entrevistas

Ángel Niño (Innovación de Madrid): «Hay que fomentar la innovación, pero si una empresa amenaza a la Administración no es el camino»

- Oct 20, 2019 - 8:30 (CET)

Ficha del entrevistado

Ángel Niño

Actual concejal del Concejal del Grupo Municipal Ciudadanos y Titular del Área Delegada de Emprendimiento, Empleo e Innovación en el Ayuntamiento de Madrid. Conocido como el concejal de los bitcoins, Niño comenzó su carrera laboral emprendiendo sus propios proyectos. De esta faceta nace su vocación por ayudar a los empresarios y levantar la innovación en Madrid.

No tiene despacho, de hecho habla de la poca innovación que hay en eso. Se conforma con una mesa en la que trabajar en la sede del Ayuntamiento de Madrid en Príncipe de Vergara rodeado de los funcionarios que sacan adelante sus próximos proyectos; el lujoso Ayuntamiento en Cibeles quizá queda para los grandes y los eventos, que queda mejor en las fotos. Sobre sus hombros, ahora trajeados (aunque asegura que no es la norma, solo cuando le obligan), recae la responsabilidad de convertir a Madrid en una ciudad de innovación controlando un área que hasta entonces no existía. Sobre la mesa muchas propuestas, esas que nacen del eterno debate político, buenas intenciones para posicionar la ciudad y algunos temas abiertos heredados de la propia innovación y la anterior legislatura.

Llegaste a la política desde la empresa privada, y además aterrizas para llevar innovación y empleo. El Ayuntamiento es un mundo diferente. ¿Cómo es esa transición? ¿Muchos proyectos y demasiada burocracia?

Sí, yo vengo de la empresa privada y más concretamente de mis empresas privadas, como emprendedor. Por la parte de la Administración, uno de los grandes cambios que más viví, no tanto en la parte de innovación, fue en la Junta de Ciudad Lineal donde vi la velocidad de implementación de las cosas que se querían hacer. Yo pensaba que si algo se rompe pues hay que arreglarlo, pero me explicaron que la Administración no funciona así. Hay que iniciar un expediente y después arreglarlo.

Dicho esto, que los procesos al ser mucho más garantistas pues se convierten en más lentos, al contrario que la empresa privada que efectivamente son más rápidos, pero menos garantistas. Todo tiene su parte buena y su parte mala; pero en la parte de innovación esa velocidad duele mucho.

Eso por la parte de los inicios pero, ¿cómo ha sido la llegada a un área nueva en el Ayuntamiento de Madrid?

La primera parte con la que me encuentro en el sistema de innovación es que no existía un concejal de innovación como tal. En la anterior legislatura lo llevaba todo Luis Cueto, que era Administrador de la ciudad pero no un concejal.

Todo lo que me decían las asociaciones con las que me he ido reuniendo es que les gusta que haya alguien porque pueden transmitir todas sus decisiones de manera directa, ya que ahora el que decide tiene un cargo político. Lo que he intentado es reunir a todos los miembros del ecosistema para ver qué opinan. Porque es cierto que tenemos un gran ecosistema, pero un poco desconectado. Cada uno va por un lado y eso consigue que nos conozcamos todos, pero no trabajemos juntos. La Administración local debería trabajar como un catalizador de la innovación para saber qué se está haciendo y vender la imagen de Madrid innovadora fuera, porque Madrid tiene la imagen de acogedora pero no de innovadora.

En esas charlas con todos los miembros del ecosistema, ¿cómo de difícil es que compren el discurso?

Yo creo que no hay nada fácil, pero sí que creo que todos están muy alineados. He ido hablando con muchos y les he comentado la idea que tengo y están de acuerdo. Creen que si alguien cataliza todo ese esfuerzo podemos salir ganando.

La crisis política que sufrimos, ¿qué balance hacemos de ella y cómo afecta a los emprendedores?

Es cierto que venimos de un periodo político poco estable, pero en el tema de la innovación todos los partidos estamos de acuerdo. No solo Madrid, toda España tiene que ser un país innovador que apoya a las startups y al emprendedor, que fomente la energía del sector.

