Fundadores de Dada Room: “Queremos que compartir departamento sea lo normal”
entrevistas

Fundadores de Dada Room: “Queremos que compartir departamento sea lo normal”

Por 30/01/17 - 19:57

Ficha del entrevistado

Antoine Pérouze

CEO de Dadaroom

Nacido en 1985 y egresado de la Maestría en Dirección de Administraciones Públicas en Sciences Po Bordeaux, Francia, ha brindado servicios de consultoría estratégica y marketing digital para empresas de comunicación líderes como Hulu, Time Warner o The Coca-Cola Company, en México, Francia y Estados Unidos.

Juan Ávalos

Chief Strategy Officer de Dadaroom

Nacido en 1981. Estratega de producto, Juan cuenta con más de 10 años de experiencia en dirección creativa en agencias como BBDO y Lead2Action; liderando campañas para marcas como Audi, GE, Trident, AXA, entre otras. En Dadaroom, Juan es el encargado de la arquitectura y experiencia de navegación.

Fundada en 2012 por Pamela Olvera, Juan Ávalos, Arie Radilla y Antoine Pérouze, Dada Room es una de las startups más exitosas de América Latina. Con cuatro años de historia, Dada Room opera en México, Colombia, Perú, Chile, Argentina y Brasil. Se trata de una plataforma que ayuda a una generación de jóvenes latinoamericanos a encontrar hogar después de salir de casa de sus padres. Charlamos con Antoine (CEO) y con Juan (CTO) de la empresa sobre una generación que quiere cosas distintas en un mercado de las bienes raíces estático y sobre el éxito de Dada Room en el continente.

¿Cómo nació la idea de Dada Room?

Antoine: Nació hace poco más de cuatro años en la Ciudad de México, éramos cuatro amigos todos trabajando en agencias digitales. Teníamos 25 o 26 años, algunos unos pocos más, justo en esa edad en la que alrededor de nosotros teníamos muchos amigos que decían que querían salir de casa de sus padres, pero que no les alcanzaba. Esta gente vivía en Cuautitlán o Satélite y conseguían trabajo aquí pero con el primer sueldo claramente no les alcanzaba para rentar algo por sí solos en la ciudad.

Todos habíamos vivido con compañeros de depa en el extranjero, también en México, y consideramos que había una oportunidad bonita para montar una plataforma que ayudara a cualquiera que se quisiera independizar a encontrar personas afines que quisieran ir a vivir con ellos.

De forma un poco informal nos juntábamos los domingos por la tarde, charlábamos. Luego aplicamos a Wayra, la incubadora de Telefónica, presentamos un bonito Power Point y nos aceptaron en su segunda generación. Ahí fue cuando abandonamos nuestras prometedoras carreras en la publicidad y nos convertimos en emprendedores. Así nació el proyecto de Dada Room.

¿Cómo sienten que les ayudó Wayra?

Juan: Gracias a ello, pasó. Básicamente, el proyecto sin ese apoyo que fue mitad económico y mitad de consejos, como una academia para emprendedores, no habría pasado.

Antoine: Además, no somos como emprendedores en serie. No tenemos empresas previas, con excepción de uno de los socios, Óscar. Para Pamela y para mi era la primera vez que emprendíamos, y si recuerdas, el 2012 era otro tiempo. No era grande lo de las startups, no existía el INADEM, no existía el tema del emprendimiento tan fuerte como es hoy. Entonces sí íbas muy a lo desconocido.

Datos recopilados por ustedes dicen que el mexicano promedio se emancipa de sus padres a los 28 años, ¿ese es su público?

Antoine: El core es esa gente de 28 años, solteros, profesionales que ya tienen un primer o segundo trabajo y que deciden no gastar todo en su renta porque prefieren vivir compartiendo mucho más que un departamento; compartiendo con amigos, etcétera.

Zonas de las Ciudad de México como la Roma, la Condesa y Polanco son sumamente codiciadas por los capitalinos. ¿Alguna vez les ha presentado un problema de sobredemanda?

Juan: En la plataforma ahora tenemos un problema de demanda por encima de la oferta, sobretodo en estas zonas que me dices que son trendy. Son céntricas y además concentran centros de oficinas. Sí, tenemos todavía mucha demanda y creemos que todavía puede seguir creciendo. Sin embargo, los mandatorios para cuando buscas vivir fuera de casa de tus padres son la cercanía con tu trabajo y el factor económico. Por último está esa elección así como: “a mí me encantaría vivir en la Condesa porque es la zona que va más ad hoc conmigo”.

