El 12 de marzo de 1989, un físico de Reino Unido, que hacía su segunda estancia en el CERN, terminó de escribir el borrador de un sistema que permitiese organizar información que estuviese distribuida en varias ubicaciones. Ese físico se llamaba Tim Berners-Lee y aquel borrador revolucionaría el mundo puesto que contenía las primeras ideas de la World Wide Web.

La World Wide Web cumple hoy 25 años, un nacimiento que, realmente, no fue inmediato porque este primer borrador se revisaría con las aportaciones del ingeniero industrial belga Robert Cailliau y llevaría a una propuesta más formal y un plan de proyecto de desarrollo de la World Wide Web. La primera página web, que nació en agosto de 1991, ofrecía información sobre el hipertexto, el lenguaje HTML y el protocolo HTTP. De ahí, la web iría creciendo en el seno de CERN hasta vivir una gran explosión entre distintos centros científicos; la World Wide Web se convirtió en un potente canal para compartir información y, en 1993, se haría de dominio público y comenzaría la gran expansión a través de Internet.

Equipo original World Wide Web
Tom Scott en Flickr

El impacto de la web es enorme, sin duda alguna, cambió el mundo por completo; de hecho, sigue cambiándolo porque aún quedan millones de personas en el mundo que no tienen acceso a Internet. Por tanto, aún queda mucho camino por recorrer para la World Wide Web llegue a todos los usuarios y esté libre de censuras, deje de estar amenazada por los que no respetan la neutralidad de la red y por los que no respetan la privacidad de los usuarios.