En este momento poco estable todos nos alineamos en esta idea, pero por otra parte la inestabilidad nunca es buena para la economía. Son muchos los emprendedores que me dicen que prefieren que se baje la tensión política, en Madrid ya estamos estabilizados, para dar el siguiente paso. Pero independientemente de las elecciones de noviembre, todos los partidos que tenemos representación estamos en la misma línea.

En mis conversaciones con emprendedores, no son pocos lo que hablan de que casi que "sin gobierno se está mejor" ante la incertidumbre y los posibles cambios que pueda haber. ¿No es una situación algo triste?

En eso siempre he sido muy echado pa' lante y prefiero que haya gobierno. Hay que tener el ejemplo de la ciudad de Madrid donde hay un gobierno de coalición que ha puesto en marcha la concejalía de innovación. Pero lo cierto es que los emprendedores necesitan tener un interlocutor claro para todas sus dudas y lo que necesiten.

Durante la campaña política se habló menos que en otras ocasiones de los emprendedores, pero se habló. Mucha fiscalidad, atracción del emprendimiento a Madrid… ¿Cuáles son las propuestas reales, las que veremos?

La primera de todas, que ya está aquí, es la ventanilla única del emprendedor. Es una promesa cumplida. Otra de las cosas que hemos cumplido son las aceleradoras de startups, que ya estamos con ello.

Lo que queremos es crear un Madrid innovador y no podemos olvidar la captación de talento. Mucha gente quiere montar algo y no tienen a nadie que les diga cómo hacerlo. Queremos crear el premio Talento de Madrid para que muchos tengan la posibilidad de crear su empresa con soluciones que puedan mejorar la vida de los madrileños, porque la retención de talento es muy importante.

La cuestión de la ventanilla única es la eterna promesa política ¿Cuándo veremos esto?

Esto requiere voluntad política. Yo he sido emprendedor y el apoyo de la Administración es importante. Y aquí no todo es como nos gustaría, pero con voluntad se hace y se va a hacer. Es una de nuestras grandes líneas importantes. Esto permite que cualquier madrileño que tenga la idea de emprender se presente en la ventanilla y un funcionario le explique cómo abrir su empresa y cómo seguir con ella. Yo cuando monté una empresa busqué por internet y así lo hacía, pero si alguien ya tiene la experiencia en los pasos ayuda mucho.

¿Cuánta gente se necesita para que esto funcione?

Además de las personas que están en el mostrador hay mucha gente detrás, pero mínimo 20 personas que están trabajando para Madrid. Queremos que los funcionarios se impliquen en este reto que tiene la tarea de recuperar Madrid Emprende, porque la marca Madrid Emprende se ha olvidado estos años.

¿Eso quiere decir que la gente desconoce este sistema?

Yo creo que uno de los grandes problemas de la Administración en general es que no se vende bien. Si cualquier emprendedor supiese lo que hace Madrid Emprende lo usarían más. Los que lo conocen apuestan por Madrid Emprende se meten en una incubadora, tienen ayudas, formación... Y eso es lo que tenemos que vender. Dirigirnos a mucha gente que está terminando su carreras o en una escuela de negocios y que puede acceder a Madrid Emprende.

Otra de las eternas propuestas habla de la apertura de empresas de una manera mucho más rápida, ¿cómo vamos en este campo?

Ahí no depende de la Administración local, pero es una realidad. Cualquier emprendedor que quiera abrir una empresa puede venir a la ventanilla única e irá más rápido. Si lo haces todo bien tardas 15 días, pero si eres nuevo y te pones a mirar en internet pues no lo vas a conseguir. Me encantaría que fuera como en otros países que se tarda 24 horas. Si dependiese de mí, trabajaría para que se abriese una empresa en 24 horas por internet.

La cuestión de la fiscalidad. Durante la campaña se prometió, siempre se ha prometido, bajar los niveles impositivos a startups. ¿Qué tal por aquí?

La fiscalidad depende de la Administración del Estado o de la Comunidad de Madrid, pero si quieres generar valor tienes que ayudar en ese punto. Nosotros apoyamos una mejora fiscal para las startups, y por eso creemos que debe mejorar. Vamos a hacerlo para los madrileños, pero a nivel nacional debemos mejorarla para las startups.