Pero siempre queda la opción, si no lo logras en la Roma, de irte la Narvarte o a San Rafael. Hay mucha fluidez en eso.

Antoine: Tenemos un gran problema con el mercado de los bienes raíces en México que no ha cambiado en los últimos treinta años. El problema de que hay más gente buscando cuartos, en especial en las zonas que mencionaste, y en toda la delegación Cuauhtémoc, Benito Juárez, etc., porque sigue siendo complicado firmar un contrato, tener un aval, rellenar los papeles y todo eso. Compites contra un banquero de 56 años, mientras tú tienes 26 y no sabes dónde estarás trabajando en 6 meses.

Sí, creemos que hacen falta cuartos, pero como bien dice Juan, la ciudad es tan grande que se va equilibrando, quizá no encuentres en la Roma-Condesa pero sí alrededor.

En un comunicado de prensa enumeraron las próximas 5 colonias de moda y entre ellas figuraban colonias que tradicionalmente no pensaríamos que lo son como la colonia Doctores o la Agrícola Oriental...

Antoine: Cuando yo me mudé a la Roma, hace diez años, le daba mucho miedo a mis suegros porque estaba pegada a la Doctores, y a mí tampoco me gustaba la idea. Diez años después no hay nada más aspiracional que la Roma, y si estuviera buscando hoy yo consideraría la Doctores.

Cuando empezamos hace cuatro años no había oferta en la Doctores, ni en Lindaista y la Portales era algo muy lejano, todavía siguen siendo colonias debajo del mapa, pero las hemos visto crecer. Principalmente porque los precios en las zonas más famosas están llegando a niveles que uno no consideraría. Entonces, cuando tienes un presupuesto de 3.000-3.500 pesos, en las colonias de más demanda va a estar muy difícil, pero en la Santa María o la Jardín Balbuena vas a poder conseguir cosas muy lindas.

1781893_1172956909384808_3299975977740096123_n

En los últimos cuatro años las rentas se han disparado...

Antoine: ¡Algo absurdo! Creemos que eso es el principal driver del crecimiento de la plataforma: aumenta mucho más rápido el precio de la vivienda que los sueldos.

Juan: Y eso ha creado el fenómeno. A veces parece que compartir departamento es para estudiantes, pero ya no. Hay gente por arriba de los 30 años, o más, que vive con roomies, al estilo de la serie Friends.

¿Cómo les ha ido fuera de la Ciudad de México?

Antoine: Donde mejor nos va es en la Ciudad de México, después en Guadalajara y los municipios aledaños, después Monterrey, Querétaro y Puebla. Son ciudades jóvenes, con mucho movimiento y con grandes centros universitarios y de trabajo. Uno de los objetivos de este año es consolidar nuestra presencia en provincia donde creemos que hay oportunidades de crecer.

¿Qué tal los otros países de América Latina?

Antoine: Unos bien, otros más o menos. Ha sido muy ilógico, porque resolvemos el problema, el de tu generación o la nuestra. Por primera vez uno no está casado a los 25, tiene otras aspiraciones distintas a las de sus padres, no está dispuesto a endeudarse con 20 años para comprar una casa a las afueras de la ciudad, aunque ni siquiera te darían un préstamo.

Vimos ese problema de "a dónde me voy a vivir cuando soy un joven, soltero e independiente" era común en toda Latinoamérica.

Empezamos en Chile donde fuimos roomies los cuatro socios. En 2014 entramos a un programa del Gobierno que se llama Startups Chile, y que es una maravilla. Un programa muy abierto para emprendedores para conocer Santiago e instalarse ahí. De ahí nos lanzamos a Perú, Colombia, Argentina y Brasil.

Ahí vimos que hay mucho en común en América Latina, pero que Argentina y Brasil son mundos aparte. Nos ha ido muy bien en Perú y Colombia. En Chile, bien, pero estamos sufriendo un poco más para adaptar nuestro servicio en Brasil y Argentina.

De todas formas, fue un momento clave para la empresa cuando nos dimos cuenta que el problema que resolvemos era global y la solución que ofrecemos era escalable.

¿Encuentran diferencias entre los mercados de América Latina?

Antoine: Claro. Lo primero, la edad. El perfil de México es muy similar con Colombia y Perú, pero en Chile y Argentina son mucho más jóvenes.

En Brasil es otro aspecto, más bien el costo. Son mercados de oferta, porque como Brasil está en crisis, hay muchos cuartos pero poca demanda.

