero que bien. Me parece bueno que se ponga la ciencia a nivel de igualdad con otras partes del entrenamiento. Es un programa en el que se muestra en qué consiste la ciencia a nivel humano y a nivel cultural. Hoy en día la ciencia es el acercamiento a la realidad más propiamente humano y eso vamos a mostrarlo también.

¿Qué novedades incorpora esta nueva temporada?

En principio no hay un formato fijo. Sí que hay una constancia con el tipo de programa, pero no siempre ocurre lo mismo. No todos los días hay invitados, el número de entrevistas varía, algunas veces viene gente a hacer actividades más concretas al plató... Además, todos los colaboradores no están en cada programa, aunque sí hay algunos factores más fijos, como los reportajes a pie de calle. Y algo importante es que no hay rostros famosos. Eso puede tener el hándicap de que a la gente le gusta ver a los famosos en la tele, pero por otro lado vamos a hacer valer la ciencia. Podría venir algún famoso si tiene algo que aportar en el tema en torno al que se gira ese día, pero no para decir cuál es la última película que está haciendo. Eso es otro programa.

Ya se han dado a conocer los nombres de los colaboradores y cuáles serán sus secciones. ¿Puedes adelantarnos algo sobre los invitados?

La inmensa mayoría son científicos, gente que está investigando en activo. Algunos son referentes mundiales y otros personas españolas con un conocimiento amplio sobre el campo del que estamos hablando.

La divulgación científica se está abriendo paso en formatos muy diferentes, como YouTube o la ilustración. Incluso los monólogos científicos, en los que tú eres todo un referente, llenan teatros en todo el país. ¿Crees que la televisión es un formato que debería utilizarse más?

La televisión ha estado muy ausente en divulgación científica, salvo en un par de episodios históricos excepcionales, como El Hombre y la Tierra, que fue el programa de divulgación científica que más ha calado en la sociedad española, ya que nos abrió un mundo diferente. Los anglosajones han tenido Cosmos. Nosotros a otro nivel también tuvimos Redes, pero sí es verdad que no hay un referente como el divulgador español mediático. Podría ser Punset hace un tiempo y desde luego antes Félix Rodríguez de la Fuente, pero no existe esa figura y yo creo que se debe por un lado a que estas apuestas no se han hecho antes, al menos de una forma consciente, porque se divulgaba para gente que ya estaba interesada en la ciencia. Ahora se intenta generar interés por ella en las personas, para que se dirijan a ese tipo de divulgación escrita, más pausada y profunda. En el programa tocamos temas de un modo que a mucha gente le puede parecer superficial, pero eso no está mal. Me parece que el diálogo de cualquier persona con la ciencia no tiene por qué ser siempre desde un sentimiento de inferioridad, sino que deberíamos acompañarnos juntos a descubrir.

Por otro lado, ahora mismo estamos en un momento en el que la propia televisión está descubriéndose. Los cambios de formato y acceso a los formatos están suponiendo una crisis de identidad. Ya casi nadie ve programas, por lo que queda un hueco, dentro del que vamos a introducir este programa. Cada emisión va a ser temática y en torno a ella vamos a hacer secciones que podrían verse de forma independiente y eso tiene un valor añadido. Hay trozos de diez minutos que creo que deberían ir a los colegios. Por ejemplo, en una entrevista que ya veréis, un científico que es referente mundial y posible premio Nobel camina desde lo más básico hasta su investigación en diez minutitos o menos. A mí me emociona ver gente que está a ese nivel y es capaz de tomarte de la mano y llevarte hasta lo más top que se está haciendo ahora en el mundo. Es una joya.

Entre los colaboradores de Órbita Laika, tanto en esta temporada como en las anteriores, hay muchas mujeres. ¿Crees que esto es importante para visibilizar la imagen de la mujer en la ciencia y romper estereotipos?

Es bueno que haya referentes femeninos en la ciencia. Y creo que los hay a todos los niveles. Las colaboradoras que hay no están por una cuestión de que tenga que haber un número de mujeres y de hombres concreto, sino porque son gente que lo hace maravillosamente y transmiten muy bien la ciencia que conocen. También entre los invitados hay varias mujeres. Yo diría que no noto un sesgo ni en un sentido ni en otro y eso me parece bonito, que sea una presencia natural, porque yo creo que es la que hay ahora mismo. Tengo la sensación de que a veces nos damos latigazos que no merecemos. Decimos que no hay referentes científicos de mujeres, como mucho Marie Curie. ¿Pero cuántos referentes masculinos del siglo XX conocemos? Einstein, Hawking y poco más. Cuando las mujeres han tenido un papel más relevante ha sido en el siglo XX. Es verdad que no conocemos a muchas mujeres científicas de esa época, pero tampoco hombres. Vamos a dejar que todo lo que está pasando haga su efecto, pues lo estamos viendo en programas como este, donde de chicos están Javi Santaolalla, Ricardo Moure y José miguel Viñas. De chicas Déborah García Bello, Marian García, Laura Morán, Carmen Agustín y Raquel Sastre. Estamos cuatro y cinco, pero no creo que sea algo que se haya forzado. Se barajaron más nombres para cada perfil, pero se buscaba una persona cercana, que sepa contar cosas y tenga conocimiento de su tema, nada más.

TVE

¿Por qué es tan importante la divulgación científica de calidad?

Hay muchas razones para divulgar la ciencia. Una de ellas es el hecho de que forma parte de nuestra cultura; es decir, aquello que construimos como sociedad, igual que el arte y otras muchas formas de expresión. Ahora mismo en la sociedad española estamos empezando a considerarla un producto cultural de la sociedad y una muestra de la propia identidad social.

¿Es un programa apto para niños y adultos o está destinado a una edad concreta?

Los niños pueden verlo tranquilamente. Es verdad que pensando en el formato, la hora de emisión y la cadena, que pertenece a la televisión pública, tendemos a tener un tono bastante blanco y neutro. Se podría pensar en un programa más gamberro, destinado a adultos. Tampoco estaría mal y sería muy divertido, quizás sea una propuesta que haga falta para otra ocasión. Pero en este caso es un programa que puede ver cualquiera, pues intentamos que sea interesante para un espectro amplio. Yo mismo a veces hay cosas con las que flipo, porque no sabía, aunque otras me parecen interesantes y bonitas, pero muy simples. ¿Pero por qué no hacerlo? El objetivo es que el espectador no se sienta excluido, aunque no se quede absolutamente con todo.

¿Nos puedes dar un anticipo de lo que veremos el próximo lunes?

Quien vea el programa el lunes debe pensar: “vengo a que me muestren cómo la ciencia me ayuda a entender quién soy y qué hago aquí, a través de un formato amable, divertido y entretenido sobre todo”. Yo creo que esa es la intención y que se está haciendo de una forma muy honesta, sin pretensiones. A veces lo hablamos de broma entre nosotros y decimos: “yo no vengo aquí a predicar”. Vamos a compartir y eso va a ser bonito.