Parece que nos estamos centrando en los emprendedores de startups, pero qué hacemos con el resto… Se nos olvida la rentabilidad de las empresas… esas "normales", pero que crean mucho trabajo, consumo…

Justo esta charla la tuve ayer con la Asocación Nacional de Startups. ¿Qué es una startup? Pues lo definirá la ley, aunque yo tengo mi propia opinión de lo que es. Para mí son empresas con componente tecnológico en manos de dos o tres personas, pero no en manos de corporaciones, y con un producto que genere beneficio ya no solo para todo Madrid, sino para todos los lugares de su expansión. Eso es lo que yo definiría, aunque existen más por supuesto.

El factor tecnológico es de lo más importante, porque se puede emprender en todos los ámbitos, pero no como startup. Esa tecnología es la que les da la escalabilidad.

¿Con la excusa del componente tecnológico se nos está olvidando la rentabilidad?

No, de ninguna manera. Yo ahí no comparto esa visión. La escalabilidad es lo que aporta rentabilidad, porque para mi es fundamental. Nunca iniciaría una empresa si no encuentro la rentabilidad.

Es cierto que hay muchas empresas que han optado por la vía de la no rentabilidad, y yo lo he hablado con muchas que me cuentan que quieren cerrar una ronda de financiación rápido para ganar dinero. Pero yo les digo que no, hay que tener una startup para ganar dinero con la startup y ya vendrá la ronda de financiación para acelerar el proceso. Las ideas de negocio tienen que fundamentarse en ganar dinero con la empresa y no con rondas. Hemos visto cifras millonarias en el sector, y mucha gente se pone como meta alcanzar esas cifras.

¿Falta esa cultura del know how?

La vida del emprendedor es muy difícil y si alguien viene de una gran corporación y te dice que te va a dar millones en una ronda pues es un camino mucho más bonito que estar buscando clientes y hablando con gente. Yo entiendo que ayuda en el camino y mucho.

¿Se lo recomendaría a todos los emprendedores? Pues no, pero es una realidad que está ahí y entiendo que es una realidad importante. Quizá si volviese atrás yo haría una ronda. Ahora hay muchas grandes empresas que están muy interesadas en invertir en startups porque integran esas compañías dentro de sus empresas. Hay que tener todo el abanico abierto, pero sin perder el foco en que las empresas tienen que servir a un propósito y ganar dinero. Tengo una visión muy capitalista en esto, lo siento.

En tus conversaciones con las grandes corporaciones, ¿cuál es la realidad de esas empresas que invierten en startups: moda o realidad?

Me he encontrado de todo la verdad. Pero sí me he dado cuenta de que las grandes empresas han entendido lo importante que pueden ser las startups para su crecimiento. Principalmente por esa visión de emprendedor que tienen para las estructuras de esas compañías. Ahora mismo se están dando cuenta de ese problema.

En un entorno en el que se habla mucho del coworking, amén de los problemas que está teniendo WeWork, ¿qué quiere hacer el Ayuntamiento en este punto?¿Cuánto de relevante es para acelerar la innovación?

Tenemos seis viveros fuera de la M-30 que están llenos con lista de espera. Dentro de la M-30 está el International Lab que también cuenta con lista de espera y además La Nave. Esos son los espacios que yo pongo a disposición de los emprendedores. Sí que es cierto que dentro de la ciudad hay muchos coworking privados y me parece bien, debe haberlos, pero nosotros tenemos que poner más. Como mínimo vamos a abrir dos centros. Uno de ellos está en el mercado de Legazpi y el otro ya veremos.

Uno de los grandes problemas que se encuentran las startups es el de la financiación y si es pública el de la burocracia. ¿Planes de incubadoras y financiación a la innovación al estilo fondo?¿Puede asumir el Ayuntamiento estos gastos?

Cuánto va a costar lo estamos trabajando con Patrimonio, por lo que no puedo decir aún eso. Pero más importante que el dinero es la idea de lo que queremos, y es poner a Madrid como foco de la innovación. Queremos algo muy tecnológico y para eso tenemos que hacer captación de talento, que hay mucho en Madrid porque somos la ciudad que más ingenieros saca al año. Tenemos que ayudar y fomentar esa cultura emprendedora.