Pero en todos hay miedo a la inseguridad. Lo que acentúa la importancia de poder ver perfiles de Facbook y poder conocerse. En Chile y Argentina nos tuvimos que adaptar. Y en Brasil, bueno, los mensajes son muy diferentes pero poco a poco estamos intentando construir algo global.

Tenemos un producto difícil. Es un producto que toma tiempo para darse a conocer y en que la gente en confíe él. La mejor forma de crecer es con los mismos usuarios que comparten sus historias de éxito, que básicamente es contar a tus amigos que conseguiste roomie gracias a esta plataforma. Un crecimiento lento pero continuo.

dada

¿Cómo logran hacer match entre roomies? ¿Cómo funciona el núcleo del producto?

Juan: Nuestro formulario de registro hace un poco de énfasis en que tú te describas como roomie tanto de manera escrita como a través de badges, como insignias, que le vas poniendo a tu perfil donde puedes decir “Yo soy pulcro, me encanta la música, hago muchas fiestas y también soy deportista”. A partir de ahí un persona que entra a tu perfil puede ver tus características.

Pero, la verdad, creemos que como todo en la vida, de la vista nace el amor y mucho tienen que ver las fotografías en los perfiles.

Antoine: Como dice Juan, el tema es que tratamos de darles todas las herramientas para poder identificar la compatibilidad entre dos personas, pero creemos que no hay ningún algoritmo, o al menos no lo hemos creado, que pueda hacer conectar con la persona indicada. Hay algo muy humano. Si ves las amistades no todos somos amigos de la gente que más se nos parece, al contrario. Es un tema que queremos meter a la plataforma, en el que queremos seguir trabajando y creemos que obliga a la gente a decir lo máximo sobre sí mismo: qué tipo de persona eres, qué haces los viernes en la noche, qué te hace especial, sabes cocinar, si pasas la noche gritando en pesadillas o tocando la batería, etcétera.

Hacemos otro filtro previo, el login a través de Facebook que ha servido mucho para mantener un ecosistema de confianza. Es una tontería pero las estafas y los spams son fáciles de detectar si tienen que crear perfiles de Facebook y agregar amigos. Es marginal, pero vamos bloqueando cuentas falsas de Facebook.

La misma comunidad es muy activa para denuncias y compartir historias. Ojalá siga siendo así, es una tema clave para nosotros. Sería una crisis que algo grave pasara en la plataforma.

12030288_1271466792867152_3588056888633542255_o

¿Cómo les ha ido con el tema de la compatibilidad entre los usuarios?

Antoine: Nuestro trabajo se para el día que comienzan a vivir juntos. Recibimos muchas más historias de éxito que historias de pesadillas. Hay casos, claramente, vivir con otras personas es difícil. Tenemos reportes de “mi roomie hace mucho ruido”, pero son cosas que pasan. ¿Qué les dices? Aprende a vivir con alguien más.

La esperanza de vida de un cuarto en la plataforma es poco menos 3 semanas, más del 90% de los que anuncian acaban consiguiendo, son muchas bonitas historias y de cualquier forma en esa etapa de la vida, la tuya o la mía, irse a vivir con alguien que no conoces van a ser aprendizajes. Tal vez no va a ser perfecto, tal vez en 6 meses vas a cambiar, pero no es un matrimonio, no tienes que ir a ver a un juez para divorciarte, en general es muy fluido.

Juan: Como dice Antoine, quizá no es un matrimonio pero sí es una relación.

Antoine: Este mes de enero vimos que hay un 50% de usuarios recurrentes. No es que cambien cada mes pero sí este mes de enero la mitad de los que están buscando ya habían creado una cuenta en los últimos cuatro años. Creemos que en promedio te quedas a vivir un año, a veces menos y luego vas mudándote, es bastante flexible.

Juan: Mucho tiene que ver que los contratos de la mayoría son de un año. Luego también está que hay mucha gente que prefiere estarse moviendo o quizá porque compartías cuarto con alguien de intercambio.

¿Qué son los jueves de roomies?

Antoine: Es llevar a la vida real la experiencia digital. Cada primer jueves de mes, en Ciudad de México y en Guadalajara, invitamos a la gente a un speed dating de roomies. Lo hacemos en las oficinas de Wayra México, donde la gente llena un papelito de qué buscas, cómo te llamas y cuál es tu presupuesto. Nosotros invitamos a las cervezas y el mezcal y durante la noche van conociéndose. Para nosotros ha sido muy bueno para conocer la gente que nos usa, para ellos, porque hay alcohol gratis y son encuentros que siempre acaban bien.

Si no me equivoco, además de Dada Room tenían otros productos, ¿qué sucedió con ellos?

Juan: Los matamos todos.

Antoine: Para hacerlo muy breve, siempre tuvimos la inquietud de hacer más cosas. Hace cuatro años sacamos un servicio para mascotas y nos dimos cuenta que no nos gustaba hacerlo realmente. Cuando a diario estás dedicado a algo que no te está dando gusto, tú vida no tiene sentido.

Hace dos años pensamos en un servicio de dating, era antes de Tinder en México, porque nos habíamos dado cuenta que coqueteaban mucho en dadaroom.com y dijimos "bueno si funciona para conseguir roomie, quizá funciona para conseguir pasión". Y funciono muy bien, pero nos dimos cuenta en el equipo que no teníamos el ancho de banda para hacer bien dos cosas, entonces tuvimos que tomar una decisión y pusimos el producto que se llama Dada Love en stand by y la verdad no le hemos dado seguimiento.

Ha sido uno de los aprendizajes como emprendedor: hacer una cosa bien requiere el 150% de tu tiempo y no tiene sentido hacer una cosa a medias. Además, aprendimos que sí tienes que dormir al menos 3 o 4 horas por noche.

DADA ROOM
DADA ROOM

¿Cómo ganan dinero con Dada Room?

Juan: Para que contactes un usuarios con un anuncio nuevo tienes que pagar. Eso nos ayuda a dar trato preferencial a cierta gente para que encuentren a los mejores roomies. Cuando tienes tantos usuarios tienes que empezar a dar beneficios a algunos para que sea más equitativa la distribución.

Antoine: La plataforma estuvo totalmente gratuita los primeros dos años y luego ya tuvo que convertirse en negocio. Necesitábamos un modelo Premium como Spotify, el cual puedes usarlo gratuitamente y está bien, pero si pagas está mejor.

¿Qué porcentaje sí paga?

Antonie: Demasiado poco, más o menos el 5% sí paga. Es una generación en la que es muy difícil construir modelos de pago.

Juan: Mucho tienen que ver los bloqueos de no querer meter tarjeta en Internet o sobretodo no tener tarjetas.

Antoine: La gente sí paga un boleto de concierto que va a durar una hora y no está dispuesta a pagar 200 pesos cuando van a rentar un cuarto. La publicidad en el sitio es el azúcar en el café. Nos ha tomado tiempo pero hemos encontrado el modelo para vivir con un equipo de 12 personas.

¿Qué le falta hacer a Dada Room?

Juan: Este año estamos por lanzar nuestra primera experiencia de crear nosotros nuestra propia oferta. Vamos a lanzar en septiembre -ojalá- nuestro propio coliving, que ya sería tener nuestros propios departamentos y ofrecerlos en la plataforma.

Creemos que ese crecimiento está casado con el servicio de Dada Room y es el futuro camino que vamos a empezar a tomar. Además de otros caminos como probablemente un método transaccional a través de la plataforma para que tú pongas tu depósito ahí y que quede en un punto intermedio, y arreglar problemas y así.

Antoine: Llevamos cuatro años tocando el mismo problema y esperamos hacer que conseguir roomie sea lo más fácil del mundo y eso pasará con más oferta de cuartos y ojalá podamos entrar ahí.

Queremos seguir mejorando la plataforma, somos una startup chica con pocos programadores y un equipo pequeño, entonces tenemos un camino largo y sólido para ofrecer el mejor producto del mercado.

Tenemos un gran reto que son estas cositas que están para quedarse [señala su móvil], tener una app ya es algo que necesitamos hacer si no queremos perder una generación y con eso ya tenemos un año bien lleno.

Hasta ahora tenemos poco tiempo para una empresa, pero no hemos llegado a la totalidad del mercado, tenemos mucho pero mucho que hacer en México; nosotros como startups pero también en la cultura de compartir depa. En Estados Unidos y Europa compartir depa es una etapa obligatoria en la vida de cualquiera.

Hoy, en México, sigue siendo algo que algunos hacen pero que no es tan normal, y que tienes que explicarle a tu familia. Hay miles y miles de cuartos vacíos en la ciudad. Piensa, por ejemplo, en la abuela de mi novia, que tuvo 10 hijos y ahora tiene una casa grande con nueve habitaciones solas cuando hay miles de estudiantes buscando una habitación. Creo que podemos trabajar en ello.

Juan: Creo que vamos enfocádonos a cambiar el mind set de la gente aquí. Necesitamos hacer que compartir departamento sea lo nuevo normal.