Cecilia Vega: “Si las viejas empresas no cambian, los jóvenes no querrán trabajar en ellas”
entrevistas

Cecilia Vega: “Si las viejas empresas no cambian, los jóvenes no querrán trabajar en ellas”

Por 8/08/16 - 10:51

Cecilia Vega es una emprendedora mexicana con gran experiencia en puestos directivos de multinacionales y que abandonó todo para centrarse en su proyecto personal: Aiween. Sabiendo que los jóvenes tienen mucho más complicado entrar en el mundo profesional y que son la fuerza de trabajo del futuro, su proyecto va dirigido a ese sector.

Ficha del entrevistado

Cecilia Vega

Ficha Cecilia

Cecilia Vega es una emprendedora mexicana que empezó su carrera profesional en puestos directivos de las grandes multinacionales afincadas en el país. Hoy tiene una startup entre manos, llamada Aiween, que focaliza su actividad del lado de la mayor fuerza de trabajo de los próximos años: los millennials.

La pregunta principal, ¿de dónde viene Cecilia Vega?

Pues yo siempre digo que soy una emprendedora atípica. Mi vida profesional empezó siendo yo bien chiquita, cuando tenía 18 años. La realidad es que tuve una carrera profesional muy buena y exitosa; a los 26 años ya era directora de una gran empresa en México. Esa trayectoria ya hace que te quedes en un trayecto, no de comodidad porque los puestos directivos son complicados, pero sí en una zona "familiar". Trabajé para Motorola, Telefónica, Virgin Mobile en México... pasé más de 10 años en el sector financiero vinculado al sector de la tecnología. Mis orígenes vienen de esas dos grandes industrias e influenciaron mucho mi manera de pensar. Esto me dio pie a emprender por mi misma con Aiween. Varias experiencias me dieron a entender que lo que más quería yo en mi vida era, de alguna manera, aportar algo que fuera más trascendente que un empleo.

Mi idea era crear una empresa que generase empleo pero que además de eso, pudiera impactar en el sector de los jóvenes. En mi trayectoria profesional tuve mucho chance de trabajar con jóvenes y me di cuenta de que las oportunidades para ellos eran mucho menores y más complejas. Además, el día que pescabas un joven y lo formabas era algo sumamente poderoso. Entonces, con eso en mente, pensé en hacer algo que se relacionase con chavos, que les permita generar algo bueno y que, de alguna manera, capitalice su actividad en el sector de la tecnología.

Cecilia 9
"La realidad es que los jóvenes del mundo terminan haciendo lo que pueden y no lo que quieren"

Eso es por la parte personal, pero... ¿cuáles fueron los incentivos para emprender?

Por supuesto, están los antecedentes de mercado. Aiween nace un día en el que a mi hijo se le ocurre que quiere estudiar ingeniaría química. Y yo pensé que si mamá viene del sector de la mercadotecnia y papá del automotriz, cómo iba a entrar él en el mercado químico si no tenía relación con el mismo, antecedentes o contactos en el área. Obviamente si quieres y te gusta pues empiezas a crear tus propias relaciones y a generar tus oportunidades de interacción. Pero ahí te das cuenta de que la realidad para los jóvenes, a nivel mundial, es que terminan haciendo lo que pueden y no lo que quieren.

En México, esta proporción se estima en que el 70% de los chavos hacen lo que se les presenta de primeras pese a que hayan estudiado para otras cosas. Esta era una primera variable. Una segunda es el contexto del mundo entero: los millennials que están en países jóvenes están incursionando en todo un mundo digital. Esto hace que, forzosamente, su esquema laboral sea diferente al que tuvimos las generaciones anteriores. En México, donde la mayor parte de la población tiene menos de 35 años, se calcula que para el año 2020 el 75% de la fuerza laboral será millennial. Esto supone que debemos crear nuevos esquemas de trabajo que estén del lado de la creatividad, del reto, de la flexibilidad, con conciencia global... Estos aspectos hacen que tengas que encontrar nuevas soluciones para los jóvenes y que, a la vez, las empresas estén de su parte. La tercera tendencia enorme es la movilidad, basada en el potencial del mercado abierto y que ayuda a cerrar más relaciones, más oportunidades de fondeo, más de todo...

"Si las empresas no se dan cuenta de que los jóvenes serán la mayor fuerza laboral que viene en los próximos años tendrán un problema de reclutamiento"Con estos principios nace Aiween. Que según lo definimos nosotros es un mercado en el que, utilizando el concepto de crowdsourcing para crear una masa crítica de empresas y empleados, se pone a disposición del mercado para los retos que las compañías o las personas quieren resolver. No sólo pueden ser de negocio, también pueden ser de hobbies o algo particular. A partir de esto, otras personas entran a ese mismo espacio ya sea para resolverlas o para comprarlas. Es un marketplace en el que, básicamente, convergen personas y empresas.

Hay varias características que siempre tratamos de cuidar. Aiween nace para crear un espacio de oportunidades equitativas porque cuanto tú conoces gente funcionar de una forma más fácil. Pero cuando no conoces a nadie es mucho más difícil. Lo que intentamos es que las opciones sean las mismas para todos y que se destaque por la creatividad o por la innovación más que por el contacto.

¿Dónde se monetiza en todo este proceso?

En la plataforma puedes postearte tú, además de los retos, soluciones e ideas sin costo. Pero en el momento en el que alguien adquiere o transacciona, la plataforma cobra una comisión por haber actuado como intermediario. De esto, lo más importante es que nosotros pagamos los impuestos de las personas que hacen las operaciones a través de Aiween, y esto es esencial porque muchos de los usuarios son chavos que están empezando en su vida profesional y el tema fiscal es algo que no entienden. Así evitamos que ellos tengan cualquier problema fiscal a la larga.