¿Qué innovación se quiere para Madrid?

Hemos inaugurado el cluster de big data, pero seguimos con la compra pública innovadora en temas de medioambiente. Vamos a hacer dos propuestas en ese punto. Pero creo que la clave es que tenemos que dirigirnos es a la especialización de los hubs tecnológicos para fomentar las sinergias. Tenemos que ayudar a especializar los viveros.

Se ha hablado mucho del interés de atraer empresas tecnológicas a Madrid. Recientemente hemos hablado con Marc Alessi que podría ser una vía, pero ¿qué proyectos manejáis?

Para eso al final lo que tienes es que dar facilidades a startups y corporaciones. Hay que crear una serie de sandbox para que las empresas se decidan para instalar sus pilotos. Nosotros queremos facilitarles esa implementación.

Ahora mismo hay una especie de lucha entre Madrid y Barcelona para llevarse los hubs de innovación y desarrollo. El último lo ha ganado Barcelona, pero quizá la ciudad esté perdiendo brillo. ¿Cómo queréis luchar en este campo?

Vamos a posicionar a Madrid como la capital de la innovación de Europa y España. Barcelona ha hecho cosas muy bien, mal y regular y las que han hecho bien les han funcionado. Queremos atraer el talento publicitando Madrid, al igual que lo hizo Barcelona. Vamos a facilitar todo lo que esté en nuestras manos que las empresas vengan. Si posicionamos a nivel europeo y latinoamericano que queremos hacer innovación, al final conseguiremos eso.

Una de las respuestas es que Barcelona concentra un gran número de empresas tecnológicas y, por lo tanto, ingenieros. ¿Qué hay del talento en Madrid? Desde algunas grandes compañías dicen que no hay…

Yo no estoy de acuerdo en eso. Creo que en Madrid hay mucho talento y muchas universidades que lo generan, lo que sí es cierto es que tenemos mucha demanda y hay que encontrarla.

¿Innovación por encima de todo? Ahora mismo hay varias corrientes que hablan de la precariedad en el empleo, y estas empresas quieren regulación que se ajuste a sus peticiones o se irán. Por ejemplo, Glovo. ¿Dónde marcamos esa línea?

Qué quieres que te diga... Amenazar a la administración no es la forma de dirigirse. Hay que fomentar la innovación, pero si una empresa se dirige así a la administración no es el camino. Se puede hablar, dialogar, pero sin perder el foco de los derechos de los trabajadores. A mí como empresario jamás se me ocurrió hacer eso.

Carmena ya avisó de que no aceptaría precariedad en el empleo de las empresas tecnológicas, pero estas han “amenazado con irse de Madrid” o de España si no se les apoya. ¿Este nuevo Gobierno sigue esa línea?

Así como la empresa no puede amenazar a la Administración, esta tampoco puede amenazar a la empresa. Hay que sentarse, buscar soluciones y seguir caminando. No voy a mentir, yo uso servicios de comida a domicilio porque mejora mi vida, pero también creo que los derechos de los trabajadores son innegociables.

¿Qué hacemos con el negocio del taxi en Madrid, cómo innovamos en él? Ese que tantos quebraderos de cabeza ha dado.

Todos los sectores que yo conozco han innovado para mejorar el servicio y calidad a los clientes. Creo que todas las empresas tienen que competir, en igualdad de condiciones, pero competir. Estoy convencido de que con una regulación en la que todos tengan las mismas opciones se puede conseguir. ¿Cuál es el camino adecuado? Habrá que decidirse por todos los actores en una mesa, porque el consenso entre todos es fundamental. Y hay que innovar en cómo nos sentamos en la mesa y cómo negociamos con todos los actores.

Finalmente, ¿cómo de bueno es un evento como South Summit para los emprendedores?¿Funcionan?

Tengo mis dudas. Es cierto que en estos eventos hay mucho humo, pero también hay cosas espectaculares. Así como en el empredimiento y la innovación hay que saber diferenciar entre el humo y el no humo, hay que saber hacerlo también en los eventos. Los eventos posicionan muy bien en la ciudad, pero tienen que hacer un trabajo en ese campo. Un trabajo de todos.