Hace poco más de un mes que Microsoft lanzó Windows 8.1, la esperada actualización de Windows 8. Hay que reconocer que Microsoft ha dado un salto muy importante de Windows 7 a Windows 8, el interfaz Metro representa un cambio de paradigma que terminó relegando a un segundo plano el clásico escritorio para fomentar la convergencia entre PC, tablets y, en poco tiempo, también los smartphones con Windows Phone. De vez en cuando vale la pena pararse y echar la vista atrás para ver cuánto han cambiado las cosas y cómo han evolucionado, por ejemplo, los productos de Microsoft.

En el año 1988, con la popularidad de uso del procesador Intel 80286, Microsoft decidió lanzar al mercado una evolución de su Windows 2.0 (que se lanzó en 1987). Windows 2.1 llegaría al mercado un año después de su antecesor en un movimiento, en cierta medida, similar al de Windows 8 y Windows 8.1 aunque, eso sí, el lanzamiento fue bastante singular puesto que los de Redmond trabajaron en 2 versiones distintas: Windows 286 (para los procesadores 286) y Windows 386 (para los procesadores Intel 80386).

Windows 2.0 fue una de las versiones más importantes de Windows, esta fue la época en la que vieron la luz aplicaciones tan importantes como Microsoft Excel y Microsoft Word, Notepad y el famoso Paint.