La realidad es que hemos pensado mucho este esquema y ese porcentaje de ganancia. Dependiendo del monto que se pague ganamos más o menos. Si es pequeño podemos ganar hasta el 50%, si son importes grandes la plataforma puede llegar a cobrar el 10%. También depende un poco de los impuestos que tengamos que pagar.

Cecilia 2

¿Cuál es el futuro de Aiwenn?

Definitivamente en el mercado internacional. Ahora estamos en México, pero este año creceremos en Estados Unidos. Allí el tratado de los impuestos es más claro y está convenido con nuestro país. Después el siguiente paso es Europa y muy probablemente Australia.

A nivel de cifras, ¿por dónde se mueve Aiween?

Esencialmente tenemos 10.000 usuarios, cercanos a los 11.000. Tenemos un poco de todo, entre empresas y personas. De esos, casi el 65% son hombres. Con esto vemos que las mujeres aún tenemos que meternos más en el mundo de la tecnología. Las edades medias rondan entre los 21 y los 35 años, con experiencia de entre 2 y 8 años aproximadamente.

Nuestras estadísticas dicen que el 40% quieren ser freelance, el otro 40% emprendedores y el 20% restante prefieren un contrato de toda la vida. Por lo tanto, las personas que están en la plataforma tienen mucho más drive, es decir, que va a ser mucho más propositiva.

"Me frustra no ver más iniciativas femeninas para abrir el camino a otras mujeres"Una de las cosas que queremos es que siempre haya un nombre y un apellido para que exista un registro y que no quede nunca en el olvido de un inbox. Además de que permite añadir los atributos humanos de los usuarios a través de las áreas que más les interesan y permite ver a las personas de una forma más integral.

¿Tenéis alguna relación con las universidades?

Por supuesto. En México trabajamos con las cuatro universidades públicas más grandes y estamos próximos a trabajar con dos privadas. Pero aún no se puede decir el nombre de esas porque estamos cerrando los contratos.

¿Cómo le explicas todo esto a las grandes empresas?

Hay una cosa que está saliendo como tendencia reciente que es el employer branding. Lo que dice esto es que en la medida en que tú no eres sexy para los chavos, estos no te van a voltear a mirar. Y si no te das cuenta de que es la mayor fuerza laboral que viene en los próximos años podrás tener un problema de reclutamiento bastante importante.

Una de las cosas que le digo yo a las empresas es que si ellos no se hacen ver como interesantes será muy difícil que los chavos quieran trabajar ahí. Necesitas presentarte al mercado de una manera más creativa y fuerte. De esta manera es como jalas al mejor talento. Al final, empieza mucha competencia en diferentes sectores de la industria que se han dado cuenta de que si no entran en el diálogo de un millennial no serán una opción. El mercado, naturalmente, está empezando empujar y muchas compañías que antes hacían la innovación in-house a la manera tradicional, ahora se han pasado a buscarla fuera. Para eso necesitas que los consumidores estén de tu parte y te quieran.

Cecilia 6

Respecto a la innovación externa, ¿cuál es el estado del emprendimiento en México?

En México se ha desatado una ola importante, en los últimos 8 años, de emprendimiento acelerado. El país es muy joven y la gente quiere empezar fuerte. El Gobierno ha puesto algunos facilitadores para este proceso, e incluso se creó el Instituto Nacional del Emprendimiento (INADEM) desde el que se proponen herramientas para ayudar a emprender a través de fondos o convocatorias. Otra tendencia que estamos viendo son las aceleradoras de compañías grandes que patrocinan este tipo de esfuerzos. Algunas de estas ya están funcionando bien y de alguna manera alojan y hacen crecer muchos proyectos.

Esta tendencia está creciendo y está funcionando muy bien. Hay varias iniciativas que han salido de México y ya empiezan a ser importantes en el mundo.

"Habiendo trabajando en la gran empresa ves mucho antes dónde pueden estar los hoyos y cómo se maneja a los equipos"En términos generales, ¿qué carencias y virtudes tienen los emprendedores mexicanos?

Las carencias, desde luego, siempre van a venir por el tema del fondeo. Para pasar a ser privilegiado de una aceleradora o un fondo has tenido que vivir, por lo menos, un añito con buenos resultados. También hay muy pocas iniciativas de mujeres emprendedoras, para mi esto tiene que despegar un poco más. Sobre todo porque el trabajo flexible permite tener compatibilidad con su vida. El rol tradicional femenino cambia con el emprendimiento. Me frustra no ver más iniciativas femeninas para abrir el camino a otras mujeres. Y por otro lado, un tercer punto que es muy complejo son todos los procesos administrativos, contables, fiscales... son lo peor en el mundo; y México no es uno de los peores países. En septiembre entra un esquema en el que podamos dar de alta una compañía en un solo día y a un precio mucho más barato comparado con los 3.000 dólares actuales, y espero que ayude a los emprendedores.

Por último, y viendo tu experiencia en la gran empresa, ¿es necesario haber trabajado en una gran entidad para emprender mejor?

Definitivamente no. Ayuda, desde luego, pero si no la tienes puedes ser igual de exitoso. Es cierto que acortas ciclos de aprendizaje porque visualizas los conceptos como la monetización mucho más rápido. Ves mucho antes dónde pueden estar los hoyos y cómo se maneja a los equipos. Pero como al principio como tienes pocos recursos pues da igual si tienes experiencia o no, lo que hay es lo que hay.

Este artículo ha sido posible gracias a tu apoyo

Gracias a nuestros socios podremos hacer más investigaciones y exclusivas con un punto de vista independiente.

Tu membresía incluye:

  • Navegar sin publicidad
  • Newsletter exclusivo
  • Ofertas y promociones

…entre otras ventajas.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies